Iván Ares prue­ba el... HYUNDAIi30 N

MANO A MANOHYUNDAI NUN­CA HA­BÍA TE­NI­DO UNA PRE­SEN­CIA DE­MA­SIA­DO FUER­TE EN EL MER­CA­DO DE LOS CO­CHES DE AL­TAS PRES­TA­CIO­NES. PE­RO AHO­RA, CON EL I30 N PUE­DE HA­CER FREN­TE A LOS ME­JO­RES COM­PAC­TOS DE­POR­TI­VOS. 34.400e 1.998 cc 275 CV 250 km/h 0-100 km/h: 6,1 seg. 7

Autofacil - - MANO A MANO - Tex­to: E. Alon­so Fotos: Fer­nan­do He­rranz

Cuan­do una mar­ca de co­ches de­di­ca con asi­dui­dad par­te de sus es­fuer­zos a la com­pe­ti­ción, lo que sue­le su­ce­der es que aca­ba por pre­sen­tar al­gún mo­de­lo de ca­lle que ha­ce 'ba­bear' a los entusiastas de los de­por­ti­vos. Hyun­dai es un buen ejem­plo. La mar­ca co­rea­na co­men­zó desa­rro­llan­do copas mo­no­mar­ca de cir­cui­tos en los años 90 y, des­pués, se

in­tro­du­jo de lleno en los rall­yes, lle­gan­do in­clu­so al cam­peo­na­to mun­dial.

Y, aun­que en su his­to­rial po­de­mos en­con­trar al­gu­nos de­por­ti­vos de ca­lle in­tere­san­tes, co­mo el Gé­ne­sis Coupé de 2009, Hyun­dai nun­ca ha­bía dis­pues­to en su ga­ma de un de­por­ti­vo ca­paz de es­tar a la al­tu­ra de los me­jo­res de su seg­men­to, co­mo el VW Golf GTI Per­for­man­ce, el Seat León Cu­pra o el Peu­geot 308 GTI.

Una muy gra­ta sor­pre­sa

Y aquí es don­de en­tra en es­ce­na el i30 N

Per­for­man­ce, que co­mo te es­tás ima­gi­nan­do es la va­rian­te más de­por­ti­va del com­pac­to i30. Por fue­ra, pue­des dis­tin­guir­lo por los pa­sos de rue­da le­ve­men­te

en­san­cha­dos, los pa­ra­gol­pes es­pe­cí­fi­cos, los fal­do­nes, el ale­rón pos­te­rior, el es­ca­pe do­ble o las llan­tas de 19". Ade­más, el color azul ce­les­te, que cues­ta 450 eu­ros, es es­pe­cí­fi­co pa­ra el i30 N.

Den­tro, tam­bién hay bas­tan­tes ele­men­tos que le des­mar­can de un i30 nor­mal, co­mo la ins­tru­men­ta­ción, los asien­tos de­por­ti­vos, el vo­lan­te, el po­mo

del cam­bio o los guar­ne­ci­dos del sal­pi­ca­de­ro. To­do es­to es de agra­de­cer, ya que la ma­yo­ría de sus ri­va­les no cuen­tan en el ha­bi­tácu­lo con tan­tos de­ta­lles que les

di­fe­ren­cien del res­to de sus ga­mas. La ca­li­dad de ma­te­ria­les que se per­ci­be es bas­tan­te ele­va­da y la pos­tu­ra de con­duc­ción re­sul­ta ade­cua­da pa­ra prac­ti­car

una con­duc­ción de­por­ti­va, so­bre to­do por un asien­to que, con sus ge­ne­ro­sas 'ore­je­ras', te su­je­ta el cuer­po muy bien.

El so­ni­do del mo­tor es un as­pec­to muy sub­je­ti­vo, pe­ro tam­bién es uno de los más im­por­tan­tes en un co­che que pre­ten­de pro­vo­car un au­men­to de tus pul­sa­cio­nes ca­da vez que pre­sio­nes el bo­tón de arran­que. Y es­te ca­pí­tu­lo es­tá re­suel­to de for­ma im­pe­ca­ble en el i30 N

Per­for­man­ce. Cuan­do po­nes en mar­cha el mo­tor 2.0 tur­bo, un fuer­te ala­ri­do ema­na de los es­ca­pes, y con só­lo aca­ri­ciar el pe­dal del ace­le­ra­dor es­cu­cha­rás un agre­si­vo ru­gi­do mu­cho más bo­ni­to que el de la ma­yo­ría de sus com­pe­ti­do­res.

El cam­bio ma­nual de seis ve­lo­ci­da­des -no lo hay au­to­má­ti­co- tie­ne un tac­to pé­treo y de re­co­rri­dos cortos. La di­rec­ción tam­bién va un po­co más du­ri­ta que la de un i30 nor­mal... To­do ello ayu­da a in­cre­men­tar esa sen­sa­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.