Wi­lliams Mar­ti­ni Ra­cing

Auto Bild extra F1 - - SUMARIO -

Es po­si­ble que ni el mis­mí­si­mo Frank Wi­lliams se hu­bie­ra ima­gi­na­do una re­su­rrec­ción de la en­ver­ga­du­ra que vi­vió su his­tó­ri­ca es­cu­de­ría en la pa­sa­da tem­po­ra­da. Des­pués de que la ro­mán­ti­ca alian­za con Re­nault re­sul­ta­se un fias­co ab­so­lu­to, tras dos años de re­la­ción, el há­bil ve­te­rano con­fió su li­mi­ta­do y de­va­lua­do pre­su­pues­to a Mer­ce­des. Wi­lliams apos­tó a cie­gas por los nue­vos mo­to­res V6 tur­bo fa­bri­ca­dos por los ale­ma­nes. Aun­que, so­bre el pa­pel, to­dos su­pie­ran del po­ten­cial de es­ta nue­va me­cá­ni­ca, na­die po­dría ima­gi­nar que las di­fe­ren­cias con el res­to de equi­pos fue­ran a ser tan acu­sa­das. Y, me­nos aún, que es­te nue­vo mo­tor se fue­se a aco­plar a los cha­sis de Wi­lliams con el ni­vel de com­pa­ti­bi­li­dad y acier­to que se con­si­guió. La es­cu­de­ría con el ter­cer pal­ma­rés más im­por­tan­te de la his­to­ria de la F1 sal­tó del fon­do de la pa­rri­lla a pe­lear por el po­dio de una for­ma tan sú­bi­ta que pi­lló a to­dos sin pre­pa­rar (in­clui­dos ellos mis­mos, po­si­ble­men­te). Fue un gran mo­men­to pa­ra el cam­peo­na­to re­cu­pe­rar en pleno es­ta­do de for­ma a un equi­po de la im­por­tan­cia de Wi­lliams, con la ma­sa so­cial que arras­tra (es­pe­cial­men­te en las Is­las Bri­tá­ni­cas, don­de son un icono del au­to­mo­vi­lis­mo). Tam­bién hay que men­cio­nar que es­ta increíble me­ta­mor­fo­sis coin­ci­dió en el tiem­po y el es­pa­cio con el re­torno a la com­pe­ti­ción de otro de los nom­bres his­tó­ri­cos: Mar­ti­ni. Los co­lo­res blan­co, azul y ro­jo de es­te cen­te­na­rio fa­bri­can­te de cóc­te­les ita­liano han pin­ta­do al­gu­nos de los co­ches más icó­ni­cos, co­mo han si­do va­rios de los pro­to­ti­pos de Pors­che en LeMans o los Lan­cia 037 y Del­ta del Mun­dial de Rallys, por ci­tar so­lo al­gu­nos. Tam­bién es­tu­vie­ron en la F1 en el pa­sa­do, con­cre­ta­men­te, con el equi­po Brab­ham de los años 80. Así que, a pe­sar de no ha­ber con­se­gui­do

nin­gu­na vic­to­ria en 2014, se pue­de de­cir que Wi­lliams ha re­cu­pe­ra­do la sa­lud y es­tá lis­ta pa­ra pe­lear en­tre los gran­des. Es­ta pretemporada han com­ple­ta­do ca­si 5.000 ki­ló­me­tros de prue­bas, cum­plien­do a la per­fec­ción con el tra­ba­jo pro­gra­ma­do y sin ape­nas in­ci­den­tes. Ade­más, han vuel­to a de­mos­trar que, cuan­do aprie­tan a una vuel­ta, si­guen te­nien­do uno de los mo­no­pla­zas más rá­pi­dos de la pa­rri­lla. Les fal­tó cier­ta cons­tan­cia, sin ol­vi­dar que, en su ca­so, la úl­ti­ma pa­la­bra (o, me­jor di­cho, la úl­ti­ma evo­lu­ción) siem­pre la ten­drá Mer­ce­des. Así que es de es­pe­rar que es­tén un pa­so por de­trás del pro­pio equi­po del mo­to­ris­ta. Pe­ro eso no quie­re de­cir que no va­yan a te­ner su opor­tu­ni­dad. El año pa­sa­do se les vio en el po­dio y pe­lean­do con mu­cha re­gu­la­ri­dad por la po­le. Tu­vie­ron al­ti­ba­jos, pe­ro, al final, su ter­ce­ra po­si­ción en la ge­ne­ral fue un éxi­to ro­tun­do y es el ob­je­ti­vo que in­ten­ta­rán, al me­nos, re­pe­tir en 2015. Se pre­vé que la com­pe­ten­cia vuel­va a ser du­ra en­tre ellos, Red Bull, Fe­rra­ri y ya ve­re­mos si otros.

Han vuel­to a te­ner una pretemporada sin so­bre­sal­tos, acu­mu­lan­do un buen nú­me­ro de ki­ló­me­tros y fir­man­do muy bue­nos tiem­pos

Su­sie Wolff con­con­ti­núa una tem­po­ra­da más co­mo pi­lo­to de de­sa­rro­llo de Wi­lliams

Wi­lliams tam­bién ha re­de­fi­ni­do al­gu­nos de sus de­ta­lles de di­se­ño. A pri­me­ra vis­ta, pa­re­ce me­nos afi­na­do que el de otros equi­pos, co­mo por ejem­plo, Mer­ce­des. Pe­ro ya en 2014 de­mos­tra­ron que po­dían ha­cer un co­che muy rá­pi­do en de­ter­mi­na­dos cir­cui­tos, es­pe­cial­men­te, en aque­llos que se re­quie­re de ma­yor velocidad pun­ta. Si me­jo­ran el pa­so por cur­va, se­rán muy fuer­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.