Al Cho­lo le fun­cio­nó el co­mo­dín de la lla­ma­da

AS (Sevilla) - - Atlético De Madrid-eibar - KI­KO NAR­VÁEZ

Se­gu­ra­men­te que los cin­co pun­tos en el ca­si­lle­ro ro­ji­blan­co ta­pen los me­re­ci­mien­tos del Atlé­ti­co en su par­ti­do an­te el Ei­bar. Y es que des­col­gar­se en sep­tiem­bre, sin ju­gar eta­pas de pri­me­ra ca­te­go­ría, ha­ce que se ha­ble más de la dis­tan­cia que de lo ocu­rri­do an­te los de Men­di­li­bar. A los del Cho­lo les fal­tó con­tun­den­cia y les so­bró Dmi­tro­vic. Fue im­po­nen­te la ac­tua­ción del can­cer­be­ro an­te dis­pa­ros en­ve­ne­na­dos por Go­dín, Cos­ta y Griez­mann. Y el pa­ra­dón de lo que va de Li­ga con el que res­pon­dió a otro ca­be­za­zo po­de­ro­so de Saúl. La com­pa­ra­ción es ley de vi­da en el fut­bol, y más cuan­do se con­vi­ve en la cús­pi­de de los Top, y en es­tos di­fí­ci­les co­mien­zos las pa­re­jas de bai­les Ben­ze­ma-Ba­le y Mes­si-Suá­rez apa­re­cie­ron con ma­yor acier­to en mo­men­tos de an­gus­tias.

Echan­do ha­cia un la­do los cin­co pun­tos pa­ra poder ver lo ocu­rri­do en el Me­tro­po­li­tano, hay que de­cir que el Atlé­ti­co fue su­pe­rior en olea­das, a un par­ti­do ju­ga­do a la una del me­dio­día en es­tas fe­chas es di­fí­cil me­ter­le rit­mo du­ran­te los 90 mi­nu­tos. Los ro­ji­blan­cos fue­ron mez­clan­do arreo­nes con re­cu­pe­ra­ción en cam­po pro­pio, des­ta­car de nue­vo la cla­ri­vi­den­cia de Rodrigo a la ho­ra de ela­bo­rar, su­yas fue­ron las me­jo­res ac­cio­nes de fil­trar rá­pi­do y con pre­ci­sión a la es­pal­da de Diop y Ser­gio Álvarez.

Le sor­pren­dió al afi­cio­na­do ro­ji­blan­co su sus­ti­tu­ción (igual que a mí), pue­de que el Cho­lo an­te un par­ti­do ro­to en busca de la vic­to­ria se fíe más de lo in­terio­ri­za­do que ten­gan sus con­cep­tos Saúl y Ko­ke.

Al téc­ni­co ar­gen­tino, de nue­vo, le dio re­sul­ta­do el co­mo­dín de la lla­ma­da, man­dan­do a es­ce­na a Bor­ja Gar­cés. El can­te­rano en tres ac­cio­nes de­mos­tró un cua­jo im­pro­pio pa­ra un crío de 19 años (re­cién cum­pli­dos, en agos­to).

Fue en un for­ce­jeo arri­ba en el que ga­nó la po­si­ción ha­bi­li­tan­do a un com­pa­ñe­ro, en un des­mar­que sa­lien­do ha­cia fue­ra que sa­có Ar­bi­lla cuan­do iba ha­cia den­tro, y so­bre to­do, la cla­ri­dad con la que eje­cu­tó en el gol aco­mo­dán­do­se la pe­lo­ta con ven­ta­ja, no pre­ci­pi­tán­do­se en el gol­peo y eli­gien­do la su­per­fi­cie ade­cua­da pa­ra po­ner­la don­de pas­tan las va­cas. Ya lo di­jo Si­meo­ne, Bor­ja es­tá to­ca­do por la va­ri­ta del gol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.