El has­tío an­tes de la re­vo­lu­ción

El Ma­drid ape­nas ha cam­bia­do de as­pec­to en los úl­ti­mos años ● Abun­dan las pro­me­sas y no apa­re­cen es­tre­llas

As - - Real Madrid - SAN­TIA­GO SEGUROLA

Pro­yec­to Des­de el Mun­dial 2014, Flo­ren­tino ha cam­bia­do de cri­te­rio

Vi­ni­cius Es un sín­to­ma de lo que pi­de el pú­bli­co: no­ve­da­des, ai­re lim­pio

Es­ta tem­po­ra­da se dis­tin­gue has­ta aho­ra por la des­co­ne­xión en­tre la gen­te y el equipo, lo que ex­pli­ca el au­men­to de tem­pe­ra­tu­ra que ha pro­du­ci­do Vi­ni­cius, un fut­bo­lis­ta con re­fres­can­tes ma­ne­ras que gus­tan al afi­cio­na­do.

Ha­ce un año, el Real Ma­drid, di­ri­gi­do por Zi­ne­di­ne Zi­da­ne, se abo­có al abis­mo en los cuar­tos de fi­nal con­tra el Le­ga­nés. La eli­mi­na­ción en el Ber­na­béu tu­vo dos con­se­cuen­cias in­me­dia­tas: la des­apa­ri­ción de los jó­ve­nes fi­cha­jes (Ce­ba­llos, Theo, Mar­cos Llo­ren­te, Ma­yo­ral…) y la an­gus­tio­sa apro­xi­ma­ción a la eli­mi­na­to­ria con el París Saint Ger­main, que se ce­le­bra­ría a fi­na­les de fe­bre­ro. Aun­que nin­gún equipo se ma­ne­ja co­mo el Real Ma­drid en la Copa de Eu­ro­pa,y lo acre­di­tó nue­va­men­te con su vic­to­ria an­te el Li­ver­pool en la fi­nal de Kiev, la cri­sis fue agu­da du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas del in­vierno. Es­ta vez, el Ma­drid, con va­rios jó­ve­nes en la ali­nea­ción, ha de­ja­do al Le­ga­nés sin ape­nas po­si­bi­li­da­des en el par­ti­do de vuel­ta. Es la me­jor no­ti­cia po­si­ble pa­ra el irre­gu­lar equipo de So­la­ri.

Las con­ce­sio­nes del pri­mer tiem­po, mar­ca­do por los con­tra­gol­pes del Le­ga­nés, fue­ron re­ci­bi­das con si­len­cio y apren­sión por la hin­cha­da ma­dri­dis­ta, que no aca­ba de co­nec­tar con su equipo. Po­ca gen­te en las tri­bu­nas, un cier­to aba­ti­mien­to en los afi­cio­na­dos y la im­pre­sión de equipo muy vis­to. Ade­más del pe­so de los re­sul­ta­dos, de­cep­cio­nan­tes es­ta tem­po­ra­da, el fút­bol ac­tual em­pu­ja a lo no­ve­do­so. Es el signo de unos tiem­pos don­de los afi­cio­na­dos ven a sus equi­pos a to­das ho­ras. Es­te fes­tín ma­si­vo tie­ne con­se­cuen­cias: sin re­ge­ne­ra­cio­nes o mo­di­fi­ca­cio­nes atrac­ti­vas, los hin­chas sa­ben tan­to de sus equi­pos, tienen tan­ta in­for­ma­ción y los ven con tan­ta fre­cuen­cia que se pro­du­ce la fa­ti­ga, la in­di­fe­ren­cia o el har­taz­go.

El Ma­drid ape­nas ha cam­bia­do de as­pec­to en los úl­ti­mos años. Sin Cris­tiano, un fut­bo­lis­ta que ade­más de sus go­les ofre­ce una na­rra­ti­va muy par­ti­cu­lar, ha cre­ci­do la sen­sa­ción de es­tan­ca­mien­to, de equipo que re­sul­ta po­co no­ve­do­so a un pú­bli­co que quie­re emo­cio­nes fuer­tes. Las vi­vió du­ran­te gran par­te de la era Flo­ren­tino, de­fi­ni­da por la cons­tan­te lle­ga­da de fi­gu­ras mun­dia­les. Des­de el Mun­dial de 2014, que sig­ni­fi­có el fi­cha­je del co­lom­biano Ja­mes por 80 mi­llo­nes de eu­ros, el pre­si­den­te ha cam­bia­do de cri­te­rio. Abun­dan las pro­me­sas y no apa­re­cen es­tre­llas in­ter­na­cio­na­les.

Es­ta tem­po­ra­da se dis­tin­gue has­ta aho­ra por la des­co­ne­xión en­tre la gen­te y el equipo, lo que ex­pli­ca el au­men­to de tem­pe­ra­tu­ra que ha pro­du­ci­do Vi­ni­cius, un fut­bo­lis­ta muy jo­ven y sin tra­yec­to­ria en el es­ce­na­rio mun­dial, pe­ro con las re­fres­can­tes ma­ne­ras que tan­to gus­tan al afi­cio­na­do al fút­bol. Más que un fut­bo­lis­ta en el que de­po­si­tar el fu­tu­ro del Ma­drid, una pre­ten­sión exa­ge­ra­dí­si­ma en es­tos mo­men­tos, Vi­ni­cius es un sín­to­ma de lo que pi­de el pú­bli­co: no­ve­da­des, al­go diferente, ai­re lim­pio en la ha­bi­ta­ción ce­rra­da. De eso tra­tó un po­co el par­ti­do con el Le­ga­nés. Los cri­ti­ca­dos jó­ve­nes de la tem­po­ra­da an­te­rior no co­me­tie­ron el mis­mo error es­ta vez. Flo­jea­ron en el pri­mer tiem­po, pe­ro se im­pu­sie­ron en el se­gun­do sin di­fi­cul­ta­des, con un ex­ce­len­te gol de Vi­ni­cius y otro nue­vo en el cam­po: Brahim Díaz. Tam­po­co re­sol­ve­rá los pro­ble­mas de fon­do del Real Ma­drid, mu­cho me­nos aún que Vi­ni­cius, pe­ro ayu­da­rá a me­jo­rar el am­bien­te en la grada. Has­ta que la re­vo­lu­ción de ver­dad se pro­duz­ca, y eso no ocu­rri­rá an­tes del verano.

ME­DIO VA­CÍO. El Ber­na­béu registró an­te el Le­ga­nés la peor en­tra­da de la tem­po­ra­da: 44.231 es­pec­ta­do­res lo pre­sen­cia­ron en di­rec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.