AS (País Vasco)

Mireia y la incertidum­bre

La badalonesa reconoce que la preparació­n no ha sido “perfecta” y que nadar una final sería el objetivo

- ALBERTO MARTÍNEZ

Alos cuartos Juegos Olímpicos, Mireia Belmonte podrá colocar en su maleta el vestido para el desfile de la inauguraci­ón. En Tokio será abanderada junto a Saúl Craviotto (“aún no sabemos cómo llevaremos la bandera”) y vivirá una “recompensa” a su carrera brillante y una “motivación” para conseguir en la capital japonesa, al menos, nadar otra final olímpica, el objetivo más real de la badalonesa, que no ha podido realizar un ciclo olímpico productivo.

Desde 2017, Mireia Belmonte no ha conseguido subirse a un podio internacio­nal. Este año, a sus 30 otoños, hay que sumarle dos lesiones que le han impedido apuntarse a los 200 mariposa, la prueba en la que es campeona olímpica: “La principal razón es que he estado lesionada del hombro y las hernias. Son dos partes importante­s en la mariposa”, comentó. Todo ello ha provocado que la preparació­n no sea la adecuada: “No voy de vacío, pero no sé que pasará. No fue un año perfecto, pero no bajo los brazos. Soy consciente de lo que ha pasado. Serán como los primeros Juegos en cuanto a ilusión”, valoró.

La nadadora de la UCAM afrontará un programa menos exigente pero “con pruebas bastante duras”. Su repertorio individual se basará en tres pruebas: 400 estilos, 800 y 1.500 libre. Con una ardua competenci­a en las pruebas de fondo, la badalonesa podría tener más opciones en la primera competició­n, en la que se colgó un bronce en Río 2016, aunque se mueve en la incertidum­bre: “Tengo tres oportunida­des de hacerlo bien. Iré a por las tres y saldrá la tenga que salir. La que mejor nadaré será en la que mejor me encuentre ese día”, manifestó.

A diferencia de otros campeonato­s, Mireia no tendrá a su entrenador, Fred Vergnoux, al lado. Su técnico desde 2010 debió decidir entre entrar en la burbuja de las aguas abiertas o la de la natación, y optó por la primera. Mireia le resta importanci­a: “El trabajo ya está hecho, toca demostrarl­o. He estado en algunas pruebas de la Copa del Mundo sin él”. Después de los Juegos, Vergnoux empezará su nuevo proyecto en el Metropole canario. Mireia no quiere pronunciar­se hasta que “medite” después de Tokio: “He decidido centrarme en estos Juegos y darle el respeto que merecen; lo que pueda pasar luego, lo meditaré. No sé darte una respuesta porque no la sé. No puedo decir nada, necesito descansar”.

Anécdota Vivirá su primer desfile, además de abanderada con Craviotto

 ??  ?? Mireia Belmonte, después de nadar una prueba en el pasado Mundial de Gwangju, en Corea del Sur.
Mireia Belmonte, después de nadar una prueba en el pasado Mundial de Gwangju, en Corea del Sur.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain