Cul­par al co­che de to­da la de­gra­da­ción me­dioam­bien­tal es fá­cil y po­pu­lis­ta

Autofacil - - TU OPINIÓN - MI­GUEL APARISI (E-MAIL)

Es­ti­ma­dos ami­gos, me di­ri­jo a vo­so­tros con una re­fle­xión so­bre la con­ta­mi­na­ción y el au­to­mó­vil. Pe­ro, pri­me­ro, de­jad­me fe­li­ci­tar a Don En­ri­que Her­nán­dez-Lui­ke -siem­pre ma­gis­tral- por su co­lum­na del pa­sa­do nú­me­ro 216. Co­mo se no­ta su buen cri­te­rio y su di­la­ta­da ex­pe­rien­cia [...]. Di­cho es­to, per­so­nal­men­te con­si­de­ro que es es­tú­pi­do ne­gar lo ob­vio: el im­pac­to me­dioam­bien­tal que pro­du­ce el uso del co­che pri­va­do, in­clu­so cuan­do se uti­li­za de for­ma ra­cio­nal. Pe­ro tam­bién con­si­de­ro -co­mo di­ce Don En­ri­que­que no es el co­che y, más con­cre­ta­men­te los dié­sel, lo úni­co que con­ta­mi­na; y que es po­pu­lis­ta y fa­ci­lón el cul­par al co­che de to­dos los ma­les.

Es cier­to que, en el cen­tro de las ciu­da­des, el pro­ble­ma de la con­ta­mi­na­ción se es­tá agu­di­zan­do, y que en oca­sio­nes se van a te­ner que to­mar me­di­das pa­ra pa­liar­lo. Pe­ro 'pa­sar­nos to­dos a la bi­ci' -co­mo quie­ren al­gu­nos co­lec­ti­vos 'eco-ver­des'- tam­po­co es la pa­na­cea; al me­nos a ni­vel glo­bal. Y es que otros ti­pos de trans­por­te, aé­reo, ma­rí­ti­mo, tan­to co­mer­cial co­mo de ocio, con­ta­mi­nan tan­to o más que el au­to­mó­vil.

Se di­ce que los 15 bar­cos por­ta­con­te­ne­do­res más gran­des del mun­do -sin con­tar al res­to, más an­ti­guos y más su­cios…- con­ta­mi­nan lo mis­mo que 760 mi­llo­nes de vehícu­los. Y hay unos 6.000 bar­cos mer­can­tes en el mun­do. Asi­mis­mo, he leí­do que un vue­lo de ida y vuel­ta en­tre Lon­dres-Nue­va York emi­te tan­to CO2 co­mo un co­che me­dio du­ran­te ¡8.000 km! [...] Ello no ob­via pa­ra que qui­zá la mis­ma per­so­na que pre­su­me de ver­de y de usar la bi­ci pa­ra ir por su ciu­dad, ma­ni­fies­te su afán de via­jar a Lon­dres o Nue­va York de com­pras o a Pun­ta Ca­na a la pla­yi­ta [...] sin im­por­tar­le la hue­lla que de­ja por unos po­cos días de ocio; mien­tras que un au­to­mo­vi­lis­ta, por usar su co­che, que­da ca­si co­mo un te­rro­ris­ta me­dioam­bien­tal.

He de acla­rar que es­tos da­tos los he re­co­gi­do/leí­do en di­fe­ren­tes me­dios, y que no sé en qué me­di­da pue­den ser cier­tos al 100%. Son más bien da­tos pa­ra la re­fle­xión so­bre un con­cep­to que nos de­be­ría preo­cu­par, que a mí me preo­cu­pa: la con­ta­mi­na­ción, co­mo ciu­da­dano del pla­ne­ta -el úni­co que te­ne­mos y al que hay que cui­dar-; y el au­to­mó­vil, co­mo afi­cio­na­do y enamo­ra­do de es­te mun­do des­de ni­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.