AS (País Vasco)

El campeón voraz

- JUAN GUTIÉRREZ

El Tour de Francia es como una buena novela o una intrigante serie, se construye capítulo a capítulo, episodio a episodio, que pueden leerse o verse por separado, porque cada uno cuenta una historia, pero la resolución final no se entiende sin la suma de todos ellos. Normalment­e París es un epílogo, un resumen con moraleja, pero este relato de 2021 también quiso dejar cierto suspense para el final, para ese esprint donde Mark Cavendish tenía la oportunida­d de desempatar con Eddy Merckx la plusmarca de 34 victorias de etapa que ambos comparten en la actualidad.

No hubo récord en los Campos Elíseos. Suspense resuelto. El duelo histórico se queda en empate, sellado con un abrazo entre ambos en la meta. Un belga, Wout van Aert, defendió el honor de su compatriot­a con una magistral victoria, horas antes de despegar a Tokio para disputar los Juegos. Van Aert ha ganado una etapa de alta montaña con el Mont Ventoux como juez, otra en contrarrel­oj y esta última al esprint. Es chico para todo.

Cavendish sí subió al podio para exhibir el verde, el único maillot que Tadej Pogacar no devoró. El esloveno se vistió el blanco de mejor joven, el de lunares de mejor escalador y el amarillo de monarca absoluto, a lo que sumó tres etapas. La cosecha es idéntica a la del año pasado, pero el desarrollo de la novela fue muy diferente a entonces. En 2020 remontó inesperada­mente a Primoz Roglic en la cronoescal­ada del penúltimo día. Sólo vistió la prenda durante dos jornadas. En este 2021 alcanzó el liderato en la primera cita de gran montaña, con un zarpazo tremendo en los Alpes, y ha lucido la túnica durante 14 días consecutiv­os. Demoledor.

A sus 22 años, que serán 23 en septiembre, su progresión es estratosfé­rica... Y voraz. Porque Pogacar no se conforma con ganar la general. Le gusta divertirse, acumular victorias y maillots, e incluso enseñar galones para impartir justicia en el pelotón, como el día que abroncó a Kwiatkowsk­i, todo un campeón del mundo, por intentar una fuga justo después de una montonera.

Pogacar emergió en 2018 en el Tour del Porvenir. Un año después debutó en la Vuelta a España, su primera grande, con tres etapas y el tercer peldaño del podio. En 2020 y en 2021 ha ganado el Tour de Francia, esta última vez con otros grandes triunfos cazados por el camino, como la Lieja-Bastoña-Lieja y la Tirreno-Adriático. El esloveno crece y crece. Siempre a más. Y ahora el enigma es saber dónde está su límite. ¿Al ciclismo le espera una larga ‘era Pogacar’?

Con el regusto de su exhibición todavía en el paladar, la tentación es responder afirmativa­mente a la pregunta, pero antes de hacerlo conviene rebobinar a los primeros capítulos. Este Tour 2021 se presentaba como un duelo entre Pogacar y Roglic, con el arbitraje decisivo del poderoso Ineos, que alineaba en la salida hasta cuatro posibles líderes: Richard Carapaz, Geraint Thomas, Richie Porte y Tao Geoghehan Hart. Aquellas caídas iniciales cambiaron por completo el argumento. Una vez hecho el recuento de heridos, sólo Carapaz se quedó en situación de retar al campeón. Y bien que lo hizo, pero sus insistente­s ataques hicieron poco daño.

Vingegaard. El único que logró mostrar alguna fisura del esloveno fue Jonas Vingegaard en el Mont Ventoux, un danés que heredó la jefatura de Roglic y que ha demostrado que tiene una gran vuelta, o varias, en las piernas. A sus 25 años, ha sido el gran descubrimi­ento de la carrera. Con la preparació­n y la mentalidad suficiente­s, habrá que ver si esos 5:20 minutos que ahora le han separado de Pogacar son su desventaja real.

Pero esa será otra historia. La actual ya llega a su final. En esa nueva novela, cargada igualmente de vibrantes capítulos, quizá también haya protagonis­tas españoles. En la del Tour 2021 han asomado poco. Enric Mas acabó sexto, un puesto por debajo del año pasado. Pello Bilbao, noveno. Y no hubo ninguna victoria de etapa, por tercera edición consecutiv­a. Interminab­le sequía. El libro no da para más.

 ??  ?? Tadej Pogacar celebra eufórico en el podio de los Campos Elíseos, enfundado en el maillot amarillo, su segunda victoria consecutiv­a en el Tour de Francia.
Tadej Pogacar celebra eufórico en el podio de los Campos Elíseos, enfundado en el maillot amarillo, su segunda victoria consecutiv­a en el Tour de Francia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain