NO MA­TA­RÁS, ¿ O SÍ?

El co­che au­tó­no­mo do­mi­na­rá la mo­vi­li­dad en unos años. Cien­tí­fi­cos, so­ció­lo­gos, fi­ló­so­fos, ju­ris­tas, in­ves­ti­ga­do­res del com­por­ta­mien­to y al­gu­nos Es­ta­dos dis­cu­ten so­bre cuá­les de­ben ser las le­yes que ri­jan sus ac­cio­nes y de­ci­sio­nes

Auto Bild - - REPORTAJE -

IMA­GI­NA QUE CON­DU­CES TU

CO­CHE Y TE QUE­DAS sin fre­nos justo al lle­gar a un lu­gar ates­ta­do de pea­to­nes co­mo el de la ima­gen de la iz­quier­da. O atro­pe­llas a va­rios de los vian­dan­tes o lan­zas tu vehícu­lo con­tra un mu­ro: de­bes es­co­ger.

Al­go así ra­ra vez se da, pe­ro en el ca­so de que el que con­du­je­ra fue­ra un ro­bot, gra­cias a su co­nec­ti­vi­dad y ve­lo­ci­dad de pro­ce­sa­mien­to, po­dría lle­gar a eva­luar va­ria­bles co­mo la po­si­ción so­cial de ca­da in­di­vi­duo, su edad, si tie­ne an­te­ce­den­tes pe­na­les, etc. Es­to es lo que, du­ran­te dos años, tres in­ves­ti­ga­do­res del MIT ( Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chus­sets) han pre­gun­ta­do a 2,3 mi­llo­nes de per­so­nas de to­do el mun­do.

En su ex­pe­ri­men­to, pla­nean una se­rie de es­ce­na­rios en los que el co­che siem­pre se ha que­da­do sin fre­nos. En el blo­que de los pri­me­ros 13, los en­cues­ta­dos son ade­más me­ros es­pec­ta­do­res y no re­ci­bi­rían nin­gún da­ño eli­jan lo que eli­jan. Pa­ra se­guir juz­gan­do, se de­be cum­pli­men­tar una en­cues­ta con da­tos y al­gu­nas cues­tio­nes más que ayu­dan a si­tuar tu es­ca­la de va­lo­res. Des­pués, las si­tua­cio­nes em­pie­zan a ha­cer­se ca­da vez más com­ple­jas y pue­den in­cluir la muer­te de los ocu­pan­tes.

An­tes, lo que se plan­tea­ba era una elec­ción mo­ral; aho­ra es éti­ca. Aun­que el es­tu­dio del com­por­ta­mien­to ha­ce tiem­po que re­ca­yó en las cien­cias cog­ni­ti­vas en de­tri­men­to de la fi­lo­so­fía, aquí con­vie­ne di­fe­ren­ciar en­tre éti­ca y mo­ral. La pri­me­ra es la que se en­car­ga de es­tu­diar el bien, al­go que no va­ría con el pa­so del tiem­po; la mo­ral, sin em­bar­go, re­pre­sen­ta el ma­pa de com­por­ta­mien­tos so­cial­men­te acep­ta­bles en una de­ter­mi­na­da cul­tu­ra. Dos ejem­plos sim­ples: la pe­de­ras­tia ( bien vis­ta en la Gre­cia clá­si­ca) o co­rrer de­ma­sia­do con el co­che (ca­si un fac­tor de pres­ti­gio en Es­pa­ña en los 70, 80 y 90). No se­rán 100% in­fa­li­bles De ahí, los sor­pren­den­tes re­sul­ta­dos del es­tu­dio del MIT: a pe­sar de la glo­ba­li­za­ción, la es­ca­la de va­lo­res va­ría se­gún qué re­gio­nes. En po­co tiem­po, los co­ches au­tó­no­mos no so­lo trans­por­ta­rán a gen­te por to­do el mun­do, tam­bién con­vi­vi­rán mu­cho tiem­po con con­duc­to­res de car­ne y hue­so. Aun­que se pre­vé que su efi­ca­cia sea unas 1.000 ve­ces ma­yor que la de los hu­ma­nos al vo­lan­te, es­to no ex-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.