JUAN HUR­TA­DO

CREA­DOR DE LA MAR­CA GRA­NA­DI­NA HUR­TAN, ES­PE­CIA­LIS­TA EN CO­CHES DE CA­PRI­CHO

Autofacil - - SUMARIO -

Con una pre­sen­cia dis­cre­ta en el re­cien­te Sa­lón Clas­si­cAu­to (Pa­be­llón de Cris­tal de la Ca­sa de Cam­po de Ma­drid) el nue­vo mo­de­lo Aut­hor de la mar­ca Hur­tan ejer­ció, sin em­bar­go, una atrac­ción de lu­jo; por mi par­te con­ver­ti­da en sor­pre­sa, ho­nor y sa­tis­fac­ción. Tres pa­la­bras ne­ce­sa­rias pa­ra ex­pre­sar mi áni­mo al re­ci­bir el en­car­go de es­cri­bir un pró­lo­go pa­ra el li­bro de­di­ca­do a la vi­da y mi­la­gros de la mar­ca gra­na­di­na Hur­tan du­ran­te los vein­ti­cin­co años de pro­duc­ción, ima­gi­na­ción y es­fuer­zo de su crea­dor, Juan Hur­ta­do Gon­zá­lez.

Siem­pre he si­do ad­mi­ra­dor de la ha­bi­li­dad de los me­cá­ni­cos y cha­pis­tas es­pa­ño­les. Pre­ci­sa­men­te por res­pe­to a es­tos tra­ba­jos se me ocu­rrió edi­tar la re­vis­ta 'Au­to­me­cá­ni­ca' en los pri­me­ros años de mi aven­tu­ra pe­rio­dís­ti­ca ma­dri­le­ña. El éxi­to ob­te­ni­do des­de sus prin­ci­pios fue por obra y gra­cia de dos inol­vi­da­bles fi­gu­ras: An­to­nio Madueño (abo­ga­do, pro­pie­ta­rio de un ta­ller y de una mi­na de car­bón) y el ge­nial pro­ba­dor Ar­tu­ro de An­drés Urrutia, en aquel en­ton­ces es­tu­dian­te de in­ge­nie­ría.

En la ac­tua­li­dad, el en­car­go del pró­lo­go pa­ra el li­bro so­bre los Hur­tan y su crea­dor, me ha pro­du­ci­do una gra­ta emoción pro­fe­sio­nal. Ade­lan­to al­gu­nos pá­rra­fos de ese tex­to y, al mis­mo tiem­po, re­co­mien­do a nues­tros lec­to­res ha­cer­se con un ejem­plar de es­ta cu­rio­sa his­to­ria bio­grá­fi­ca; a pu­bli­car en es­te mis­mo año.

Si es­te li­bro es­tá en sus ma­nos por de­vo­ción al au­to­mó­vil, con el de­seo de co­no­cer có­mo na­ció y cre­ció la aven­tu­ra de los gra­na­di­nos co­ches Hur­tan, real­men­te va a dis­fru­tar su lec­tu­ra y no du­da­rá en re­co­men­dar­lo a esos ami­gos coin­ci­den­tes en el gus­to por los vehícu­los so­ña­dos o ca­si úni­cos.

La his­to­ria del cons­truc­tor es­pa­ñol Juan Hur­ta­do Gon­zá­lez es dig­na de ser co­no­ci­da y me­re­ce­do­ra de la má­xi­ma di­fu­sión en la se­gu­ri­dad de ofre­cer emoción e in­te­rés al des­cu­brir su desa­rro­llo pa­so a pa­so.

Te­ner una ilu­sión y ha­cer­la reali­dad, al aso­ciar la pro­pia con­fian­za con el es­fuer­zo per­so­nal del tra­ba­jo bien apren­di­do, sig­ni­fi­ca la ob­ten­ción del ma­yor pre­mio ima­gi­na­ble. Juan Hur­ta­do, pro­ta­go­nis­ta de es­te li­bro, se em­pe­ñó en com­pe­ne­trar­se con ca­da por­qué y pa­ra qué de la me­cá­ni­ca y el tra­ta­mien­to de la cha­pa, co­mo se pue­de ver en su bio­gra­fía.

En to­das las eta­pas de nues­tra em­pre­sa edi­to­rial, ya se­xa­ge­na­ria, siem­pre he­mos con­ta­do con re­dac­to­res y co­la­bo­ra­do­res con do­mi­nio pro­fun­do de las mar­cas y de su his­to­ria. Uno de ellos co­men­zó co­mo lec­tor es­tu­dio­so de nues­tros tí­tu­los y aca­bó doc­to­rán­do­se en Me­di­ci­na y en co­no­ci­mien­tos del au­to­mó­vil. Tie­ne un pi­so en

Lu­go des­ti­na­do en ex­clu­si­va a bi­blio­te­ca del Mo­tor. Me re­fie­ro al doc­tor Ra­món

Ro­ca Ma­se­da.

Al co­no­cer mi de­seo de pro­lo­gar es­te li­bro so­bre Hur­tan, me re­ga­ló una de­li­cio­sa char­la so­bre la mar­ca de Gra­na­da, com­pa­rán­do­la con otras de dis­tin­tos paí­ses, lan­za­do­ras de im­por­tan­tes mo­de­los pro­du­ci­dos en pe­que­ñas se­ries.

Se re­fi­rió Ra­món Ro­ca a las nor­te­ame­ri­ca­nas Gas­light Mo­tors y Su­rrey, crea­do­ras, en la dé­ca­da de 1960, de ré­pli­cas singulares co­mo el Ram­bler (de 1902) y el Olds­mo­bi­le Cur­ved Dash (de 1903) y al sor­pren­den­te Fer­ve­lec­tric de 1968, eléc­tri­co es­pa­ñol con lí­neas del si­glo XIX ba­sa­das en el men­cio­na­do Ram­bler.

Tam­bién nos des­cri­bió el Mer­ce­des SSK de 1928, re­pro­du­ci­do con bas­tan­te fi­de­li­dad en el pri­mer Ex­ca­li­bur de 1964. Y nos re­cor­dó cuan­do en Es­pa­ña, en­tre los años 1969 y 1981, se im­pu­so la ten­den­cia de re­pro­du­cir mo­de­los de au­to­mó­vi­les clá­si­cos co­mo los Lo­tus Se­ven y BMW 328, en 1972, o los Au­to Ré­pli­ca de 1981, ins­pi­ra­dos en el MG TD.

Aque­llos co­ches re­me­mo­ra­dos por Ra­món Ro­ca con­vi­vie­ron con los pri­me­ros au­to­mó­vi­les Hur­tan a prin­ci­pios de los años 90 y tan­to unos co­mo otros hoy ya son con­si­de­ra­dos au­tén­ti­cos clá­si­cos. Aun­que en el ca­so de Hur­tan la pro­duc­ción con­ti­nuó y, en la ac­tua­li­dad, dis­po­ne de una ga­ma ya con­so­li­da­da y pro­yec­tos muy am­bi­cio­sos.

Aun tra­tán­do­se de mo­de­los de fa­bri­ca­ción ar­te­sa­nal y, por tan­to, de pro­duc­ción li­mi­ta­da, mis hi­jos Car­los y Juan, en la ac­tua­li­dad pre­si­den­te y director ge­ne­ral de nues­tra edi­to­rial, de­ci­die­ron in­cluir los Hur­tan en la sec­ción de pre­cios de Au­to­fá­cil y en la web au­to­fa­cil.es con si­mi­lar tra­ta­mien­to al de­di­ca­do a to­das las de­más mar­cas. Me pa­re­ció una decisión im­pac­tan­te y res­pe­tuo­sa con quie­nes han da­do mues­tras de su es­fuer­zo pa­ra es­tar con mo­des­ta dig­ni­dad en el Mer­ca­do.

Así, cuan­do los res­pon­sa­bles de es­te li­bro me pro­pu­sie­ron con­tri­buir con un pró­lo­go, he acep­ta­do el en­car­go con gra­ti­tud. Y fe­li­ci­to a quie­nes han de­ci­di­do su pu­bli­ca­ción, por­que cuan­to se di­ce en él ha­ce jus­ti­cia a Juan Hur­ta­do y a su tra­ba­jo co­mo fa­bri­can­te de au­to­mó­vi­les.

En mi fue­ro in­terno me di­go con emoción: unos co­ches fa­bri­ca­dos en Gra­na­da me­re­cen ser, co­mo son, pu­ra poe­sía. Sue­ños con­ver­ti­dos en reali­dad.

PRO CO­MU­NI­CA­CIÓN MO­TOR 1951 DEL DES­DE EDI­TOR 1956 Y DES­DE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.