Mo­ni­to­ri­za­ción re­mo­ta: me­jo­ra el tiem­po de ac­ti­vi­dad y apor­ta co­no­ci­mien­tos

Mu­chos fa­bri­can­tes es­tán li­dian­do con re­duc­ción en sus pre­su­pues­tos, mano de obra en­ve­je­ci­da e ins­ta­la­cio­nes de pro­duc­ción ca­da vez más dis­tan­tes y dis­pa­res. Ha­cien­do que sus in­ge­nie­ros más cua­li­fi­ca­dos es­tén dis­po­ni­bles pa­ra cual­quier plan­ta de pro­duc­ció

Automática e Instrumentación - - PORTADA -

Pe­ro eso es exac­ta­men­te lo que es­tá su­ce­dien­do a tra­vés del uso emer­gen­te de la mo­ni­to­ri­za­ción re­mo­ta.

¿Qué es­tá fa­ci­li­tan­do es­to? Dos co­sas. La pri­me­ra es la con­ver­gen­cia de la tec­no­lo­gía de ope­ra­ción (OT) y la tec­no­lo­gía de in­for­ma­ción (IT) en la Em­pre­sa Co­nec­ta­da (The Con­nec­ted En­ter­pri­se). La se­gun­da es la adop­ción de nue­vas tec­no­lo­gías ha­bi­li­ta­do­ras,

co­mo el In­ter­net de las Co­sas (IOT) y la nu­be. Tra­ba­jan­do jun­tas, es­tas fuer­zas per­mi­ten la crea­ción de una in­fraes­truc­tu­ra uni­fi­ca­da y al­ta­men­te co­nec­ta­da en la que el ac­ce­so re­mo­to es fac­ti­ble.

Co­mo re­sul­ta­do, los in­ge­nie­ros pue­den mo­ni­to­ri­zar los da­tos de ren­di­mien­to en tiem­po real en va­rias plan­tas y co­la­bo­rar con el per­so­nal pa­ra abor­dar los pro­ble­mas de man­te­ni­mien­to y re­pa­ra­ción.

Tes­ta­do en IT

Los ser­vi­cios re­mo­tos ya se uti­li­zan co­mún­men­te en en­tor­nos de ofi­ci­na cor­po­ra­ti­va. En lu­gar de con­tra­tar per­so­nal de so­por­te de IT en ca­da ofi­ci­na, mu­chas cor­po­ra­cio­nes cen­tra­li­zan a su per­so­nal de IT o usan un pro­vee­dor ex­terno. El per­so­nal de so­por­te téc­ni­co pue­de res­pon­der a las pre­gun­tas de los em­plea­dos, ac­tua­li­zar el soft­wa­re y ac­ce­der de for­ma re­mo­ta a los or­de­na­do­res de los usua­rios pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas y to­mar me­di­das co­rrec­ti­vas, to­do mien­tras tra­ba­ja des­de ubi­ca­cio­nes re­mo­tas. Es­to per­mi­te a las em­pre­sas uti­li­zar de ma­ne­ra más efi­cien­te la mano de obra, re­du­cir los gas­tos de via­je y re­sol­ver pro­ble­mas con ma­yor ra­pi­dez.

Tras­la­da­do al en­torno de fa­bri­ca­ción, la mo­ni­to­ri­za­ción re­mo­ta ofre­ce es­tos be­ne­fi­cios e in­tro­du­ce nue­vas opor­tu­ni­da­des pa­ra me­jo­rar el tiem­po de ac­ti­vi­dad de las má­qui­nas.

La mo­ni­to­ri­za­ción re­mo­ta también pue­de ayu­dar a los fa­bri­can­tes a re­di­ri­gir su ta­len­to la­bo­ral pa­ra afron­tar los pró­xi­mos re­tos. No só­lo mu­chos de los tra­ba­ja­do­res ca­li­fi­ca­dos de hoy en día se di­ri­gen ha­cia la ju­bi­la­ción, sino también la Em­pre­sa Co­nec­ta­da (The Con­nec­ted En­ter­pri­se) es­tá crean­do la de­man­da de una nue­va ge­ne­ra­ción de tra­ba­ja­do­res con co­no­ci­mien­tos de OT y de IT.

La mo­ni­to­ri­za­ción re­mo­ta que los em­plea­dos sean más efi­cien­tes, dan­do a me­nos ex­per­tos el ac­ce­so a más plan­tas. También le per­mi­te au­men­tar la ex­pe­rien­cia de in­ge­nie­ría en sus plan­tas con tra­ba­ja­do­res con co­no­ci­mien­tos en OT y tec­no­lo­gías de IT, in­fraes­truc­tu­ra y pro­to­co­los.

Las em­pre­sas también pue­den re­cu­rrir a un pro­vee­dor ex­terno que pro­por­cio­na mo­ni­to­ri­za­ción re­mo­ta de ter­ce­ros. En es­tos ca­sos, los in­ge­nie­ros en­tre­na­dos del pro­vee­dor su­per­vi­sa­rán re­mo­ta­men­te los sis­te­mas de la com­pa­ñía, y pue­den aler­tar a los tra­ba­ja­do­res de la plan­ta y tra­ba­jar con ellos pa­ra re­sol­ver cual­quier problema. La em­pre­sa to­da­vía pue­de de­fi­nir los pa­rá­me­tros pa­ra su­per­vi­sar y re­ci­bir in­for­mes o asig­nar esas res­pon­sa­bi­li­da­des al pro­vee­dor.

Con­si­de­ra­cio­nes tec­no­ló­gi­cas La im­ple­men­ta­ción del ac­ce­so re­mo­to a sus ins­ta­la­cio­nes de pro­duc­ción pro­ba­ble­men­te re­que­ri­rá un nue­vo ni­vel de co­la­bo­ra­ción en­tre el per­so­nal de IT / OT. Es po­si­ble que el per­so­nal de IT ya es­té fa­mi­lia­ri­za­do con las he­rra­mien­tas de ac­ce­so re­mo­to, pe­ro ne­ce­si­ta­rán com­par­tir ese co­no­ci­mien­to con el per­so­nal de OT a me­di­da que se in­tro­du­cen en la tec­no­lo­gía. Del mis­mo mo­do, los co­no­ci­mien­tos de IT tí­pi­ca­men­te no se ex­tien­den al equi­po de pro­duc­ción, lo que sig­ni­fi­ca que el per­so­nal de OT ten­drá que con­fir­mar que el sis­te­ma de mo­ni­to­ri­za­ción re­mo­ta cumple con las de­man­das úni­cas de la plan­ta.

Por ejem­plo, re­sol­ver un problema de IT en po­cas ho­ras es ge­ne­ral­men­te acep­ta­ble en un en­torno de ofi­ci­na. En una plan­ta, sig­ni­fi­ca per­der be­ne­fi­cios. Co­mo re­sul­ta­do, es obli­ga­to­rio un sis­te­ma de mo­ni­to­ri­za­ción re­mo­ta que apo­ye el man­te­ni­mien­to pre­dic­ti­vo o pre­ven­ti­vo y la ac­ción co­rrec­ti­va in­me­dia­ta.

Ade­más, el ac­ce­so y la re­co­lec­ción de más da­tos plan­tean la cues­tión de dón­de y cómo al­ma­ce­nar­los. Más fa­bri­can­tes es­tán re­cu­rrien­do a la nu­be en lu­gar de usar sus pro­pios ser­vi­do­res. En vez de gas­tar re­cur­sos de ca­pi­tal li­mi­ta­dos en ser­vi­do­res fí­si­cos y es­pe­rar que su in­ver­sión al­can­ce el 100 por cien­to de ca­pa­ci­dad en el fu­tu­ro, la nu­be ofre­ce una ma­yor fle­xi­bi­li­dad y pue­de adap­tar­se a sus ne­ce­si­da­des cam­bian­tes.

Por úl­ti­mo, cual­quier or­ga­ni­za­ción que au­men­te el ac­ce­so a sus da­tos sen­si­bles y pro­pie­dad in­te­lec­tual ha­rá de la se­gu­ri­dad una prio­ri­dad. Si su or­ga­ni­za­ción es­tá di­se­ñan­do e im­ple­men­tan­do la Em­pre­sa Co­nec­ta­da (The Con­nec­ted En­ter­pri­se), se re­co­mien­da el en­fo­que de se­gu­ri­dad de de­fen­sa en pro­fun­di­dad mul­ti­ca­pa. Es­te en­fo­que ayu­da a ve­ri­fi­car que múl­ti­ples ca­pas de de­fen­sa es­tán en su lu­gar pa­ra pro­te­ger la in­for­ma­ción y los ac­ti­vos con­tra las ame­na­zas de se­gu­ri­dad ma­lin­ten­cio­na­das y no in­ten­cio­na­les.

Co­mo ser­vi­cio au­tó­no­mo, la su­per­vi­sión re­mo­ta pue­de pro­por­cio­nar se­gu­ri­dad in­he­ren­te. Es­pe­cí­fi­ca­men­te, las so­lu­cio­nes de mo­ni­to­ri­za­ción re­mo­ta pro­ba­das y se­gu­ras re­quie­ren so­lo un puer­to sa­lien­te y no re­quie­ren un puer­to en­tran­te a tra­vés de un cor­ta­fue­gos o cual­quier otra re­con­fi­gu­ra­ción del cor­ta­fue­gos. También pue­den per­mi­tir el con­trol com­ple­to del usua­rio fi­nal, in­clui­das las li­mi­ta­cio­nes de ac­ce­so de­fi­ni­das por el usua­rio o la di­rec­ción IP y no­ti­fi­ca­cio­nes pa­ra ca­da se­sión de ac­ce­so re­mo­to, in­clu­so una vi­gi­lan­cia com­ple­ta y gra­ba­ción de to­das las se­sio­nes de es­ta­cio­nes de tra­ba­jo de ac­ce­so re­mo­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.