Vi­to­lo y los ex­tre­mos de 80 me­tros

Pue­de triun­far, pe­ro más aso­cián­do­se que des­bor­dan­do por fue­ra

As - - Lokomotiv-atlético De Madrid -

Si­meo­ne es un gran de­fen­sor del 4-4-2, pe­ro la asig­na­tu­ra pen­dien­te es la ban­da de­re­cha. El mís­ter si­gue apos­tan­do por el cua­tri­vo­te pa­ra los par­ti­dos gran­des. Pa­ra el fu­tu­ro veo la lle­ga­da de un zur­do ju­gan­do a pier­na cam­bia­da.

Acen­tua­ba el Cho­lo en la rue­da de pren­sa tras el par­ti­do del Camp Nou las vir­tu­des del 4-4-2 del

Ba­rça. El téc­ni­co ar­gen­tino, que es un gran de­fen­sor de ese es­que­ma, re­sal­ta­ba que tras la hui­da de Ney­mar los azul­gra­na en­con­tra­ron en ese di­bu­jo tác­ti­co có­mo ser más só­li­dos (só­lo llevan 13 go­les en con­tra). Si­meo­ne, que co­mo ju­ga­dor fue un ex­ce­len­te in­te­rior con una es­pec­ta­cu­lar lle­ga­da, ve en esa fór­mu­la la idó­nea pa­ra es­tre­char las po­si­bi­li­da­des del rival sin ba­lón y ha­cer su­pe­rio­ri­dad por den­tro apro­ve­chan­do la­te­ra­les lar­go re­co­rri­do. Es al­go que lle­va ya tiem­po ins­ta­lán­do­se en mu­chos equi­pos: la fal­ta de ex­tre­mos con des­bor­de y cen­tro, co­mo los co­mien­zos del gran Joa­quín o Vi­cen­te, del Va­len­cia. Es­ta ausencia ha con­ver­ti­do a los que tie­nen al­go de ellos en la­te­ra­les (el úl­ti­mo ejem­plo ha si­do Na­vas en el Se­vi­lla).

El Atlé­ti­co pro­bó con Ca­rras­co al­gu­na vez en la de­re­cha, pe­ro el bel­ga, co­mo la ma­yo­ría de ju­ga­do­res con ta­len­to, pre­fie­re ju­gar a pier­na cam­bia­da pa­ra aso­ciar­se y bus­car dis­pa­ro. Ten­go la sen­sa­ción que con Vi­to­lo es­tá ocu­rrien­do al­go pa­re­ci­do. El ex­se­vi­llis­ta reali­zó sus me­jo­res par­ti­dos en esa ban­da, aun­que me da que la pre­dis­po­si­ción del ca­na­rio es más po­si­ti­va. La gran no­ve­dad del Atlé­ti­co an­te el Cel­ta fue la ti­tu­la­ri­dad de Vi­to­lo, que, co­mo pa­sa­ba con Ca­rras­co, em­pe­zó ju­gan­do en ban­da iz­quier­da. En sus dos úl­ti­mos años en el Se­vi­lla y en la Se­lec­ción el ca­na­rio fue uno de los ju­ga­do­res de ma­yor pro­yec­ción en el fút­bol eu­ro­peo. Tie­ne con­di­cio­nes pa­ra triun­far en el Me­tro­po­li­tano, pe­ro más aso­cián­do­se y alar­gan­do al equi­po con sus con­duc­cio­nes que des­bor­dan­do por fue­ra. Y el do­min­go de­mos­tró que tam­bién pue­de su­mar go­les al equi­po.

En su di­bu­jo pre­fe­ri­do, Si­meo­ne cree en Ko­ke pa­ra ce­rrar y fil­trar bue­nos pa­ses en la iz­quier­da. Es en el otro la­do, en la ban­da de­re­cha, don­de es­tá sien­do la asig­na­tu­ra pen­dien­te de los ro­ji­blan­cos. Aun­que la hi­per­ac­ti­vi­dad y el des­equi­li­brio de Co­rrea le han he­cho ga­nar­se ese si­tio, en par­ti­dos co­mo en el Camp Nou o con una im­por­tan­cia gran­de el Cho­lo si­gue apos­tan­do por el cua­tri­vo­te. Es cier­to que la men­ta­li­dad del des­bor­de y cen­tro es­tá en pe­li­gro de ex­tin­ción. Y al que so­bre­sa­le ter­mi­nan con­vir­tién­do­le en ex­tre­mos de 80 me­tros. Es por ello que veo de ca­ra al fu­tu­ro en la plan­ti­lla ro­ji­blan­ca la lle­ga­da de un zur­do ju­gan­do a pier­na cam­bia­da.

KI­KO NAR­VÁEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.