TE LO ME­RE­CES

En el Mer­ce­des CLS to­do es­tá orien­ta­do a pro­por­cio­nar el má­xi­mo con­fort a con­duc­tor y acom­pa­ñan­tes. Cues­ta ca­si 80.000 eu­ros, pe­ro col­ma­rá to­das tus ex­pec­ta­ti­vas... por al­tas que sean

Auto Bild - - PRUEBAS -

ATI LAS MO­DAS TE DAN BAS­TAN­TE IGUAL. Si­gues sin ver eso de tan­to SUV y de tan­to todoterreno ve­ni­do a me­nos y lo que bus­cas en un co­che es, so­bre to­do, co­mo­di­dad. Ya tie­nes un tra­ba­jo có­mo­do, un ho­gar con­for­ta­ble y, por qué no, bus­cas un vehícu­lo que es­té a la al­tu­ra de tus ex­pec­ta­ti­vas de vi­da. Pues en es­tas pá­gi­nas tie­nes una in­me­jo­ra­ble op­ción, el Mer­ce­des CLS. Una ber­li­na coupé con cier­to ai­re de­por­ti­vo y mu­cho ai­re a co­mo­di­dad ab­so­lu­ta.

Su pre­cio es lo úni­co que te pue­de echar para atrás, pe­ro co­mo he di­cho an­tes, su­pon­go que si te es­tás fi­jan­do en un co­che así, tie­nes un tra­ba­jo có­mo­do... o unos in­gre­sos

có­mo­dos... Tie­nen que ser­lo, por­que lo bueno se pa­ga. Y es­to, te lo ase­gu­ro, es muy bueno. Por eso, no de­bes con­tar con el pre­cio bá­si­co de 77.500 eu­ros, sino con uno al­go más ele­va­do, ya que se­gu­ro que lo quie­res equi­par to­da­vía me­jor. Por ejem­plo, el Kit AMG acen­túa un ca­rác­ter de­por­ti­vo, que se­gu­ro no te des­agra­da, pe­ro que aña­de unos 12.000 eu­ros a la fac­tu­ra...

De se­rie ya tie­ne una do­ta­ción de lo más in­tere­san­te, con fa­ros LED, sis­te­ma de de­tec­ción de sa­li­da in­vo­lun­ta­ria de ca­rril y ser­vi­cios de co­nec­ti­vi­dad y de asis­ten­cia Mer­ce-

des Me Con­nect. A es­to hay que unir otros co­mo la fre­na­da de emer­gen­cia en ciu­dad con de­tec­ción de pea­to­nes, el sis­te­ma de pro­tec­ción de ocu­pan­tes en ca­so de im­pac­to y el re­co­no­ci­mien­to de se­ña­les de trá­fi­co. Pe­ro uno de los dis­po­si­ti­vos más cu­rio­sos es el Ener­gi­zing con­fort con

trol, un sis­te­ma que se adap­ta al es­ta­do de áni­mo del con­duc­tor con­tro­lan­do el cli­ma­ti­za­dor, la mú­si­ca, la ilu­mi­na­ción am­bien­tal y las fra­gan­cias, en­tre otras co­sas. Y es que en el in­te­rior de es­te Mer­ce­des va a ser muy di­fí­cil que te en­cuen­tres mal. To­do a tu al­re­de­dor te re­sul­ta­rá agra­da­ble.

De­lan­te, las gran­des bu­ta­cas te aco­ge­rán co­mo el so­fá de ca­sa o in­clu­so me­jor, ya que por 2.200 eu­ros las pue­des te­ner in­clu­so con ma­sa­je. De­trás, el es­pa­cio es muy bueno, co­mo ves en la fo­to de aba­jo, pe­ro el te­cho se que­da­rá cer­ca si eres al­to. Cla­ro, el di­se­ño a ve­ces sa­cri­fi­ca al­go de con­fort... Y en su ma­le­te­ro, con una ca­pa­ci­dad de 520 li­tros, po­drás me­ter bien to­do el equi­pa­je. In­clu­so pue­des aba­tir los asien­tos tra­se­ros ( tie­nes sen­dos ti­ra­do­res des­de el ma­le­te­ro) para in­tro­du­cir ob­je­tos de más de dos me­tros de lar­go. Su ver­sa­ti­li­dad se com­ple­ta con una aper­tu­ra del por­tón prác­ti­ca­men­te ver­ti­cal y que po­drás com­ple­tar aun­que es­tés muy pe­ga­do a una pa­red.

Lo sien­to, ten­go que sa­car el te­ma: su mo­tor dié­sel, sí... ¿y qué? Es­te seis ci­lin­dros es una ma­ra­vi­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.