CON­TA­MI­NA­CIÓN PREO­CU­PAN­TE

EL GRAN PE­LI­GRO DE LAS COLILLAS DE CI­GA­RRI­LLOS

Autofacil - - SUMARIO - En­ri­que Her­nán­dez-Lui­ke Pre­si­den­te Edi­tor

La con­ta­mi­na­ción pro­gre­si­va en nues­tro pla­ne­ta es una preo­cu­pa­ción en bus­ca de so­lu­cio­nes ur­gen­tes. La pri­me­ra: re­du­cir las emi­sio­nes de los vehícu­los a mo­tor. Es­te es un te­ma en pleno es­tu­dio por los mi­nis­tros de me­dio am­bien­te de la Unión Eu­ro­pea. De mo­men­to se ha pac­ta­do ba­jar un 35% el CO2 an­tes de 2030.

La me­di­da de pe­na­li­zar con im­pues­tos pue­de en­con­trar la res­pues­ta ade­cua­da en los fa­bri­can­tes de vehícu­los, ca­pa­ces de avan­ces téc­ni­cos su­fi­cien­tes pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes. Una es­pe­ran­za re­cien­te­men­te ma­ni­fes­ta­da co­mo pro­ba­ble por el pre­si­den­te de Mer­ce­des-Benz, Ro­land Schell.

Los pro­ble­mas me­dioam­bien­ta­les, sin em­bar­go, no son ex­clu­si­vos del dié­sel. Tam­bién el ta­ba­co ha de­mos­tra­do te­ner su in­fluen­cia ne­fas­ta.

Aun­que no soy fu­ma­dor, he vi­vi­do la ex­pe­rien­cia de an­te­pa­sa­dos míos afec­ta­dos por su adic­ción al ta­ba­co. De ver­dad, lo su­fi­cien­te pa­ra no sim­pa­ti­zar con él. Aca­bo de leer la no­ti­cia de es­tar con­si­de­ra­da co­mo prin­ci­pal con­ta­mi­na­ción mun­dial las to­ne­la­das de colillas arras­tra­das por al­can­ta­ri­llas y ríos a to­dos los ma­res del mun­do. ¿Có­mo cor­tar el pro­ble­ma? ¿Con im­pues­tos, con mul­tas, con prohi­bi­cio­nes, con di­vul­ga­ción alec­cio­na­do­ra? Des­de el mo­des­to es­pa­cio de mi car­ta a los lec­to­res, ten­go po­ca opor­tu­ni­dad pa­ra ma­ni­fes­tar­me con­tra es­ta la­cra, pe­ro sí quie­ro ha­cer un rue­go al con­duc­tor fu­ma­dor: Cuan­do só­lo te que­de la co­li­lla en­tre los de­dos, usa el ce­ni­ce­ro. No sa­ques la mano por la ven­ta­ni­lla pa­ra de­jar­la caer ca­sual­men­te.

A tra­vés de In­ter­net des­cu­bro el pro­yec­to LI­BE­RA de SEOBir­dLi­fe y Ecoem­bes.

Ac­ce­do al es­pa­cio web www.pro­yec­to­li­be­ra.org e in­tro­duz­co la pa­la­bra “colillas” en el bus­ca­dor. Son sor­pren­den­tes al­gu­nas ci­fras –por sí so­las sig­ni­fi­can con­de­nas con­tra el ta­ba­co–: ca­da año, los ha­bi­tan­tes del pla­ne­ta Tie­rra fu­man seis bi­llo­nes de ci­ga­rri­llos y, de ellos, cua­tro bi­llo­nes y me­dio de colillas que­dan re­par­ti­das por el cam­po, los bos­ques, el mon­te y, so­bre to­do, por ríos, la­gos, ma­res y océa­nos.

A ve­ces, de­ma­sia­do a me­nu­do, colillas aún en­cen­di­das son cau­sa de gra­ves in­cen­dios. Ade­más, las sus­tan­cias en sus fil­tros aca­ban di­suel­tas en el agua y su­po­nen un tó­xi­co per­ma­nen­te pa­ra dis­tin­tas es­pe­cies acuá­ti­cas. Ba­lle­nas, del­fi­nes, tor­tu­gas, rep­ti­les y aves son a me­nu­do víc­ti­mas por la in­ges­tión de es­tos ele­men­tos no bio­de­gra­da­bles: sus es­tó­ma­gos se co­lap­san, dán­do­les sen­sa­ción de sa­cie­dad y mue­ren por ina­ni­ción.

Re­co­mien­do vi­si­tar el si­tio ci­ta­do pa­ra es­tar al tan­to del pro­ble­ma, fa­tal pa­ra la Na­tu­ra­le­za. A su la­do, el peor ga­soil pa­re­ce agua ben­di­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.