¡Ojo! ¿Pin­cha?

To­dos aman al Ci­troën C4 Cac­tus por­que es un co­che muy ori­gi­nal. Pe­ro co­mo usa­do, pue­de ser al­go pro­ble­má­ti­co

Auto Bild - - SEGUNDA MANO -

EL FO­TÓ­GRA­FO Y YO NOS DI

MOS CUEN­TA de lo es­pe­cial que es el Ci­troën C4 Cac­tus cuan­do, al de­jar­lo apar­ca­do fren­te a un su­per­mer­ca­do, dos se­ño­res ma­yo­res se acer­ca­ron y to­ca­ron sor­pren­di­dos los re­cu­bri­mien­tos de las puer­tas ama­ri­llas.

Mien­tras que otras no­ve­da­des con di­se­ños ra­di­ca­les pier­den fue­lle en­se­gui­da, el Ci­troën C4 Cac­tus y sus Air­bumps la­te­ra­les si­guen es- tan­do en el can­de­le­ro cua­tro años des­pués del lan­za­mien­to de es­te mo­de­lo. A día de hoy, hay que de­cir que las ci­fras de ven­tas acom­pa­ñan po­si­ti­va­men­te la arries­ga­da apues­ta de Ci­troën. Es­te mo­de­lo, fa­bri­ca­do en la plan­ta ma­dri­le­ña de Vi­lla­ver­de, mez­cla un di­se­ño di­fe­ren­te con un con­cep­to mi­ni­ma­lis­ta que no lo vuel­ve aus­te­ro, sino sim­pá­ti­co. Las co­rreas co­mo ti­ra­do­res de las puer­tas, los plás­ti­cos sen­ci­llos y las ven­ta­ni­llas tra­se­ras, que so­lo se pue­den des­pla­zar un po­co ha­cia fue­ra, pe­ro no ba­jan ni su­ben, son cla­ros gui­ños al 2 CV. De­ta­lles que hoy, con el pa­so del tiem­po, si­guen gus­tan­do.

Una bo­ca de car­ga de­ma­sia­do ele­va­da, el res­pal­do tra­se­ro que úni­ca­men­te se pue­de aba­tir de una pie­za y una po­bre ilu­mi­na­ción in­te­rior en las pla­zas de­lan­te­ras son co­sas que no re­sul­tan tan sim­pá­ti­cas. Ni la pan­ta­lla cen­tral, cu­yo ma­ne­jo es bas­tan­te com­pli­ca­do. ¿Quién quie­re na­ve­gar por me­nús y sub­me­núes pa­ra al­go tan sen­ci­llo co­mo ajus­tar la tem­pe­ra­tu­ra del cli­ma­ti­za­dor?

Va­ya­mos a los Air­bumps, se­ña de iden­ti­dad del C4 Cac­tus. No son so­lo es­té­ti­cos, sino que tie­nen una cla­ra fun­ción: ab­sor­ber im­pac­tos de has­ta 3 km/h. El mo­tor de ga­so­li­na Pu­reTech de 82 CV es una op­ción muy equi­li­bra­da. Pe­ro so­lo en­con­tra­rás di­ver­sión al vo­lan­te con la ver­sión de 110 CV, que gra­cias a sus ge­ne­ro­sos 205 Nm de par te aho­rra mu­chas re­duc­cio­nes de mar­cha. El mo­tor dié­sel de 100 CV re­sul­ta muy in­tere­san­te si sue­les ha­cer mu­chos ki­ló­me­tros al año.

El cha­sis y los asien­tos tie­nen un en­fo­que orien­ta­do ha­cia el con­fort, y su es­pa­cio in­te­rior es su­fi­cien­te pa­ra cua­tro ocu­pan­tes. ¿Quién ne­ce­si­ta más ha­bi­ta­bi­li­dad?

Tras un día de fo­tos, el Cac­tus nos ha ga­na­do el co­ra­zón. An­tes de des­pe­dir­nos, no pu­di­mos evi­tar­lo: to­ca­mos sus Air­bumps por úl­ti­ma vez. Eso sí, tie­nes que pres­tar mu­cha aten­ción al óxi­do.

To­do me­nos ano­dino: el C4 Cac­tus con sus 'Air­bumps' la­te­ra­les es tan 'chic' co­mo práctico pa­ra la ciu­dad

Co­rreas en lu­gar de ti­ra­do­res, dos mo­ni­to­res y nu­me­ro­sos hue­cos por­taob­je­tos. El sal­pi­ca­de­ro es muy ori­gi­nal, pe­ro los aca­ba­dos son dis­cre­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.