Lo­cu­ra en­tre los fans de Ja­pón por la pre­sen­cia de Alon­so

AS (Valencia) - - Mas Motor -

Alon­so es acla­ma­do por los pad­docks de to­do el mun­do, tan­to en la F1 co­mo en el WEC o cuan­do ha es­ta­do en la Indy 500. Sin em­bar­go, si hay un país en el que la mi­to­ma­nía al­can­za ni­ve­les in­sos­pe­cha­dos es Ja­pón. No so­lo por el as­tu­riano, Na­ka­ji­ma o Ko­ba­yas­hi son acla­ma­dos co­mo hé­roes na­cio­na­les ca­da vez que aso­man la ca­be­za, pe­ro Alon­so es sin du­da el más es­pe­ra­do.

Cru­zar el pad­dock se con­vier­te en una mi­sión ca­si im­po­si­ble pa­ra Fer­nan­do, que re­ci­be una con­cen­tra­ción in­me­dia­ta de gen­te pa­ra po­der to­car­le, pe­dir­le un au­tó­gra­fo, ha­cer­se una fo­to­gra­fía, en­tre­gar­le cual­quier re­ga­lo in­sos­pe­cha­do...

El pi­lo­to de To­yo­ta tie­ne se­gui­do­res muy lea­les en Ja­pón y Fu­ji no es una ex­cep­ción. Un lu­gar don­de la gen­te ha­ce co­las du­ran­te ho­ras pa­ra con­se­guir cual­quier de­ta­lle. Es ha­bi­tual lle­gar a pri­me­ra ho­ra al cir­cui­to cual­quier día del fin de se­ma­na y ver do­ce­nas de fans apos­ta­dos al la­do de las ca­se­tas o los bo­xes es­pe­ran­do que en­tre o sal­ga al­guien. Y se­guir mu­chas ho­ras des­pués con una son­ri­sa y sin atis­bos de can­san­cio o en­fa­do.

To­dos in­ten­tan acer­car­se a sus ído­los que en el WEC tie­nen mu­cho tra­to con la gen­te ya que ocu­rre al­go inusual. ¿El qué? Al­go que mu­chos afi­cio­na­dos de la F1 o Mo­toGP so­ña­rían: la en­tra­da da de­re­cho a pa­sear por el pad­dock, en­trar al cir­cui­to per­mi­te es­tar muy ce­ca de los hé­roes y en­tre ellos, Alon­so des­ta­ca con luz pro­pia. —R. PAYÁ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.