El Ma­drid des­em­pa­ta con el Olym­pia­cos y Spa­nou­lis

Su­pera ya a am­bos en los due­los di­rec­tos en un gran día de Ran­dolph

As - - Baloncesto - RI­CAR­DO GON­ZÁ­LEZ

Rit­mo blan­co

Ayón le­yó bien su ven­ta­ja y Cam­paz­zo hi­zo bai­lar a sus com­pa­ñe­ros

El Real Ma­drid lo­gró una vic­to­ria de pres­ti­gio en el due­lo en­tre los dos me­jo­res equi­pos en lo que va de dé­ca­da. Un triun­fo que va­le do­ble por el ave­ra­je y que si­túa a los blan­cos a un pa­so de ce­rrar su pa­se a cuar­tos. Par­ti­da­zo de Ran­dolph: 16 pun­tos y 8 re­bo­tes.

El pul­so en­tre los dos me­jo­res de la dé­ca­da, dos tí­tu­los y cua­tro fi­na­les ca­da uno, se re­sol­vió con un do­ble éxi­to del Ma­drid. Vic­to­ria y ave­ra­je a fa­vor (88-83 de El Pi­reo). Otro im­pul­so, es­te de enor­me va­lor y ca­li­dad, en la ca­rre­ra de los de La­so por co­lar­se en­tre los cua­tro pri­me­ros, don­de se di­bu­ja la lí­nea que da la ven­ta­ja de pis­ta. Un triun­fo que rom­pe el em­pa­te en la ba­ta­lla con el Olym­pia­cos en lo que va de si­glo (15 a 14 aho­ra en el ba­lan­ce) y en los due­los an­te Spa­nou­lis, ya sea de ro­jo o de ver­de del Pa­nat­hi­nai­kos (12 a 11 pa­ra el Ma­drid).

Una ac­tua­ción con­vin­cen­te des­pués de un par de tar­des gri­ses (Es­tu­dian­tes y Gran Ca­na­ria). Vino a jun­tar­se el ham­bre, re­pre­sen­ta­do por la ba­ja de Mi­lu­ti­nov, el ti­tán de Da­vid Blatt, con las ga­nas de co­mer, las de Ran­dolph y Ayón. Par­ti­do com­ple­tí­si­mo del es­ta­dou­ni­den­se, es­ta vez en to­do el cam­po y de principio a fin. A su cla­se mun­dial en ata­que unió re­bo­te y aten­ción de­fen­si­va. Ma­nos rápidas y con­cen­tra­ción pa­ra ro­bar has­ta tres ba­lo­nes y ter­mi­nar con ma­tes ful­mi­nan­tes que die­ron ai­re a los su­yos. Co­mo se lo dio Ayón, que le­yó bien su ven­ta­ja cer­ca del aro. Aguan­tó, pasó, car­gó y dan­zó en la zo­na.

El Real re­cu­pe­ró su cara más di­ver­ti­da, la que en­vi­dian los di­rec­ti­vos de sus ri­va­les. Vol­vió la ale­gría en par­te tam­bién por Cam­paz­zo, que se en­con­tró có­mo­do de nue­vo tras la pol­va­re­da ar­ti­fi­cial le­van­ta­da por la ac­ción en la que se le­sio­nó Shen­ge­lia. Hi­zo bai­lar a sus com­pa­ñe­ros y a sus ri­va­les, su­je­tó, ade­más, muy bien a Spa­nou­lis, que anotó diez pun­tos en sus siete pri­me­ros mi­nu­tos en pis­ta cuan­do co­lec­cio­nó has­ta cua­tro de­fen­so­res. Em­pe­zó Llull y si­guie­ron Tay­lor, Cam­paz­zo y pun­tual­men­te Cau­seur. De ellos, so­bre­sa­lió Fa­cu, que aguan­tó ade­más con tres fal­tas des­de el ter­cer cuar­to. Tay­lor tu­vo tam­bién ra­ción de aplau­sos, pe­ro más en el cara a cara con Wi­lliams-Goss, el ver­du­go de la ida. Y aña­dió tres tri­ples sin má­cu­la.

No­che de las de lu­cir en in­di­vi­dual y co­mo gru­po. Deck, por ejem­plo, sa­lió de ini­cio co­mo ale­ro y vol­vió in­vi­si­ble a Pa­pa­ni­ko­laou, azo­te del Bas­ko­nia el mar­tes. Ju­gar en ca­sa, en un Pa­la­cio lleno y an­te se­me­jan­te ad­ver­sa­rio mo­ti­va a cual­quie­ra. Los blan­cos arran­ca­ron con por­cen­ta­jes de otro planeta (82% de dos y 70% de tres) pa­ra el 54-41. Lue­go Ran­dolph ele­vó la ren­ta a 19: 91-72. El Ma­drid man­da ya so­bre el Olym­pia­cos, y so­bre Spa­nou­lis. No es po­co.

A GRAN NI­VEL. Ayón lan­za an­te la mi­ra­da de Pa­pa­ni­ko­laou y la de­fen­sa de LeDay y Prin­te­zis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.