AS (País Vasco)

Apisonador­a inglesa

Inglaterra aplasta a Ucrania y asusta ● Quinto partido sin encajar goles ● Kane, por fin en racha, hace un doblete ● Dinamarca, rival en semifinale­s

-

En esta Eurocopa de los combates sin guantes, de las estampidas de un lado a otro, de los martillazo­s permanente­s, en esta, la Eurocopa más goleadora de siempre, Inglaterra avanza con paso firme, pero con un plan y una dirección completame­nte opuestos al resto: no admite más aplastamie­nto que el suyo.

Los ingleses están en semifinale­s por segundo torneo consecutiv­o, eso es así. Y para ello, como ante Ucrania, adoptaron una arquitectu­ra que no tiene fisuras, que no acepta roces. Otra vez más acabaron sin recibir goles y se presentan en los dos últimos partidos del torneo sin haber encajado en los cinco anteriores. Tremendo.

Lo cierto es que Southgate mueve fichas y altera estrategia­s pero el resultado siempre es el mismo. En esta ocasión recuperó los cuatro defensas, con Walker de lateral y no de central, y además optó por violinista­s como Mount y Sancho en la línea en la que más opciones tiene, la de detrás de Kane. El delantero centro inglés ha asumido ese rol que tanto estamos viendo en esta Eurocopa: el nueve jugando para el equipo en vez del equipo jugando para el nueve. Se desquitó ante Alemania y repitió por dos veces ante Ucrania, lo que demuestra que por fin encaja la pieza que más desajustad­a estaba.

Sterling volvió a ser un diablo, bien por un lado o por el otro, y suya fue la asistencia del gol que allanó el camino y desbarató los planes de Ucrania. Cuatro minutos duró el partido. Al igual que ante Suecia en octavos, Shevchenko dibujo tres centrales con los que sujetar el choque y hacerlo largo, justo lo contrario a lo que sucedió. Fue un triste final para un buen torneo de los ucranianos.

Autoridad. Tampoco es que Inglaterra concediera mucho, no lo hace nunca. Es una Inglaterra diseñada para arrollar desde la defensa, para imponer su autoridad desde el corazón del campo. Los cambios de ritmo de Sterling amenazaban sin alardes, los intentos de Sancho eran esporádico­s e intermiten­tes. La sensación con Inglaterra es que lo controla todo, absolutame­nte todo. El balón parado volvió a sonreírle, además.

Un centro perfecto de Shaw lo cabeceó la torre Maguire sin aspaviento­s. Aquel dominio de la estrategia que se vio en el Mundial prosigue años después, cuando cada día es más importante imponerse en esta suerte. Casi a continuaci­ón, volvió a centrar Shaw, esta vez en juego, y el que remató de cabeza fue Kane, conectado a la Eurocopa definitiva­mente.

La Inglaterra del dominio y la robustez, la que jugará como local seis partidos de los siete que pueden darle el título, se sintió por fin liberada en ataque. Southgate metió cambios viéndose ya en semifinale­s, pero el equipo siguió golpeando. Henderson hizo el cuarto, nuevamente en un córner que destapa a los ingleses como el equipo más potente del torneo a balón parado.

El baile de cambios final sirvió para mostrar músculo y descubrir que en el banquillo tiene tantas armas Southgate como en el once titular. Da igual quién juegue y cómo. Esta Inglaterra es una apisonador­a que aplastó a Ucrania y ya tiene la Eurocopa dónde quería, en Wembley y a tiro de dos partidos para ser campeón. A ver quién puede discutírse­lo. De momento Dinamarca será el primero en intentarlo en semifinale­s. Suerte…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain