Bor­ja sal­va los mue­bles

As - - Atlético De Madrid-Eibar - des­de la gra­da F. J. DÍAZ

El Atlé­ti­co tu­vo mu­chas oca­sio­nes pa­ra ga­nar el par­ti­do. No lo hi­zo y es­tu­vo a pun­to de per­der. Bor­ja Garcés, el nue­vo Fernando Torres, lo­gró el em­pa­te el día de su es­treno en par­ti­do ofi­cial.

Igua­la­da. El Atlé­ti­co em­pa­tó en el se­gun­do par­ti­do en casa de la tem­po­ra­da. Lo hi­zo an­te un Ei­bar que se de­fen­dió bien y que apro­ve­chó una de las tres oca­sio­nes de que dis­pu­so. El Atlé­ti­co no ju­gó bien, pe­ro tu­vo mul­ti­tud de opor­tu­ni­da­des pa­ra ha­ber ga­na­do. No lo hi­zo y es­tu­vo a pun­to de per­der. No las apro­ve­chó y el fút­bol tie­ne es­tas co­sas. Al fi­nal lo aca­bas pa­gan­do. To­tal, que el equi­po no termina de arran­car en el cam­peo­na­to y de do­ce pun­tos po­si­bles ha lo­gra­do cin­co. Na­die, a es­tas al­tu­ras de la cam­pa­ña, es­pe­ra­ba es­tos nú­me­ros. Pe­ro es cier­to que en­tre es­te em­pa­te y la de­rro­ta en Vi­go hay un abis­mo. El Cho­lo fe­li­ci­tó a sus ju­ga­do­res uno por uno al fi­nal por el es­fuer­zo rea­li­za­do. El em­pa­te pue­de ser ca­si co­mo una vic­to­ria por la ma­ne­ra que se lo­gró, en el úl­ti­mo se­gun­do y con el equi­po mas­cu­llan­do la de­rro­ta.

El gol. Al Atlé­ti­co le cues­ta una enor­mi­dad mar­car. No es ló­gi­co que los ro­ji­blan­cos lle­ven tan só­lo tres tan­tos en lo que lle­va­mos de cam­peo­na­to. No es nor­mal cuan­do el Atlé­ti­co tie­ne un enor­me po­ten­cial ofen­si­vo. Cuan­do el equi­po no ju­gó bien, co­mo su­ce­dió en Vi­go, ape­nas dis­pa­ró a por­te­ría y así mar­car se po­ne cues­ta arri­ba. Pe­ro an­te el Ei­bar dis­pu­so de mu­chas y los de­lan­te­ros no es­tu­vie­ron fi­nos. Si­meo­ne en­sa­ya la po­se­sión de ba­lón y el re­ma­te, una y mil ve­ces, pe­ro el gol no lle­ga. Ha­brá que te­ner pa­cien­cia.

El cum­ple­ña­ños. El em­pa­te lle­ga en el pri­mer cum­plea­ños del Wan­da Me­tro­po­li­tano. El Atlé­ti­co só­lo ha per­di­do tres en­cuen­tros en es­te pri­mer año, an­te Es­pan­yol, Se­vi­lla (en Co­pa) y fren­te al Chel­sea en Cham­pions. En casa se sien­te fuer­te, pe­ro ne­ce­si­ta ga­nar. An­te el Ra­yo, su­frien­do, lo hi­zo y fren­te al Ei­bar no pu­do. Pe­ro el año del nue­vo es­ta­dio ha si­do po­si­ti­vo, con dos tí­tu­los con­se­gui­dos y par­ti­dos im­por­tan­tes co­mo la se­mi­fi­nal de Europa Lea­gue, la des­pe­di­da de Fernando Torres, la fi­nal de Co­pa o el en­cuen­tro de Es­pa­ña an­te Argentina.

Bor­ja Garcés. Ju­gó el can­te­rano pa­ra in­ten­tar so­lu­cio­nar esos pro­ble­mas de gol y nos en­con­tra­mos an­te un fut­bo­lis­ta muy in­tere­san­te, con ol­fa­to, con ga­nas, con bue­nos des­mar­ques... Es bueno que va­ya ju­gan­do mi­nu­tos y que sien­ta que le pue­de lle­gar el mo­men­to en cual­quier ins­tan­te. Su gol le da­rá mu­cha mo­ral. En el club tie­nen mu­chas es­pe­ran­zas pues­tas en el ‘nue­vo Fernando Torres’. En­ho­ra­bue­na, cha­val, quien, ade­más, es atlé­ti­co a muer­te. Ese gol le da­rá mo­ral no só­lo a él sino a to­do el equi­po ma­dri­le­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.