McLa­ren Hon­da

Auto Bild extra F1 - - SUMARIO -

Sin du­da, re­pre­sen­tan la gran in­cóg­ni­ta de es­ta tem­po­ra­da. La gran apues­ta de en­tre to­dos los ju­ga­do­res de la pa­rri­lla por un cam­bio ra­di­cal, con el úni­co y cla­ro ob­je­ti­vo de vol­ver a ga­nar. Su eter­na vi­to­la de fa­vo­ri­to (los úni­cos que pue­den pre­su­mir de ella - o su­frir­la, se­gún se mi­ré-, jun­to con Fe­rra­ri) en­mas­ca­ra una gra­ví­si­ma cri­sis de re­sul­ta­dos. McLa­ren só­lo ha ga­na­do un tí­tu­lo en las úl­ti­mas 15 tem­po­ra­das (Ha­mil­ton, so­bre la bo­ci­na, en 2008). Así que se han su­mer­gi­do en una me­ta­mor­fo­sis de la que es­pe­ran sa­lir ai­ro­sos. Hon­da ha vuel­to a lo gran­de. Han es­ta­do un año en­te­ro ob­ser­va­do el es­treno y evo­lu­ción de los mo­to­res V6 de la com­pe­ten­cia y, mien­tras, con un ejér­ci­to in­con­ta­ble de in­ge­nie­ros, ha tra­ba­ja­do su pro­yec­to con mi­mo des­de Ja­pón. La cuen­ta atrás pa­ra su re­torno co­men­zó de­fi­ni­ti­va­men­te el día que se pu­so fin a la pa­sa­da tem­po­ra­da. Apro­ve­cha­do los des­ca­fei­na­dos tests pa­ra jó­ve­nes pi­lo­tos de Abu Da­bi, se apre­su­ra­ron a mon­tar su nue­vo blo­que en el cha­sis de 2014. Las prue­bas fue­ron mal. En­tre tan­to, su ali­nea­ción de­fi­ni­ti­va era el se­cre­to peor guar­da­do de los úl­ti­mos años con el re­torno de Fer­nan­do Alon­so en el cen­tro del es­ce­na­rio y la pró­rro­ga a la ex­pe­rien­cia de Jen­son But­ton co­mo com­ple­men­to. La pre­sen­ta­ción vía In­ter­net pa­ra ver las ideas del re­cién lle­ga­do Pro- dro­mou su­po a po­co, pe­ro no ha­bía tiem­po que per­der y sí mu­cho tra­ba­jo aún por ha­cer. Des­pués lle­gó Je­rez y los in­ge­nie­ros y me­cá­ni­cos se hin­cha­ron a cu­rrar mien­tras que los pi­lo­tos es­pe­ra­ban pa­cien­te­men­te en la tras­tien­da del box. El guión se re­pi­tió en la pri­me­ra se­ma­na de Bar­ce­lo­na, aun­que con pe­que­ñas me­jo­ras con las que, al me­nos, se su­ma­ban ki­ló­me­tros. Mien­tras, Fer­nan­do Alon­so ven­día cal­ma y con­fian­za a los cua­tro vien­tos; has­ta que pa­só el ex­tra­ño ac­ci­den­te y to­das las prue­bas me­cá­ni­cas y ave­rías se que­da­ron en un se­gun­do plano. Aca­ba­ron ro­dan­do dis­cre­ta­men­te con Mag­nus­sen y But­ton en los úl­ti­mos cua­tro días. Se co­men­ta que Hon- da ha tra­ba­ja­do en pa­ra­le­lo du­ran­te es­te in­vierno con un mo­tor en la pis­ta, al que le han ro­to to­do lo que le po­dían rom­per, mien­tras ha­cían los arre­glos en la fá­bri­ca. Tam­bién se sa­be que es­tá cos­tan­do en­ca­jar el nue­vo equi­po hu­mano con la en­tra­da de los ja­po­ne­ses. Pe­ro hay otros da­tos que tam­bién in­vi­tan al op­ti­mis­mo. Pa­ra em­pe­zar, se ha­bla de una po­si­ble ci­fra de po­ten­cia pa­re­ci­da a la de Mer­ce­des (unos 875 CV) y de arries­ga­das so­lu­cio­nes in­ter­nas que pue­den mar­car la di­fe­ren­cia. Aho­ra les to­ca con­se­guir que to­do eso fun­cio­ne y ve­re­mos dón­de acaban en el pri­mer año de es­ta nue­va era pa­ra McLa­ren, aun­que las vic­to­rias se van a ha­cer es­pe­rar.

El di­se­ño del nue­vo MP4-30 des­ta­ca más por su par­te tra­se­ra que por la de­lan­te­ra, don­de no se ven gran­des so­lu­cio­nes com­pa­ra­do con la com­pe­ten­cia. Sin em­bar­go, la za­ga es ex­tre­ma­da­men­te es­tre­cha

El in­com­bus­ti­ble Ron Den­nis vuel­ve a po­ner­se, un año más, al fren­te de su es­cu­de­ría de Fór­mu­la 1 pa­ra ase­gu­rar­se de que to­do se ha­ce de for­ma co­rrec­ta en es­ta nue­va etapa con Hon­da co­mo so­cio téc­ni­co del equi­po

A McLa­ren y Hon­da les es­tá cos­tan­do que to­das las pie­zas de su nue­vo puz­le en­ca­jen. El mo­no­pla­za fa­lla de­ma­sia­do y se han vis­to obli­ga­dos a ca­par su ren­di­mien­to a es­pe­ras de ga­nar la du­ra ba­ta­lla con­tra la fia­bi­li­dad. Cuan­do es­to se con­si­ga, pue­den...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.