CO­CHES PA­RA 'LE­GOÍS­TAS'

Co­mo no en­con­tra­ba los co­ches de sus sue­ños en la ga­ma de Le­go, Pe­ter Blac­kert em­pe­zó a desa­rro­llar sus pro­pios sets de cons­truc­ción. Y aca­ba de pu­bli­car un li­bro con 15 mo­de­los que cual­quie­ra pue­de imi­tar por po­co di­ne­ro

Auto Bild - - FUE­RA DE SE­RIE -

CUAN­DO 'FERRY' FUN­DÓ LA MAR­CA PORS­CHE te­nía un buen mo­ti­vo: sen­ci­lla­men­te no veía en aquel mo­men­to nin­gún co­che que le gus­ta­ra. Por eso, el ge­nial cons­truc­tor se fa­bri­có el su­yo pro­pio. Han pa­sa­do ya 70 años, y el res­to, es his­to­ria.

Pe­ter Blac­kert es, por así de­cir­lo, un Fer­di­nand Pors­che... a es­ca­la. Con­cre­ta­men­te a es­ca­la 1:20. Pe­ro no me re­fie­ro al ta­ma­ño de su mé­ri­to, que es muy gran­de, sino al de sus crea­cio­nes: Blac­kert cons­tru­ye co­ches con pie­zas de Le­go. Y no ha­blo de los mo­de­los de se­rie de la fir­ma da­ne­sa que tan­tos ni­ños del mun­do han en­sam­bla­do con sus pro­pias ma­nos. Blac­kert ha­ce sus pro­pias cons­truc­cio­nes usan­do, eso sí, las pie­zas es­tán­dar de Le­go.

En es­te tiem­po hay mu­chos mo­de­los que han sa­li­do di­rec­ta­men­te de la fá­bri­ca de Le­go, des­de el Volkswagen Es­ca­ra­ba­jo has­ta el Pors­che 911 GT3 RS, pa­san­do por el As­ton Mar­tin de Ja­mes Bond, por po­ner so­lo tres ejem­plos. "Pe­ro a mí no me gus­tan", di­ce Blac­kert. Por eso, es­te pe­cu­liar aus­tra­liano cons­tru­ye los suyos pro­pios. El pri­mer vehícu­lo lo con­ci­bió cuan­do te­nía so­lo nue­ve años. Y hoy tie­ne 46.

El pro­ta­go­nis­ta de es­ta his­to­ria no ve ra­ro que aún jue­gue con cons­truc­cio­nes de Le­go a su edad, al con­tra­rio. En su vi­da real, Blac­kert tra­ba­ja co­mo desa­rro­lla­dor de cha­sis pa­ra Ford. Y, pre­ci­sa­men­te, en su em­pleo le ha ayu­da­do mu­cho su afi­ción a las ma­que­tas de Le­go. "En la Uni­ver­si­dad ya cons­truía mu­chas es­truc­tu­ras con sus pie­zas, pa­ra po­der en­ten­der­las", cuen­ta. Es-

to, di­ce, le fa­ci­li­tó mu­cho ob­te­ner su li­cen­cia­tu­ra en in­ge­nie­ría me­cá­ni­ca.

Hoy, tie­ne un enor­me al­ma­cén de Le­go en su ca­sa. Pe­ro pa­ra la ma­yo­ría de sus pro­yec­tos, el cons­truc­tor de­be com­prar nue­vas pie­zas. Las ha­bi­tua­les le cues­tan unos ocho cén­ti­mos y por las po­cas que ad­quie­re de ma­yor com­ple­ji­dad pa­ga en torno a un eu­ro. El ma­te­rial pa­ra una cons­truc­ción com­ple­ta le sa­le, por tan­to, bas­tan­te ba­ra­to. Mu­cho más, com­pa­ra­ti­va­men­te, que los mo­de­los de se­rie de Le­go.

Cuan­do es­te le­goís­ta ha­bla de su tra­ba­jo a mano sue­na tan téc­ni­co co- mo co­rres­pon­de a un cons­truc­tor de co­ches de ver­dad: "To­do par­te de una pie­za con­cre­ta de Le­go. Mi­de ocho mi­lí­me­tros de an­cho y 3,3 de al­to. A par­tir de ahí cal­cu­las el ta­ma­ño to­tal del co­che". Em­pe­zó con la es­ca­la 1:28, por­que en aque­lla épo­ca Le­go so­lo te­nía rue­das pe­que­ñas en su ga­ma. "Y las pro­por­cio­nes tie­nen que cua­drar siem­pre. Es­te es el as­pec­to más im­por­tan­te, ya ha­ble­mos de un co­che de ver­dad, o de uno en mi­nia­tu­ra". >>

En la Uni­ver­si­dad ya cons­truía es­truc­tu­ras con pie­zas de Le­go" Pe­ter Blac­kert, in­ge­nie­ro me­cá­ni­co

>> Y, pre­ci­sa­men­te, co­mo en los co­ches de ver­dad, el tra­ba­jo en un mo­de­lo de Le­go em­pie­za por la cons­truc­ción de su pla­ta­for­ma. El pro­gra­ma in­for­má­ti­co pa­ra su desa­rro­llo lo po­ne a dis­po­si­ción Le­go de for­ma gra­tui­ta ("Le­go Di­gi­tal De­sig­ner": www. le­go.com/enus/ldd/down­load). La ven­ta­ja de es­te soft­wa­re: tan pron­to el co­che es­tá cons­trui­do, re­se­ña una lis­ta com­ple­ta de las pie­zas usa­das. La des­ven­ta­ja: su uso es com­pli­ca­do, no ap­to pa­ra no ini­cia­dos. Por eso, Blac­kert ha pu­bli­ca­do un li­bro con 15 mo­de­los, cla­si­fi­ca­dos co­mo pa­ra "prin­ci­pian­te", "ini­cia­do" y "ex­per­to". Quien ya ha­ya cons­trui­do an­te­rior­men­te ma­que­tas de Le­go, se sen­ti­rá co­mo en ca­sa. Jun­to a una com­ple­ta lis­ta de las pie­zas a uti­li­zar, es­tán las ins­truc­cio­nes, si­mi­la­res a las ori­gi­na­les de Le­go. La lis­ta de los co­ches dis­po­ni­bles va del Fe­rra­ri 488 GTB y Spi­der al Citroën 2CV, o el Bu­gat­ti Vey­ron, es­te sí, pa­ra el ni­vel ex­per­to. Al­gu­nos mo­de­los es­tán real­men­te con­se­gui­dos, otros no tan­to. Mien­tras el Dat­sun 240Z es per­fec­ta­men­te re­co­no­ci­ble in­clu­so de le­jos, pa­ra el BMW i8 Coupé hay que echar­le al­go más de ima­gi­na­ción.

Por su­pues­to, los mo­de­los de se­rie de Le­go se acer­can bas­tan­te más a los ori­gi­na­les. Pe­ro tam­bién son más gran­des y com­ple­jos. Pue­den re­que­rir has­ta 3.599 pie­zas, y fun­cio­nan ca­si co­mo el co­che au­tén­ti­co que re­crean. Co­mo en

el ca­so del Bu­gat­ti Chi­ron: "La in­ter­pre­ta­ción de su W16 es, pro­ba­ble­men­te, el mo­tor más exi­gen­te y so­fis­ti­ca­do que ha con­ce­bi­do Le­go has­ta aho­ra. Tie­ne 16 ci­lin­dros, y ca­da uno es per­fec­ta­men­te mo­vi­ble gra­cias a dos ci­güe­ña­les. La trans­mi­sión no es me­nos com­ple­ja, con ocho mar­chas to­tal­men­te fun­cio­na­les".

Y lo­gran el efec­to bus­ca­do: cuan­do uno en­sam­bla el Bu­gat­ti Chi­ron del to­do, se sien­te co­mo un cons­truc­tor de au­to­mó­vi­les de ver­dad, por­que ca­da pie­za y ca­da fa­se cons­truc­ti­va es­tán ba­sa­das en las del ori­gi­nal. El pun­to cul­mi­nan­te del pro­ce­so: la unión del mo­no­blo­que con la za­ga del co­che. Exac­ta­men­te igual que en la fa­bri­ca­ción del

Bu­gat­ti Chi­ron real.

Quien no es­té muy du­cho en el mun­do de las­pe­que­las pe­que­ñas pie­zas de­be­rá de­di­car­le tiem­po. Es ha­bi­tual que lle­ve cua­tro se­ma­nas aca­bar es­te mo­de­lo, si so­lo se le pue­de de­di­car el tiem­po que res­ta tras la jor­na­da la­bo­ral. Pe­ro en es­te ca­so se cum­ple la má­xi­ma con cre­ces: el ca­mino es el ver­da­de­ro ob­je­ti­vo. Por­que la la­bor de mon­ta­je apor­ta una di­ver­sión in­des­crip­ti­ble. El re­sul­ta­do es un co­che de 56 cen­tí­me­tros, con una es­ca­la de 1:8.

Pe­ro Pe­ter Blac­kert ni se plan­tea com­prar un set de cons­truc­ción aca­ba­do. Pa­ra él, li­mi­tar­se a mon­tar­lo es un me­ro jue­go. ¿Qué le fal­ta? "Des­de ha­ce años, quie­ro re­crear el Lam­borg­hi­ni Coun­tach. Si nos fi­ja­mos en sus for­mas an­gu­lo­sas, de­be­ría ser muy fá­cil de cons­truir. Pe­ro sen­ci­lla­men­te, no me sa­le", re­co­no­ce. No obs­tan­te, si­gue in­ten­tán­do­lo. Igual que re­crear el Bu­gat­ti Ty­pe 57 S a par­tir de es­tas pe­que­ñas pie­zas de plás­ti­co, un pro­yec­to, aún hoy, in­con­clu­so pa­ra es­te in­ge­nie­ro.

¿Le bas­ta con es­to? Ni de le­jos. Jun­to a los co­ches, la otra pa­sión de Blac­kert son los avio­nes. Y así lo re­fle­ja­rá es­te mes, en su se­gun­do li­bro. Con mo­de­los de has­ta 220 pie­zas y con en­ver­ga­du­ras que al­can­zan los 72 cen­tí­me­tros. Por ejem­plo, los avio­nes ale­ma­nes Fok­ker DRI y Al­ba­tros D.Va, en es­ca­la 1:32.

Ste­fan Vos­win­kel

Pa­so a pa­so: co­mo en los ori­gi­na­les de Le­go, el li­bro de Blac­kert mues­tra las ins­truc­cio­nes Con­se­gui­do: la ver­sión Le­go del Dat­sun 240Z, en un lla­ma­ti­vo tono na­ran­ja y con ca­pó en ne­gro

Clá­si­co: Dat­sun 240Z "Fair­lady", pro­du­ci­do en­tre 1969 y 1978

El más di­fí­cil del li­bro: el Bu­gat­ti Vey­ron, el oji­to de­re­cho de Blac­kert Fa­ros co­mo ojos, ca­rro­ce­ría bi­co­lor, for­mas re­don­das... Sin du­da, es el 2CV de Citroën Lle­var­se el tra­ba­jo a ca­sa: 'pic­kup' Ford F-150 de Le­go: Blac­kert es in­ge­nie­ro de cha­sis de Ford en Aus­tra­lia

El ori­gi­nal es im­pa­ga­ble; con Le­go, te lo ha­ces tú mis­mo fá­cil­men­te: Fe­rra­ri 250 GT SWB Spi­der Mo­de­lo de ac­ce­so: no en­con­tra­rás en Le­go otro más fá­cil de mon­tar que es­te Hot Rod ¿In­com­pa­ti­bles las for­mas re­don­dea­das y las pie­zas rec­tan­gu­la­res? Nooo, co­mo de­mues­tra es­te Pors­che 911 RS 2.7

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.