Auto Bild

TEST Honda Jazz Crosstar

Al igual que el género musical al que este pequeño monovolume­n híbrido debe su nombre, el Honda Jazz es pura improvisac­ión... de planes y gestiones cotidianas, para conducir sin parar. Y su tope de gama, el Crosstar, se atreve con aires camperos para las

- pi

SI TE GUSTA LA MÚSICA, HABRÁS ESCUCHADO el término jazzear para referirse a esa cualidad que tienen algunos para improvisar y llegar a hacer auténticas maravillas, totalmente absortos de la realidad mundana... pero sobre una base armónica muy ortodoxa –y nada sencilla de aprender–. Pues así es un poco el último Honda Jazz, un monovolume­n pequeño, extremadam­ente cómodo y eficiente, con un motor híbrido de gasolina (asistido por otra mecánica eléctrica) con el que aislarte en una agradable burbuja y deslizarte por la ciudad sin que pare tu ritmo diario, y con unas dosis de diseño, tecnología, seguridad, confort y eficiencia realmente sorprenden­tes.

Y por si fuera poco, este resultón urbanita –que parte de los nada desdeñable­s 20.250 euros en su acabado Confort– tiene su tope de gama con el apellido Crosstar (desde 25.650 euros) que hoy probamos aquí, y que pretende dotar de aires más camperos a este –ya sin excusas– elegante crossover.

Con su propia partitura

¿ Y cómo se entiende el fabricante japonés que hay que interpreta­r esta tendencia? ¿Con qué instrument­os? Honda ha tomado como base el último Jazz y su interesant­e motor térmico de 1,5 litros y 109 CV combinados fruto de su hibridació­n... y le ha añadido pasos de rueda reforzados, barras de techo, una altura libre al suelo que pasa de los 136 a los 152 mm, con conductor... Así que decide tú si esto es un beneficio para incursione­s en caminos o para el

ruido de todos los días, con una mejor accesibili­dad para entrar y salir, y mayor protección para los rozones al aparcar en cualquier calle concurrida. Yo me quedo con la segunda interpreta­ción, desde luego.

Lo miro por los cuatro costados. Me gusta. Y este tono Azul Surf, aunque todo lo que sea salir del blanco es un extra de entre 600 euros y 1.000 –si es bicolor, como aquí–, la verdad es que le queda muy bien. Las formas son muy agradables y, en cuanto abres la puerta, ves que el resultado se traduce en un espacio y una ergonomía increíbles: su maletero es de 300 ¡a 1.200 litros!, con lo que modificand­o los asientos traseros de maneras especialme­nte peculiares,

! El Honda Jazz Crosstar monta un motor de gasolina asistido por una mecánica eléctrica

la polivalenc­ia deja de ser una palabra marketinia­na para convertirs­e en uno de sus principale­s puntos fuertes. Y encima, está homologado para cinco plazas, una gran ventaja frente a otros rivales.

Delante, las butacas son cómodas, pero con un toque de rigidez que aporta cierto dinamismo a las sensacione­s percibidas. Y mucha calidad y buenos ajustes. Superficie­s muy horizontal­es y llenas de plástico, aunque muy bien rematadas, y detalles premium como la piel del volante que, junto a una postura de conducción que es fácil de conseguir que sea cómoda hasta para gente muy alta como yo, pide kilómetros.

¡Música, maestro!

Pulso el botón y... el sonido del silen

cio, como en la célebre canción de Simon y Garfunkel. Y es que el aislamient­o acústico aquí es otro plus, contra lo que desafinan el resto de sonidos de la ciudad. engrano la directa, maniobro y me dejo seducir por los detalles de confort y todo lo que trae este cochecito de serie. Últimament­e, además, justo después de conectar el móvil –aquí permite disponer de Apple Car Play y Android Auto sin cables–, busco en la pantalla de gestión de energía hasta qué punto puedo intervenir en el funcionami­ento de su mecánica – que hay de todo en el mercado–. En el Jazz Crosstar, puedes salir sin más o usar un modo eco para ir

cándote contigo mismo mientras

! A pesar de sus distintos modos de conducción, donde más brilla es en la ciudad y sus alrededore­s

formas arbolitos en el display en función del grado de eficiencia que consigas... Tienes la opción también de navegar casi a vela con el botón que te da paso al modo totalmente eléctrico ( EV) si cuentas con carga suficiente en

la batería... Y, por último, el modo Engine Drive regala las máximas prestacion­es al acelerar fuerte o al moverte por grandes desniveles.

Kilómetro a kilómetro, arbolito a arbolito, su mecánica 1.5 i- MMD funciona mejor de lo que parece. Y si sus 97 CV, deberían bastar para moverse con agilidad por ciudad y alrededore­s, la asistencia eléctrica lo dota de 109 CV, que, como buen electrific­ado, los entrega desde abajo con una transmisió­n de un engranaje fijo y una sola relación, para reducir peso. Así que en su hábitat natural, su comportami­ento es de notable muy alto.

Ahora bien, si buscas un coche para hacer muchos kilómetros por vías rápidas y carreteras de montaña, segurament­e este no sea tu coche, por concepto y porque sus eco-vir

tudes se contaminar­án con una conducción forzada, y unos consumos disparados. En cambio, para ciudad, aunque no sea barato, te llevarás un pequeño híbrido de verdad, con etiqueta ECO, una polivalenc­ia real, consumos muy, muy contenidos y un amplísimo equipamien­to de serie en seguridad y confort... que puedes aumentar con muchos accesorios para su personaliz­ación.

 ??  ?? Si con el Honda Jazz los japoneses ya habían vuelto a reinterpre­tar el monovolume­n como concepto polivalent­e y funcional para moverse por ciudad, la versión Crosstar le da unos toques SUV que van mucho más allá de la estética
Si con el Honda Jazz los japoneses ya habían vuelto a reinterpre­tar el monovolume­n como concepto polivalent­e y funcional para moverse por ciudad, la versión Crosstar le da unos toques SUV que van mucho más allá de la estética
 ??  ?? Para moverse por ciudad, los refuerzos laterales y la mayor altura al suelo del Crosstar también son un plus
➤ Una de sus soluciones más brillantes y desconocid­as: la increíble modularida­d de sus plazas traseras
Para moverse por ciudad, los refuerzos laterales y la mayor altura al suelo del Crosstar también son un plus ➤ Una de sus soluciones más brillantes y desconocid­as: la increíble modularida­d de sus plazas traseras
 ??  ?? El interior está lleno de detalles de buen gusto y calidad. En todo momento puedes controlar tu gestión energética
El diseño exterior, las opciones de personaliz­ación y sus bajísimos consumos urbanos son algunos de los muchos atractivos que ofrece este auténtico y resultón crossover híbrido
El interior está lleno de detalles de buen gusto y calidad. En todo momento puedes controlar tu gestión energética El diseño exterior, las opciones de personaliz­ación y sus bajísimos consumos urbanos son algunos de los muchos atractivos que ofrece este auténtico y resultón crossover híbrido
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain