El Madrid se lía con la fi­lo­so­fía

El desas­tre tras­cen­dió la tác­ti­ca y las ra­zo­nes fut­bo­lís­ti­cas

AS (País Vasco) - - Real Madrid -

El Real Madrid es­tu­vo en cuer­po, pe­ro no en al­ma, con­tra el Cá­diz, asun­to que ha in­vi­ta­do al de­ba­te fi­lo­só­fi­co des­de el con­fín de los tiem­pos. En el fút­bol no hay de­ba­te: sin al­ma, la de­rro­ta es se­gu­ra. Lo con­fir­mó el Madrid fren­te a un equi­po que aca­ba de as­cen­der y que nun­ca le ha­bía de­rro­ta­do fue­ra del Ca­rran­za. Ga­nó el Cá­diz con tan­ta jus­ti­cia que el re­sul­ta­do se que­dó cor­to. Es­tu­vo en cuer­po y al­ma to­da la tar­de.

Algo apun­ta un equi­po que ha lo­gra­do tres vic­to­rias su­ce­si­vas fue­ra de ca­sa, en to­dos los ca­sos de ma­ne­ra si­mi­lar: fuer­te dis­po­si­ti­vo de­fen­si­vo, mu­cha gen­te cer­ca del por­te­ro, to­dos bien or­de­na­dos y aten­tos, po­cas con­ce­sio­nes de re­ma­te a los ri­va­les y la bús­que­da rá­pi­da del con­tra­gol­pe. Así ven­ció en Ei­bar, en Bil­bao (don­de el Cá­diz se ju­gó bue­na

Cá­diz Algo apun­ta un equi­po que ha ga­na­do tres ve­ces fue­ra de ca­sa

par­te del se­gun­do tiem­po con nue­ve ju­ga­do­res) y en Madrid, es­ce­na­rio de un éxi­to inol­vi­da­ble pa­ra su fiel hin­cha­da. En la bahía se re­cor­da­rá siem­pre es­te par­ti­do.

El Madrid sa­lió de­rro­ta­do del par­ti­do, pe­ro no en­tró al en­cuen­tro, pa­ra­do­ja di­fí­cil de ex­pli­car y tan real co­mo el tras­ta­zo del equi­po en vís­pe­ras del clá­si­co en el Camp Nou. Nun­ca se dio por en­te­ra­do de lo que ocu­rría, el tí­pi­co ca­so de equi­po que bo­rra una fe­cha del ca­len­da­rio co­mo si no exis­tie­ra. Exis­tió, de qué ma­ne­ra y con qué con­se­cuen­cias.

Ra­ra vez el Madrid ha pro­du­ci­do me­nos y ha ju­ga­do peor. Zi­da­ne lo vio y cam­bió a cua­tro ju­ga­do­res de gol­pe tras el des­can­so, cuan­do su equi­po per­día y ca­da lle­ga­da del Cá­diz sig­ni­fi­ca­ba una oca­sión de gol. Nun­ca en­con­tró opo­si­ción. Per­fo­ra­ba la lí­qui­da lí­nea de cen­tro­cam­pis­tas del Madrid con una fa­ci­li­dad pas­mo­sa, su­pe­ra­ba a la­te­ra­les y cen­tra­les sin de­ma­sia­do es­fuer­zo, al­can­za­ba el área con fa­ci­li­dad y exi­gía a Cour­tois,

que es­ta­ba vez fue hu­mano. No lo­gró sol­ven­tar el mano a mano con Lo­zano

en el gol del Cá­diz.

Na­cho y Lu­cas Váz­quez for­ma­ron una im­pro­duc­ti­va ban­da de­re­cha. El me­dio cam­po no qui­tó y tam­po­co ju­gó. Mo­dric pa­re­ció muy fa­ti­ga­do des­pués de la se­ma­na in­ter­na­cio­nal y de su gran des­gas­te con­tra Fran­cia. Kroos nun­ca se en­gan­chó al par­ti­do. Is­co ha re­gre­sa­do al pa­si­vo es­ta­do que tan­to da­ño le hi­zo. Vi­ni­cius no en­con­tró me­tros pa­ra co­rrer. Mar­ce­lo

tu­vo me­tros y nun­ca los re­co­rrió. Ben­ze­ma se en­te­ró tar­de, muy tar­de, que era ne­ce­sa­rio evi­tar la em­bos­ca­da de los cen­tra­les. Co­men­zó a vo­lan­tear

Zi­da­ne De­tec­tó la apa­tía e hi­zo cua­tro cam­bios du­ran­te el des­can­so

cuan­do el par­ti­do ex­pi­ra­ba, sin na­die que le acom­pa­ña­ra.

El desas­tre tras­cen­dió la tác­ti­ca y las ra­zo­nes es­tric­ta­men­te fut­bo­lís­ti­cas. El Madrid ha ga­na­do mu­chos par­ti­dos des­pués de de­fi­cien­tes ac­tua­cio­nes. Ha per­di­do unos po­cos, al­gu­nos en­tre los abu­cheos de la hin­cha­da en el San­tia­go Ber­na­béu. Sin em­bar­go, no se re­cuer­da en años una de­rro­ta por me­ta­fó­ri­ca in­com­pa­re­cen­cia. Nun­ca dio la im­pre­sión de ju­gar el par­ti­do, de sen­tir­lo, de afron­tar las con­se­cuen­cias de la apa­tía y po­ner re­me­dio a la si­tua­ción.

Cuan­do ha ocu­rri­do algo pa­re­ci­do en otros mo­men­tos, el Madrid se ca­rac­te­ri­za­ba por su or­gu­llo­sa re­bel­día a la de­rro­ta. No la mos­tró ni por aso­mo. Acu­dió de for­ma pre­sen­cial a Val­de­be­bas. De­jó el al­ma del com­pro­mi­so en ca­sa.

Mi­li­tao, Va­ra­ne y Ca­se­mi­ro, con Zi­da­ne, en el par­ti­do del pa­sa­do sá­ba­do an­te el Cá­diz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.