Es­tos son los pa­sos a se­guir pa­ra re­cu­pe­rar un co­che ca­si aban­do­na­do

La lar­ga tem­po­ra­da que ha pa­sa­do apar­ca­do ba­jo los ár­bo­les ha de­ja­do a es­te Golf IV ( de 1999) he­cho un desas­tre. Lo he­mos res­ca­ta­do

Auto Bild - - SUMARIO -

AY, POBRE GOLF! ¿ PE­RO QUIÉN TE HA HE­CHO ES­TO? Yo lo sé, han si­do dos los cul­pa­bles: tu due­ña, Ma­ría, que no tie­ne tiem­po pa­ra ti. Y el res­to lo han he­cho los ár­bo­les. El ca­lor so­fo­can­te del ve­rano se­có las ho­jas y és­tas ca­ye­ron y blo­quea­ron los con­duc­tos de desagüe del te­cho so­lar, mien­tras que la ca­rro­ce­ría ha adop­ta­do un co­lor ver­de de lo más bio­ló­gi­co.

Y así lu­ces, en un ba­rrio adi­ne­ra­do eu­ro­peo, te­rri­to­rio de mu­chos Pors­che 911 y Ran­ge Ro­ver. Echa­do a per­der, con moho has­ta de­ba­jo del te­cho, la ba­te­ría sin una go­ta de ener­gía y con un motor que no ha­ce ni el mí­ni­mo ges­to cuan­do gi­ro la lla­ve del con­tac­to.

Por suer­te, el res­ca­te de la me­cá­ni­ca es más rá­pi­do de lo esperado. Una ba­te­ría nue­va, y lis­to. El so­ni­do sa­lu­da­ble del motor me da es­pe­ran­zas pa­ra el res­to.

El se­gun­do pa­so: una lim­pie­za a fon­do. Lo que, en es­te ca­so, sig­ni­fi­ca más que una visita al tú­nel de la­va­do. Aquí hay que re­man­gar­se y ha­cer­lo a mano, en pe­que­ños pa­sos. Pri­me­ro hay que mo­jar­lo a fon­do con pro- duc­tos quí­mi­cos es­pe­cí­fi­cos, y lue­go, con agua a pre­sión, eli­mi­nar la su­cie­dad de las hen­di­du­ras.

Pa­so tres: ¡lu­char con­tra el moho! Lim­pian­do el in­te­rior con una es­pu­ma es­pe­cial. Pri­me­ro se ab­sor­be, lue­go se frie­ga. Muy im­por­tan­te: pos­te­rior­men­te, el co­che ne­ce­si­ta su tiem­po pa­ra se­car­se por com­ple­to.

Fi­nal­men­te, hay que aten­der a la par­te téc­ni­ca: lim­piar los desagües, cam­biar los fil­tros, cam­biar el acei­te y las bu­jías, y re­pa­rar los ele­va­lu­nas.

Es­te pro­ce­so de­be lle­var mu­cho tiem­po

Lim­pie­za a pre­sión en to­dos los hue­cos, tam­bién por den­tro del bas­ti­dor de las puer­tas

Con es­pu­ma pa­ra ta­pi­ce­ría: la par­te in­te­rior del te­cho tam­bién se pue­de la­var

La cin­ta ais­lan­te de­bía man­te­ner el cris­tal en su po­si­ción, aun­que eso no ha fun­cio­na­do mu­cho tiem­po...

El moho se asien­ta en los po­ros del plás­ti­co; un ce­pi­llo blan­do ayu­da en la lim­pie­za del sal­pi­ca­de­ro

En­tre el ca­pó y el pa­ra­bri­sas se ha for­ma­do un 'eco­sis­te­ma'. Y el agua no se pue­de eva­cuar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.