Mu­cho más que es­pa­cio

El bu­que in­sig­nia de Sko­da lle­va en el mer­ca­do unos años y es un usa­do muy bus­ca­do. ¿ Con ra­zón?

Auto Bild - - SEGUNDA MANO -

CUAN­DO HAY QUE MO­VER­SE

EN FA­MI­LIA, lle­ga el ver­da­de­ro es­trés: ¿qué nos lle­va­mos? ¿Qué de­ja­mos? Pa­re­ce in­creí­ble que fa­mi­lias en­te­ras via­ja­ran en un 600. Pe­ro aho­ra, en cuan­to lle­ga el pri­mer hi­jo, ya pien­san en com­prar­se un co­che-au­to­bús. La fa­mi­lia via­ja mu­cho más có­mo­da y re­la­ja­da en un co­che es­pa­cio­so, hay me­nos es­trés y es­to re­dun­da en ma­yor se­gu­ri­dad al vo­lan­te. Y, ade­más, con Sko­da, es­te plus de es­pa­cio no tie­ne por qué re­sul­tar ex­ce­si­va­men­te ca­ro ni apa­ra­to­so.

La ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de es­ta enor­me ber­li­na checa na­ci­da en 2001 - en su ver­sión de 5p- cu­bi­ca en­tre 625 y 1.760 li­tros de ma­le­te­ro, más que la ma­yo­ría de los fa­mi­lia­res del

Con su enor­me es­pa­cio de car­ga, el Su­perb ha­ce que mu­chos fa­mi­lia­res que­den an­ti­cua­dos

mer­ca­do. Y a eso aña­de un es­pa­cio pa­ra las pier­nas de­trás más acor­de con las gran­des ber­li­nas del seg­men­to su­pe­rior. No sor­pren­de, por tan­to, que es­te sea uno de los co­ches más co­di­cia­dos de su seg­men­to en­tre los pa­dres de fa­mi­lia. Tan­to la va­rian­te que ves aquí, co­mo el Com­bi.

A los pri­me­ros Su­perb III ya les to­ca la re­vi­sión. ¿Cuán­to se no­ta la mano del Gru­po Volks­wa­gen en es­te mo­de­lo? ¿Cuán­to de Sko­da que­da en es­te co­che? A ve­ces pa­re­ce que, por una po­lí­ti­ca de em­pre­sa, un Sko­da no de­be ser tan re­fi­na­do co­mo un Volks­wa­gen. Por eso, nun­ca se­rá tan si­len­cio­so co­mo un Pas­sat ni sus puer­tas ten­drán ese so­ni­do tan con­tun­den­te y só­li­do al ce­rrar­se. Pe­ro, di­cho es­to, es sor­pren­den­te lo mu- chí­si­mo que se han acer­ca­do los in­ge­nie­ros en es­te ca­so. Se han que­da­do justo en el lí­mi­te, por­que so­lo los ex­per­tos no­ta­rán las di­fe­ren­cias en el día a día, mien­tras que to­dos per­ci­bi­rán las ven­ta­jas en pre­cio, es­pa­cio y fia­bi­li­dad -otra se­ña de iden­ti­dad de Sko­da-.

Por des­gra­cia, lo­grar unas arran­ca­das sua­ves con su Start-Stop y su cam­bio DSG es ca­si im­po­si­ble; el asis­ten­te de lu­ces lar­gas

reac­cio­na con cier­to re­tar­do y los rui­dos ae­ro­di­ná­mi­cos y de ro­da­du­ra em­pa­ñan un po­co el ex­ce­len­te con­fort ge­ne­ral que ofre­ce en via­jes (su ra­zón de ser). Con sus aho­rra­do­res TDI Eu­ro 6 lo­gra, gra­cias a su de­pó­si­to de 66 li­tros, au­to­no­mías que su­pe­ran los 1.000 km. Con es­to po­drías ha­cer, por ejem­plo, el úl­ti­mo Gi­ro de Ita­lia re­pos­tan­do so­lo tres ve­ces. ¿Quién re­cuer­da to­do lo que pa­ra­ba pa­pá al ir en el 600?

MIOPINIÓN MALTE BÜTTTNER @ Au­toBil­dS­pain El Sko­da Su­perb es un co­che fia­ble, que sor­pren­de por su con­fort y prac­ti­ci­dad. Con los años, man­tie­ne su ca­li­dad. Un con­se­jo: la ber­li­na sa­le más ba­ra­ta que el Com­bi y es muy es­pa­cio­sa.

Sin ta­cha: in­te­rior só­li­do, cla­ro e in­tui­ti­vo en su ma­ne­jo Es­te es el mo­de­lo 2.0 TDI ca­za­do en un con­ce­sio­na­rio de se­gun­da mano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.