PORS­CHE 718 CAY­MAN GTS

● 88.822e ● 2.497 cc ● 365 CV ● 290 km/h ● 0-100 km/h: 4,1 seg. ● 8,2 l/100 km SI TE COM­PRAS UN PORS­CHE CAY­MAN, TE EN­CON­TRA­RÁS CON UN AM­PLIO LIS­TA­DO DE OP­CIO­NES CA­PA­CES DE CON­SE­GUIR QUE NO HA­YA OTRO CO­CHE IGUAL QUE EL TU­YO. SIN EM­BAR­GO, HAY UNAS CUAN­TAS

Autofacil - - TU OPINIÓN - Tex­to: J. Cou­to

Al­gu­nos co­ches pa­re­cen ha­ber na­ci­do con un úni­co ob­je­ti­vo. Es el ca­so del Pors­che Cay­man, un mo­de­lo que vio la luz en 2006 co­mo la ver­sión coupé del Boxster. Sin em­bar­go, el Cay­man es mu­cho más que la va­rian­te ce­rra­da del Pors­che más pe­que­ño; es, en reali­dad, uno de los me­jo­res mo­de­los que exis­ten pa­ra dis­fru­tar de la con­duc­ción en el más am­plio sen­ti­do de la pa­la­bra.

Aho­ra, la mar­ca ale­ma­na aca­ba de po­ner a la ven­ta la ver­sión GTS del 718 Cay­man. Crea­da so­bre la ba­se del 718 Cay­man S y ca­rac­te­ri­za­da por con­tar con más equipamiento y al­gu­nas me­jo­ras me­cá­ni­cas, su ob­je­ti­vo es el de con­ver­tir­se en el Cay­man más re­don­do que se pue­de en­con­trar en un con­ce­sio­na­rio de la mar­ca.

Por fue­ra es fá­cil re­co­no­cer­lo. Su ca­rro­ce­ría coupé de 4,39 m -exac­ta­men­te lo mis­mo que un Ford Fo­cus RS- se di­fe­ren­cia por con­tar con al­gu­nos de­ta­lles en ne­gro bi­llan­te, tono que lle­ga a las llan­tas de 20 pul­ga­das, el es­ca­pe o al­gu­nos re­ma­tes en los pa­ra­gol­pes o en las to­mas de ai­re del mo­tor, jus­to de­trás de las puer­tas.

En el in­te­rior, las mo­di­fi­ca­cio­nes afec­tan al ta­pi­za­do del vo­lan­te, del cam­bio o de gran par­te de los asien­tos, que es­tán fo­rra­dos en Al­cán­ta­ra. Por lo de­más, el GTS apro­ve­cha el res­to del sal­pi­ca­de­ro del Cay­man S, que des­ta­ca por ofre­cer una pos­tu­ra de con­duc­ción de lo más de­por­ti­va. Es de­cir, se va sen­ta­do muy ba­jo, con las pier­nas ca­si es­ti­ra­das por com­ple­to, y con el vo­lan­te co­lo­ca­do en una po­si­ción muy ver­ti­cal.

Fren­te a no­so­tros, la ca­rac­te­rís­ti­ca ins­tru­men­ta­ción se di­vi­de en tres gran­des círcu­los. El cen­tral, que es el más gran­de, es­tá pre­si­di­do por el cuen­ta­rre­vo­lu­cio­nes, mien­tras que el de la iz­quier­da que­da pa­ra el ve­lo­cí­me­tro y el de la de­re­cha pa­ra un com­ple­to dis­play di­gi­tal que ha­ce las ve­ces de or­de­na­dor de a bor­do. Es­te úl­ti­mo se pue­de con­fi­gu­rar pa­ra que mues­tre da­tos de na­ve­ga­ción, de la ra­dio, de fun­cio­na­mien­to del mo­tor, de fuer­zas G en las cur­vas y en las ace­le­ra­cio­nes...

De to­dos los man­dos, el más lla­ma­ti­vo es uno cir­cu­lar que hay en el cua­dran­te in­fe­rior de­re­cho del vo­lan­te. Per­mi­te ele­gir en­tre cua­tro mo­dos de con­duc­ción: Nor­mal, Sport, Sport+ e Individual, y en fun­ción del se­lec­cio­na­do, va­ría el re­gla­je de la sus­pen­sión adap­ta­ti­va y de la di­rec­ción, del di­fe­ren­cial tra­se­ro con­tro­la­do elec­tró­ni­ca­men­te, la res­pues­ta del ace­le­ra­dor...

In­de­pen­dien­te­men­te del mo­do se­lec­cio­na­do, el Cay­man GTS es siem­pre un mo­de­lo con un mar­ca­do ca­rác­ter ra­cing,

que se va in­cre­men­tan­do con­for­me va­mos eli­gien­do los más de­por­ti­vos.

El mo­tor 2.5 tur­bo de 365 CV del GTS tie­ne una bue­na res­pues­ta, aun­que se mues­tra un po­co más in­ten­so a par­tir de 4.500 rpm. Lo cier­to es que res­pon­de con tal pro­gre­si­vi­dad que, por mo­men­tos, te pue­de ha­cer pen­sar que no re­sul­ta tan rá­pi­do co­mo lo es en reali­dad, pues es­te GTS ace­le­ra de 0 a 100 km/h en 4,1 se­gun­dos. Su so­ni­do es di­fe­ren­te. Ya no sue­na co­mo los an­te­rio­res pro­pul­so­res de seis ci­lin­dros opues­tos; aun­que en Pors­che han tra­ba­ja­do du­ro pa­ra que aho­ra, con cua­tro ci­lin­dros, el so­ni­do si­ga sien­do muy ca­rac­te­rís­ti­co. La par­te po­si­ti­va del mo­tor es que su con­su­mo real es bas­tan­te ra­zo­na­ble; a ve­lo­ci­dad nor­mal se pue­de man­te­ner en torno a los 8 l/100 km, pe­ro si va­mos al rit­mo al que in­vi­ta el 718, lo su­yo es ron­dar los 11-12 l/100 km.

Es­te aca­ba­do pue­de ir aso­cia­do a un cam­bio ma­nual de seis mar­chas de tac­to du­ro, me­tá­li­co y muy pre­ci­so. Y, por 316 eu­ros más, pue­de in­cor­po­rar el au­to­má­ti­co PDK de sie­te re­la­cio­nes de es­ta prue­ba, que des­ta­ca por ser tan rá­pi­do co­mo sua­ve en los cam­bios de mar­cha. Ade­más, fun­cio­na tan bien en ma­nual co­mo en au­to­má­ti­co, pues en los mo­dos más de­por­ti­vos mues­tra una gran fa­ci­li­dad pa­ra man­te­ner el mo­tor siem­pre en la zo­na de me­jor ren­di­mien­to.

Pe­ro si hay al­go que de ver­dad ha­ce es­pe­cial al Cay­man es su com­por­ta­mien­to. Su con­di­ción de trac­ción tra­se­ra y mo­tor cen­tral, jun­to con los es­que­mas McPher­son en am­bos ejes, le con­vier­ten en un mo­de­lo ideal pa­ra dis­fru­tar con­du­cien­do en una ca­rre­te­ra de cur­vas. La di­rec­ción es muy pre­ci­sa, cam­bia de tra­yec­to­ria con una fa­ci­li­dad pas­mo­sa, su ca­pa­ci­dad de trac­ción cuan­do se ace­le­ra fon­do a la sa­li­da de las cur­vas es bue­ní­si­ma, la sus­pen­sión es fir­me pe­ro fil­tra bien las irre­gu­la­ri­da­des del as­fal­to y los fre­nos son po­ten­tes e inago­ta­bles.

El re­sul­ta­do es tan bueno que, en la prác­ti­ca, es di­fí­cil en­con­trar otro co­che

que se desen­vuel­va tan bien en es­te ti­po de tra­za­dos. Mien­tras que man­ten­ga­mos el con­trol de es­ta­bi­li­dad co­nec­ta­do, es un co­che re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo de lle­var de­pri­sa. Si nos atre­ve­mos a des­co­nec­tar­lo e in­ten­ta­mos ex­plo­rar sus lí­mi­tes, nos se­gui­re­mos en­con­tran­do con un vehícu­lo muy efi­caz, pe­ro con unas reac­cio­nes que exi­gen unas ma­nos ex­per­tas.

Que­da por ana­li­zar el pre­cio. Es­te Pors­che 718 Cay­man GTS PDK va­le 88.822 e, que son 12.500 más que un

e

Cay­man S con cam­bio PDK. ¿Mu­cho? Bueno, te­nien­do en cuen­ta que te lle­vas un Cay­man más po­ten­te, más equi­pa­do y más es­pe­cial, la di­fe­ren­cia es­tá jus­ti­fi­ca­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.