SU­ZU­KI VITARA 1.0 VVT GLE AWD

EL SU­ZU­KI VITARA RE­CI­BE UN RESTY­LING PA­RA MAN­TE­NER­SE CO­MO UNA IN­TERE­SAN­TE AL­TER­NA­TI­VA A LOS RE­NAULT CAPTUR Y COM­PA­ÑÍA. ES­TOS SON SUS PUN­TOS FUER­TES.

Autofacil - - SUMARIO - Texto: J. Cou­to

El Vitara ha re­ci­bi­do un mo­tor 1.0 tri­ci­lín­dri­co con 111 CV, que tie­ne co­mo gran ba­za la po­si­bi­li­dad de combinarlo con la trac­ción to­tal.

Hay un 1.0 VVT GL por 17.240 €, y el 1.4 VVT GLE de 140 CV sa­le por 20.340 €

En Es­pa­ña, cuan­do uno es­cu­cha la mar­ca Su­zu­ki, lo nor­mal es que se le ven­gan a la ca­be­za dos pa­la­bras: to­do­te­rre­nos o mo­tos, dos cam­pos en los que la fir­ma ja­po­ne­sa siem­pre ha des­ta­ca­do.

En el ca­so de los co­ches, Su­zu­ki siem­pre ha te­ni­do un producto efi­caz, ho­nes­to y fia­ble, pe­ro tam­bién sen­ci­llo, ca­rac­te­rís­ti­ca que le per­mi­te ofre­cer precios ajus­ta­dos.

De los sie­te mo­de­los que Su­zu­ki co­mer­cia­li­za en nues­tro país, cua­tro de ellos se pue­den ca­ta­lo­gar co­mo SUV’s o to­do­te­rreno: Ig­nis, Jimny, Vitara y SX4. El Vitara es un SUV de cin­co puer­tas y 4,17 m que se pre­sen­ta co­mo una al­ter­na­ti­va a los Re­nault Captur, Peu­geot 2008, etc. La ge­ne­ra­ción ac­tual da­ta de 2015, si bien aca­ba de re­ci­bir un resty­ling que, ade­más de li­ge­ros cam­bios es­té­ti­cos -prin­ci­pal­men­te en los fa­ros o la pa­rri­lla cen­tral-, ha me­jo­ra­do el equi­pa­mien­to de se­rie y ha ser­vi­do pa­ra re­es­truc­tu­rar la ga­ma, de la que ha des­apa­re­ci­do la ver­sión dié­sel. De es­ta ma­ne­ra, el Vitara ya só­lo se ofre­ce con dos mo­to­res ga­so­li­na de 1.0 y 1.4 li­tros, am­bos tur­bo y con 111 CV y 140 CV, res­pec­ti­va­men­te.

Lo que sí man­tie­ne es la po­si­bi­li­dad de con­tar con trac­ción to­tal en am­bas me­cá­ni­cas, al­go que no tie­nen la ma­yo­ría de sus ri­va­les. Es­to des­ta­ca es­pe­cial­men­te en el mo­tor más pe­que­ño, el 1.0 VVT, pues los po­cos ri­va­les que ofre­cen trac­ción to­tal lo ha­cen tan só­lo con los pro­pul­so­res más po­ten­tes y los aca­ba­dos más com­ple­tos, al­go que dis­pa­ra su pre­cio.

S€nci­llo, p€ro agra­dabl€

El in­te­rior con­ser­va un di­se­ño clá­si­co, en el que so­bre­sa­len de­ta­lles co­mo la pan­ta­lla tác­til cen­tral en co­lor. Con es­te resty­ling

tam­bién ha me­jo­ra­do el tac­to de los plás­ti­cos de la par­te su­pe­rior del sal­pi­ca­de­ro, y el pues­to de con­duc­ción si­gue es­tan­do bien re­suel­to.

Hay de­ta­lles que de­la­tan la sen­ci­llez del con­jun­to, aun­que no su­po­nen ma­yor pro­ble­ma. Por ejem­plo, el bo­tón que per­mi­te na­ve­gar por el or­de­na­dor de a bor­do no es­tá in­te­gra­do en el vo­lan­te, sino que sa­le de la propia ins­tru­men­ta­ción, co­mo el que per­mi­te re­gu­lar su ilu­mi­na­ción, y só­lo hay una bol­sa tras el asien­to del copiloto -po­drían ha­ber pues­to otra en el del con­duc­tor-.

Don­de el Vitara no ad­mi­te mu­cha crí­ti­ca es en lo re­fe­ren­te a es­pa­cio, pues sus pla­zas tra­se­ras es­tán al­go me­jor que la me­dia y ofre­ce un buen ma­le­te­ro de 375 li­tros que no ve mer­ma­da su ca­pa­ci­dad por la pre­sen­cia de la trac­ción to­tal.

No hac€ fal­ta más

En el apar­ta­do di­ná­mi­co, el Vitara sor­pren­de pa­ra bien. El mo­tor, al que só­lo se le pue­de acha­car un li­ge­ro re­tra­so de la res­pues­ta del tur­bo -so­bre to­do por de­ba­jo de 3.000 rpm-, va bien y per­mi­te mo­ver al con­jun­to con flui­dez, es­pe­cial­men­te si se se­lec­cio­na el mo­do de con­duc­ción Sport. Hay otros dos, de­no­mi­na­dos Snow y Au­to, que ac­túan so­bre la res­pues­ta del ace­le­ra­dor y va­rían el fun­cio­na­mien­to

de la trac­ción to­tal. Ade­más, hay un mo­do Lock que blo­quea el re­par­to de par al 50% en­tre am­bos ejes pa­ra me­jo­rar la res­pues­ta en cam­po.

Los 111 CV dan más jue­go del es­pe­ra­do, si bien es cier­to que los 1.155 ki­los del co­che -45 kg más que el de trac­ción de­lan­te­ra- no son de­ma­sia­dos, y eso es una gran ayu­da. El 1.0 VVT de tres ci­lin­dros tam­bién des­ta­ca en con­su­mo: en la prác­ti­ca se mue­ve en­tre 6,5 y 7,0 L/100 km, que no es­tá na­da mal.

Por com­por­ta­mien­to, el Vitara cuen­ta con una sua­ve sus­pen­sión que ase­gu­ra una ele­va­da co­mo­di­dad y que, a prio­ri, pue­de pa­re­cer ex­ce­si­va­men­te blan­da, al­go ex­ten­si­ble al tac­to de la di­rec­ción. En cam­bio, cuan­do se rue­da por ca­rre­te­ras de cur­vas, la ca­rro­ce­ría no ba­lan­cea más de lo de­bi­do pa­ra un mo­de­lo de es­te ti­po, se mues­tra su­fi­cien­te­men­te ágil y sus reac­cio­nes son muy no­bles. Sí se agra­de­ce­ría un po­co más de du­re­za en la di­rec­ción en es­te ti­po de vías aun­que, a cam­bio, así es más agra­da­ble en ciu­dad.

En cuan­to al pre­cio, es­te Vitara va­le 21.240 €, 2.000 más que la ver­sión de

€ trac­ción de­lan­te­ra. Son ci­fras en­tre las que se mue­ven sus ri­va­les di­rec­tos con po­ten­cias si­mi­la­res... aun­que sin la po­si­bi­li­dad de te­ner trac­ción to­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.