In­dus­tria Far­ma­céu­ti­ca

Don­de­quie­ra que se cons­tru­ya una plan­ta bio­far­ma­céu­ti­ca al­re­de­dor del mun­do, pro­ba­ble­men­te la em­pre­sa nor­te­ame­ri­ca­na Cot­ter Brot­hers sea uno de los pro­vee­do­res. La cons­truc­to­ra de plan­tas se cuen­ta en­tre las em­pre­sas más es­pe­cia­li­za­das en es­ta área.

Automática e Instrumentación - - PORTADA - Tex­to: Mar­tin Raab Head of Pu­blic and In­ter­nal Com­mu­ni­ca­tion at En­dress+hau­ser Fo­tos: Je­remy Fa­rrow Mul­ti­me­dia Spe­cia­list at En­dress+hau­ser

La lis­ta de clien­tes se lee co­mo un “quién es quién” del sec­tor bio­tec­no­ló­gi­co. Des­de la A co­mo Ab­bott has­ta la Z co­mo Zy­mo­ge­ne­tics, Cot­ter Brot­hers tra­ba­ja pa­ra to­das las gran­des em­pre­sas. La em­pre­sa fa­mi­liar, con se­de en los al­re­de­do­res de Bos­ton, fue una de las pri­me­ras cons­truc­to­ras de plan­tas pa­ra sis­te­mas bio­far­ma­céu­ti­cos del mun­do, y aún aho­ra es­tá en­tre los prin­ci­pa­les pro­vee­do­res a ni­vel glo­bal. “Los clien­tes nos con­fían in­clu­so las ta­reas más di­fí­ci­les”, cuen­ta el di­rec­tor ge­ne­ral Randy Cot­ter hi­jo.

La fa­ma de la com­pa­ñía se ba­sa en los pro­fun­dos co­no­ci­mien­tos de los pro­ce­sos bio­tec­no­ló­gi­cos, ad­qui­ri­dos a lo lar­go de dé­ca­das, y en la ex­tra­or­di­na­ria ca­li­dad de los skids pro­ve­nien­tes de Dan­vers (Mas­sa­chu­setts). Ya se tra­te de bio­rreac­to­res, sis­te­mas de fil­tra­do, cen­trí­fu­gas, co­lum­nas de cro­ma­to­gra­fía o sis­te­mas pa­ra el tra­ta­mien­to de aguas: Cot­ter Brot­hers pla­ni­fi­ca, fa­bri­ca e ins­ta­la mó­du­los pa­ra to­das las eta­pas de pro­ce­so en la pro­duc­ción bio­far­ma­céu­ti­ca.

Una me­dia de dos plan­tas al mes aban­do­na las na­ves de fa­bri­ca­ción a las afue­ras de la lo­ca­li­dad de Dan­vers. Los sis­te­mas tie­nen unas di­men­sio­nes to­tal­men­te dis­tin­tas; des­de las me­di­das de un fri­go­rí­fi­co has­ta el for­ma­to de un con­te­ne­dor en po­si­ción ver­ti­cal. “Cons­trui­mos tan­to sis­te­mas desecha­bles de 50 li­tros co­mo bio­rreac­to­res de ace­ro inoxi­da­ble con una ca­pa­ci­dad de 12.000 li­tros”, ex­pli­ca Randy Cot­ter hi­jo.

Mu­chas de las plan­tas es­tán equi­pa­das con la tec­no­lo­gía de me­di­ción de En­dress+hau­ser. “Com­par­ti­mos la cla­ra orien­ta­ción ha­cia las ne­ce­si­da­des de la bio­tec­no­lo­gía”, afir­ma Ra­vi Shan­kar, ma­na­ger pa­ra la in­dus­tria de las cien­cias de la vi­da de En­dress+hau­ser en Es­ta­dos Uni­dos. “Ne­ce­si­ta­mos so­cios que com­pren­dan las exi­gen­cias del sec­tor”, con­fir­ma Randy Cot­ter hi­jo. Al fin y al ca­bo, am­bas em­pre­sas co­la­bo­ran en la Co­mi­sión de In­ge­nie­ría de Bio­pro­ce­sos de la pres­ti­gio­sa So­cie­dad Ame­ri­ca­na de In­ge­nie­ros Me­cá­ni­cos (ASME por sus si­glas en in­glés).

Pre­sen­te des­de los ini­cios

En la ac­tua­li­dad la nor­ma ASME BPE se con­si­de­ra el es­tán­dar in-

ter­na­cio­nal pa­ra la cons­truc­ción de plan­tas de pro­duc­ción bio­far­ma­céu­ti­ca.

Mu­chos pa­sa­jes lle­van la fir­ma de Randy Cot­ter pa­dre, fun­da­dor de la em­pre­sa. Él ha­bía acu­mu­la­do ex­pe­rien­cia en el pro­ce­sa­mien­to del ace­ro inoxi­da­ble en la in­dus­tria de se­mi­con­duc­to­res y en el sec­tor nu­clear, cuan­do ha­ce ca­si cua­tro dé­ca­das vio la opor­tu­ni­dad de em­pren­der ne­go­cios con el flo­re­cien­te sec­tor bio­tec­no­ló­gi­co. En 1981 su­mi­nis­tró los pri­me­ros com­po­nen­tes pa­ra una plan­ta y, por así de­cir­lo,es­tu­vo pre­sen­te des­de el pri­mer mo­men­to.

Ana­li­zar, com­pren­der y do­mi­nar una ma­te­ria; Randy Cot­ter pa­dre es un in­ge­nie­ro a car­ta ca­bal. A prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1980 na­die dis­po­nía de unos mo­de­los pa­ra la cons­truc­ción de las no­ve­do­sas plan­tas de pro­duc­ción pa­ra bio­pro­ce­sos; in­clu­so don­de los re­qui­si­tos eran cla­ros, fal­ta­ba la ex­pe­rien­cia pa­ra im­ple­men­tar­los. “Tu­vi­mos que apren­der mu­chas co­sas con un gran es­fuer­zo”, re­cuer­da el fun­da­dor de la em­pre­sa.

Co­no­ci­mien­tos úni­cos

Randy Cot­ter pa­dre afron­tó sis­te­má­ti­ca­men­te mu­chos de es­tos desafíos. ¿Cuál es la ve­lo­ci­dad de flu­jo óp­ti­ma de los lí­qui­dos? ¿Cuál es el án­gu­lo de in­cli­na­ción ideal pa­ra los tu­bos? ¿Qué as­pec­to de­be te­ner realmente un per­fil de sol­da­du­ra? Una y otra vez el in­ge­nie­ro se de­di­có a la in­ves­ti-

ga­ción fun­da­men­tal y, gra­cias a su tra­ba­jo, hi­zo avan­zar el es­ta­do tec­no­ló­gi­co. Tan so­lo ha­ce unos años reunió fon­dos y co­la­bo­ró con gran­des em­pre­sas del sec­tor en lo re­fe­ren­te al es­pa­cio muer­to en los

sis­te­mas de tu­be­rías de las plan­tas bio­tec­no­ló­gi­cas, que pue­de cau­sar pro­ble­mas de hi­gie­ne.

Los co­no­ci­mien­tos desa­rro­lla­dos a lo lar­go de los años por es­ta em­pre­sa fa­mi­liar son úni­cos en el sec­tor. “He­mos ob­te­ni­do pun­tos con nues­tros co­no­ci­mien­tos pro­fe­sio­na­les en ma­te­ria de me­di­ción”, cuen­ta Alan Se­ne­cal. Du­ran­te mu­chos años ha cons­trui­do la re­la­ción con Cot­ter Brot­hers co­mo agen­te de ven­tas del pro­vee­dor in­dus­trial F. W. Webb, uno de los re­pre­sen­tan­tes se­lec­cio­na­dos con los que cuen­ta el Cen­tro de Ven­tas nor­te­ame­ri­cano. “En to­do mo­men­to pres­ta­mos asis­ten­cia y ase­so­ra­mien­to. Pu­di­mos su­mi­nis­trar los equi­pos ade­cua­dos pa­ra las apli­ca­cio­nes co­rres­pon­dien­tes. Y, cuan­do han sur­gi­do pro­ble­mas, nun­ca he­mos de­ja­do a Cot­ter Brot­hers en la es­ta­ca­da”.

Si el cliente no es­pe­ci­fi­ca nin­gu­na pre­fe­ren­cia, Cot­ter Brot­hers re­co­mien­da los pro­duc­tos de En­dress+hau­ser pa­ra la ins­tru­men­ta­ción. La em­pre­sa ins­ta­la equi­pos de me­di­ción de cau­dal, pre­sión, ni­vel y tem­pe­ra­tu­ra, así co­mo tec­no­lo­gía de aná­li­sis. “Una y otra vez oí­mos que En­dress+hau­ser es­tá tec­no­ló­gi­ca­men­te ade­lan­ta­da a la com­pe­ten­cia”, cuen­ta Mark Braatz, que en el pre­sen­te ase­so­ra a la em­pre­sa en F. W. Webb. “La aten­ción por los de­ta­lles lo­gra con­ven­cer siem­pre de nue­vo”. Por ejem­plo, la eje­cu­ción de los equi­pos de me­di­ción pa­ra las cien­cias de la vi­da en ace­ro inoxi­da­ble 1.4435.

Cuan­do los em­plea­dos de En­dress+hau­ser ha­blan de la tec­no­lo­gía Heart­beat pa­ra la au­to­mo­ni­to­ri­za­ción de sen­so­res y de los ana­li­za­do­res Ra­man pa­ra apli­ca­cio­nes de la in­ge­nie­ría de pro­ce­sos, Randy Cot­ter pa­dre agu­za el oí­do. “La trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca es de gran im­por­tan­cia en nues­tro sec­tor”, en­fa­ti­za. “De­be­mos ser ca­pa­ces de in­for­mar a nues­tros clien­tes y em­plea­dos so­bre nue­vas po­si­bi­li­da­des. Y, ade­más, de­be­mos trans­mi­tir nues­tros co­no­ci­mien­tos a la si­guien­te ge­ne­ra­ción de in­ge­nie­ros”, ase­gu­ra el fun­da­dor de la em­pre­sa.

En es­tre­cho con­tac­to

“Un pun­to a fa­vor es que En­dress+hau­ser pue­de ofre­cer so­por­te a es­ca­la glo­bal”, afir­ma el in­dustry ma­na­ger Ra­vi Shan­kar. Cot­ter Brot­hers ge­ne­ra un ter­cio del vo­lu­men de ven­tas con clien­tes in­ter­na­cio­na­les, un área de ne­go­cio que Randy Cot­ter hi­jo quie­re se­guir desa­rro­llan­do. Sa­be que pa­ra sus pro­yec­tos pue­de con­fiar en una plan­ti­lla ex­per­ta. Y en unos clien­tes fie­les: “La in­dus­tria bio­tec­no­ló­gi­ca no es muy in­dul­gen­te cuan­do hay erro­res. ¡Por eso, el he­cho de que la ma­yo­ría de nues­tros clien­tes re­gre­sen una y otra vez sig­ni­fi­ca mu­cho en es­te sec­tor!”

Dé­ca­das de ex­pe­rien­cia: Cot­ter Brot­hers es una de las pio­ne­ras en la cons­truc­ción de plan­tas pa­ra el sec­tor bio­tec­no­ló­gi­co.

Cau­da­lí­me­tro de En­dress+hau­ser.

Sin con­ce­sio­nes: des­de la re­cep­ción de los ma­te­ria­les has­ta la fa­bri­ca­ción, pa­san­do por el di­se­ño, Randy Cot­ter hi­jo (dcha.) apues­ta por la má­xi­ma ca­li­dad. El in­dustry ma­na­ger Ra­vi Shan­kar de En­dress+hau­ser (izq­da.) y el agen­te de ven­tas Mark Braatz le...

Una em­plea­da com­prue­ba un com­po­nen­te.

Un sol­da­dor ex­per­to en el tra­ba­jo.

Los Cot­ter lle­van más de trein­ta años en el ne­go­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.