Muy cer­ca de las per­so­nas

En Müns­ter ( Ale­ma­nia), se fa­bri­can unos' dum­mies' para ' crash- test' que se pa­re­cen más al cuer­po hu­mano que nin­gún otro. Con ellos, los ac­ci­den­tes se pue­den re­cons­truir me­jor

Auto Bild - - PRÀCTICO - HAUKE SCHRIEBER @ Au­toBil­dS­pain

LO ÚNI­CO QUE NO PUE­DE HA

CER 1376/ A10- 9 es gri­tar cuan­do le due­le al­go. Es­te

dummy de nom­bre críp­ti­co so­por­ta es­toi­co la he­ri­da abier­ta en su bra­zo, sin el mí­ni­mo mur­mu­llo de que­ja. Un co­che lo ha arro­lla­do a 70 km/h. Y aho­ra, su ra­dio (hue­so del an­te­bra­zo) so­bre­sa­le por su piel de lá­tex.

Los dum­mies nor­ma­les so­lo apor­tan re­gis­tros para com­pro­bar la fuer­za que se ejer­ce so­bre ellos en un ac­ci­den­te con­cre­to. Pe­ro es­tos, de­no­mi­na­dos Bio­fi­del, pue­den re­crear mo­vi­mien­tos hu­ma­nos, rom­per­se los hue­sos o un li­ga­men­to cru­za­do, ras­gar­se la piel, da­ñar­se las vér­te­bras o in­clu­so su­frir un trau­ma­tis­mo cer­vi­cal.

Es de­cir, se pa­re­cen más a las per­so­nas reales que el res­to de los dum­mies para crash

test. ¡Pe­ro bueno, mu­ñe­co! ¡Tu ca­ra es co­mo la de un vi­llano de pe­li, y ba­jo tu piel go­mo­sa pa­re­ce que te hu­bie­ran cons­trui­do en el la­bo­ra­to­rio de Fran­kens­tein! Tal vez no sea nin­gu­na coin­ci­den­cia que el lu­gar de na­ci­mien­to de es­te super

dummy (un han­gar de unos 30 m de lar­go en una zo­na in­dus­trial de Müns­ter, Ale­ma­nia) se lla­me Dummy La­bor. Aquí, la fir19 OC­TU­BRE 2018

ma CTS (Crash Test Ser­vi­ce) rea­li­za prue­bas de co­li­sión se­gún las nor­mas in­ter­na­cio­na­les. A ve­ces, vie­nen ex­per­tos (e in­clu­so, ju­ris­tas) para re­cons­truir de pri­me­ra mano ac­ci­den­tes con da­ños per­so­na­les. CTS ya ha crea­do 40 de es­tas víc­ti­mas ar­ti­fi­cia­les. No so­lo de ace­ro y plás­ti­co, sino con ma­te­ria­les que re­pre­sen­tan me­jor las par­tes del cuer­po: la es­truc­tu­ra de los hue­sos es de una mez­cla de re­si­na epo­xi con pol­vo de alu­mi­nio, para que el dummy Bio­fi­del, tras una co­li­sión, in­clu­so pue­da ser ra­dio­gra­fia­do (en una clí­ni­ca equi­na cer­ca­na).

La si­li­co­na si­mu­la el te­ji­do hu­mano. In­clu­so la es­pi­na dor­sal es­tá com­pues­ta de dis­cos in­de­pen­dien­tes dis­pues­tos a mo­do de vér­te­bras. Por su­pues­to, lle­va ar­ti­cu­la­cio­nes, que sue­len ser las más vul­ne­ra­bles a los im­pac­tos en un ac­ci­den­te. "To­do es­to es fru­to de la co­la­bo­ra­ción con el hos­pi­tal Cha­ri­té, en Ber­lín", me acla­ra Ge­rrit Re­glitz, de CTS. "So­mos ca­pa­ces de cons­truir es­tos dum­mies con las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes y me­di­das exac­tas de una víc­ti­ma real".

CTS no so­lo ven­de es­tos se­mi­hu­ma­nos por unos 20.000 eu­ros. Tam­bién los al­qui­lan (1.900 al día) y los re­pa­ran. La ope­ra­ción de una pier­na ro­ta, por ejem­plo, cues­ta en torno a los 3.500 eu­ros. Una pues­ta a pun­to com­ple­ta son 9.500.

Los dum­mies Bio­fi­del es­tán pre­pa­ra­dos tan­to para re­cons­truir ac­ci­den­tes con co­ches co­mo para ha­cer lo pro­pio cuan­do hay bi­ci­cle­tas y ca­mio­nes im­pli­ca­dos. Pe­ro aún no se han cons­ti­tui­do en una or­ga­ni­za­ción ofi­cial de prue­bas de crash test, co­mo lo es Eu­roNCAP. "Con nues­tros dum-

mies, las es­tre­llas con­ce­di­das a un mo­de­lo po­drían re­sul­tar muy dis­tin­tas", ad­vier­te Re­glitz.

En el fu­tu­ro, cuan­do lle­guen al mer­ca­do los co­ches au­tó­no­mos, es­tos mu­ñe­cos po­drían ser im­pres­cin­di­bles: "Co­mo los ocu­pan­tes ya no irán con­cen­tra­dos tras el vo­lan­te, via­ja­rán en pos­tu­ras y con­di­cio­nes muy di­fe­ren­tes a las ac­tua­les", co­men­ta. Y los Bio­fi­del ya es­tán lis­tos para si­mu­lar­las to­das con fi­de­li­dad.

Por el mo­men­to, nin­gún fa­bri­can­te de co­ches les ha pe­di­do dummy Bio­fi­del. Tal vez, co­mo opi­na Re­glitz, "los re­sul­ta­dos sean de­ma­sia­do rea

les para ellos". To­do lo que sir­va para au­men­tar la se­gu­ri­dad del trá­fi­co es bien­ve­ni­do. Or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Eu­roNCAP de­be­rían con­tra­tar es­tos 'dum­mies' para 'crash-test'. Y tam­bién las mar­cas de co­ches, para sus prue­bas de co­li­sión al desa­rro­llar un mo­de­lo.

En cuan­to lle­gue la con­duc­ción au­tó­no­ma en el fu­tu­ro, 'dum­mies' in­te­li­gen­tes co­mo es­tos se­rán ne­ce­sa­rios" G. Re­glitz, de CTS Un po­co co­mo Fran­kens­tein: Tim Haar­mann mon­ta una mano. En las es­tan­te­rías: imi­ta­cio­nes de vér­te­bras, ar­ti­cu­la­cio­nes y hue­sos. En otra es­tan­cia, los 'dum­mies' son re­cu­bier­tos con lá­tex, para au­men­tar su ca­pa­ci­dad de des­li­za­mien­to y re­crear piel real

Mi­tad mons­truo, mi­tad sal­va­dor: cor­te lon­gi­tu­di­nal de un 'dummy' Bio­fi­del, de CTS

De­ja que los mu­ñe­cos bai­len: Ge­rrit Re­glitz, en­tre un 'dummy' en desa­rro­llo y su Bio­fi­del

Ima­gen du­ra: ro­tu­ra de ar­ti­cu­la­cio­nes del bra­zo de un 'dummy', des­pués de un ac­ci­den­te

la vi­da real, Pa­re­ce te­rri­ble. Y en atro­pe­llo, un tam­bién lo es: en un ca­si co­mo 'dummy' Bio­fi­del reac­cio­na una per­so­na de ver­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.