Ce­rran­do la bre­cha en­tre las Tec­no­lo­gías de Ope­ra­ción y las Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción

Son las 3:00 de la ma­ña­na en un par­que eó­li­co re­mo­to de Ca­li­for­nia. So­bre las frías co­li­nas del de­sier­to, seis tur­bi­nas de vien­to co­mien­zan a gi­rar de re­pen­te, pe­ro no hay ope­ra­do­res a la vis­ta. De he­cho, no hay ope­ra­do­res que las con­tro­len. Me­dian­te una

Automática e Instrumentación - - SUMARIO -

Me­dian­te una co­ne­xión a In­ter­net y una pa­sa­re­la de “pro­ce­sa­mien­to en el bor­de (ed­ge com­pu­ting)” re­cien­te­men­te ins­ta­la­da en el ae­ro­ge­ne­ra­dor, ca­da tur­bi­na con­sul­ta de for­ma au­tó­no­ma el pre­cio de la elec­tri­ci­dad en una pá­gi­na web.

En una frac­ción de se­gun­do, la tur­bi­na de­ter­mi­na que es­te mo­men­to es el más rentable pa­ra em­pe­zar a ge­ne­rar elec­tri­ci­dad pa­ra in­yec­tar en la red. Al mis­mo tiem­po, el ae­ro­ge­ne­ra­dor re­gis­tra au­to­má­ti­ca­men­te la can­ti­dad de ener­gía que es­tá ge­ne­ran­do, qué in­gre­sos po­dría pre­ver el pro­pie­ta­rio, la ve­lo­ci­dad de gi­ro de la tur­bi­na, ve­lo­ci­dad ac­tual del vien­to,… y un lo­te adi­cio­nal de da­tos que se­rán en­via­dos a la nu­be pa­ra su aná­li­sis avan­za­do, man­te­ni­mien­to pre­dic­ti­vo y pro­nós­ti­co ope­ra­ti­vo.

No es fic­ción ni una pro­yec­ción fu­tu­ra; es­tá pa­san­do jus­to aho­ra.

Es la In­ter­net de las Co­sas.

¿QUÉ ES LA IOT?

Pro­ba­ble­men­te ha oí­do ha­blar de la In­ter­net de las co­sas (IOT), o de la In­ter­net In­dus­trial de las Co­sas (IIOT), también lla­ma­da In­dus­tria 4.0 prin­ci­pal­men­te en Eu­ro­pa. Pe­ro, ¿qué es realmente?

La IOT se pro­po­ne ofre­cer a la so­cie­dad la ma­yor opor­tu­ni­dad de avan­ce des­de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial: un mun­do don­de to­do ti­po de co­sas es­tán co­nec­ta­das, co­mu­ni­cán­do­se y me­jo­ran­do nues­tro ni­vel de vi­da. To­dos va­mos a for­mar par­te de ella y, pre­pa­rán­do­nos aho­ra, po­dre­mos sa­car ven­ta­ja de sus be­ne­fi­cios.

Se­gún Berg In­sight, Em­pre­sa sue­ca de­di­ca­da a la in­ves­ti­ga­ción del mer­ca­do má­qui­na-a-má­qui­na / IOT, la ba­se ins­ta­la­da de dis­po­si­ti­vos de au­to­ma­ti­za­ción IOT inalám­bri­cos al­can­zó los 10,3 mi­llo­nes en 2014. Berg In­sight pre­di­ce que el nú­me­ro de dis­po­si­ti­vos IOT inalám­bri­cos en las re­des de au­to­ma­ti­za­ción cre­ce­rá en un or­den del 27,2% anual pa­ra al­can­zar los 43,5 mi­llo­nes en 2020. Gi­gan­tes de la in­dus­tria co­mo GE, Rock­well, Cis­co, IBM y Mi­cro­soft es­tán in­vir­tien­do can­ti­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas de ca­pi­tal en la IOT. Si us­ted aún no ve ele­men­tos de la IOT en su tra­ba­jo, pronto lo ha­rá.

Se apro­xi­ma un cam­bio ma­si­vo en la for­ma en la que lle­va­mos a ca­bo ta­reas que van des­de el di­se­ño y la fa­bri­ca­ción de mer­can­cías has­ta cómo aten­de­mos a los clien­tes. La IOT tie­ne la in­ten­ción de co­nec­tar dis­po­si­ti­vos, sis­te­mas in­dus­tria­les y de fa­bri­ca­ción (ac­ti­vos) pa­ra que po­da­mos:

Com­par­tir da­tos va­lio­sos en tiem­po real Me­jo­rar pro­ce­sos Sin­to­ni­zar los sis­te­mas de for­ma au­tó­no­ma

Pre­de­cir los fa­llos del sis­te­ma an­tes de que ocu­rran

Dis­mi­nuir el tiem­po de inac­ti­vi­dad Re­du­cir cos­tes Au­men­tar los be­ne­fi­cios To­do ello me­jo­ran­do las ex­pe­rien­cias de los clien­tes y pro­por­cio­nan­do a los con­su­mi­do­res un ma­yor va­lor.

COM­PO­NEN­TES DE LA IOT

En los úl­ti­mos años, las tec­no­lo­gías de sen­so­res de ba­jo cos­te pa­ra el aná­li­sis avan­za­do de can­ti­da­des ma­si­vas de da­tos (“big da­ta”) se han vuel­to más ac­ce­si­bles. Los cos­tes de la po­ten­cia de cálcu­lo y el

an­cho de ban­da con­ti­núan ca­yen­do, in­tro­du­cien­do un con­cep­to de mo­vi­li­dad co­mo nun­ca lo ha­bía­mos vis­to an­tes

Con el au­men­to de las nue­vas tec­no­lo­gías y la dis­mi­nu­ción tan im­por­tan­te del cos­te en las úl­ti­mas dé­ca­das, ac­tual­men­te se tie­ne la ca­pa­ci­dad de co­nec­tar en red ca­si cual­quier co­sa. Se pue­den ac­ti­var sen­so­res y ac­tua­do­res de ba­jo ni­vel, re­co­pi­lar da­tos de esos dis­po­si­ti­vos, con­ver­tir­los en un protocolo, en­viar­los a tra­vés de In­ter­net e in­tro­du­cir­los en un gran sis­te­ma de aná­li­sis de da­tos, to­do en tiem­po ca­si real.

Us­ted pue­de te­ner vi­si­bi­li­dad de sus sis­te­mas de con­trol de pro­ce­sos des­de cual­quier pun­to del glo­bo. Y esa vi­si­bi­li­dad es­ta­rá con us­ted to­do el tiem­po en su dis­po­si­ti­vo móvil en cues­tión de se­gun­dos, sin im­por­tar don­de se en­cuen­tre.

Con la IOT, la in­for­ma­ción flu­ye li­bre­men­te des­de los pun­tos de in­te­rac­ción de los clien­tes, a los res­pon­sa­bles de la to­ma de de­ci­sio­nes, a los pla­ni­fi­ca­do­res, di­rec­ta­men­te a la plan­ta de fa­bri­ca­ción y de vuel­ta al cliente.

¿CÓMO LLEGAMOS A ESE PUN­TO?

Mien­tras es­te mo­vi­mien­to ha­cia la IOT ya ha co­men­za­do y cre­ce a un rit­mo ex­po­nen­cial ca­da año, los cam­bios no su­ce­de­rán de la no­che a la ma­ña­na. In­clu­so con las gran­des in­ver­sio­nes en IOT de tan­tos gi­gan­tes de la in­dus­tria, hay Im­por­tan­tes obs­tácu­los que hay que su­pe­rar pa­ra apro­ve­char los be­ne­fi­cios que ofre­ce la IOT.

Y no po­dre­mos apro­ve­char esos be­ne­fi­cios sin rea­li­zar cam­bios en la for­ma en que las tec­no­lo­gías in­ter­ac­túan con el ne­go­cio.

CON­VER­GEN­CIA OT / IT

Te­nien­do en cuen­ta un mo­de­lo ge­né­ri­co de em­pre­sa, nos en­con­tra­re­mos las “tec­no­lo­gías de ope­ra­ción” y las “tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción”. Am­bas tec­no­lo­gías y ca­da sub­con­jun­to de sis­te­mas fue­ron cons­trui­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra sus fun­cio­nes y nin­guno fue di­se­ña­do pa­ra tra­ba­jar con el otro.

Gart­ner de­fi­ne la tec­no­lo­gía ope­ra­cio­nal (OT) co­mo "hard­wa­re y soft­wa­re que de­tec­ta o pro­vo­ca un cam­bio a tra­vés de la mo­ni­to­ri­za­ción di­rec­ta y/o el con­trol de dis­po­si­ti­vos fí­si­cos, pro­ce­sos y even­tos en la em­pre­sa". Ésa es la par­te del ne­go­cio de­di­ca­da al con­trol in­dus­trial y la au­to­ma­ti­za­ción de la pro­duc­ción.

Adi­cio­nal­men­te, Gart­ner de­fi­ne la tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción (IT) co­mo "to­do el es­pec­tro de tec­no­lo­gías pa­ra el pro­ce­sa­mien­to de la in­for­ma­ción, in­clu­yen­do soft­wa­re, hard­wa­re, tec­no­lo­gías de las co­mu­ni­ca­cio­nes y ser­vi­cios". Aquí es­ta­rían las re­des de or­de­na­do­res y las ba­ses de da­tos (en ge­ne­ral, las IT no in­clu­yen tec­no­lo­gías em­be­bi­das que no ge­ne­ren da­tos pa­ra la em­pre­sa).

Pa­ra fa­ci­li­tar las co­sas, po­de­mos re­su­mir es­tas de­fi­ni­cio­nes de la si­guien­te for­ma:

OT son los ac­ti­vos que una em­pre­sa utiliza pa­ra crear bie­nes o ser­vi­cios pa­ra la ven­ta.

IT son los sis­te­mas uti­li­za­dos pa­ra ges­tio­nar la pro­duc­ción, la ven­ta y el so­por­te de los bie­nes y ser­vi­cios. Así pues, las fun­cio­nes tan­to de la OT co­mo de la IT den­tro de la em­pre­sa son las de crear pro­duc­tos (bie­nes y ser­vi­cios).

Pa­ra crear esa sa­li­da más efi­cien­te­men­te, es ne­ce­sa­rio que tra­ba­jen jun­tas.

Pe­ro en la em­pre­sa de hoy, hay una sig­ni­fi­ca­ti­va bre­cha de co­mu­ni­ca­ción en­tre las tec­no­lo­gías OT/IT.

Ca­da una usa sus pro­pios mé­to­dos de co­nec­ti­vi­dad, des­de los pro­pios co­nec­to­res fí­si­cos y bu­ses en los que los da­tos se des­pla­zan, has­ta el idio­ma que ca­da una utiliza pa­ra con­ver­tir bits y by­tes en in­for­ma­ción pro­ce­sa­ble y le­gi­ble por hu­ma­nos. Di­se­ña­das ha­ce mu­chos años, las tec­no­lo­gías OT/IT si­guen dis­tan­tes en la ac­tua­li­dad.

Du­ran­te su con­fe­ren­cia en la “Smart In­dustry 2015”, Ri­chard So­ley, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de “In­dus­trial In­ter­net Con­sor­tium”, se­ña­ló que los dia­gra­mas de es­ca­le­ra pa­ra PLCS uti­li­za­dos en la fa­bri­ca­ción dis­cre­ta en 1980, son muy si­mi­la­res a los que se uti­li­zan hoy en día. "Trein­ta y cin­co años des­pués se­gui­mos pro­gra­man­do es­tas co­sas con ló­gi­ca es­ca­le­ra y, peor aún, aun­que los dis­po­si­ti­vos tie­nen aho­ra un puer­to de red, no se co­nec­tan a la In­fraes­truc­tu­ra IT de la plan­ta". ¿Por qué no?

Co­nec­ti­vi­dad Du­ran­te dé­ca­das, los pro­duc­tos in­dus­tria­les han si­do di­se­ña­dos pa­ra te­ner una lar­ga vi­da. Co­mo re­sul­ta­do de es­te lar­go ci­clo de vi­da, los dis­po­si­ti­vos in­dus­tria­les ins­ta­la­dos hoy en día uti­li­zan di­fe­ren­tes ca­pas de co­mu­ni­ca­ción fí­si­ca, en su ma­yo­ría pro­pie­ta­rias de su sec­tor in­dus­trial.

Por ejem­plo, pue­de te­ner un va­ria­dor de fre­cuen­cia co­nec­ta­do a una lí­nea se­rie, una vál­vu­la pro­por­cio­nal en Field­bus y un sen­sor

de pro­xi­mi­dad en De­vi­ce­net, ca­da uno de ellos en una red fí­si­ca di­fe­ren­te.

Uno de los pri­me­ros pa­sos en la co­ne­xión de los sis­te­mas a la IOT es pro­por­cio­nar al­gún ti­po de con­ver­sión a es­tos bu­ses fí­si­cos es­pe­cí­fi­cos de ca­da apli­ca­ción pa­ra co­nec­tar­los a sis­te­mas abier­tos om­ni­pre­sen­tes co­mo Et­her­net y re­des inalám­bri­cas.

También ne­ce­si­ta­re­mos agre­gar dis­po­si­ti­vos más pe­que­ños y más sim­ples, co­mo sen­so­res no co­nec­ta­dos en red, los cua­les es­ta­rán co­nec­ta­dos a una pa­sa­re­la de red, con el fin de trans­mi­tir los ni­ve­les de se­ña­les del sen­sor a tra­vés de in­ter­fa­ces de red es­tán­dar y des­pués me­dian­te el protocolo pri­ma­rio de co­mu­ni­ca­cio­nes de In­ter­net: TCP / IP.

Co­mu­ni­ca­cio­nes y len­gua­jes

Co­mo re­sul­ta­do de la na­tu­ra­le­za es­pe­cí­fi­ca de los sis­te­mas de pro­duc­ción y de au­to­ma­ti­za­ción, la gran ma­yo­ría de los dis­po­si­ti­vos que se en­cuen­tran en las plan­tas in­dus­tria­les utiliza pro­to­co­los pro­pios y per­so­na­li­za­dos, se­gún los re­que­ri­mien­tos de la apli­ca­ción.

Mien­tras que un protocolo per­so­na­li­za­do pue­de ser útil en una apli­ca­ción de­ter­mi­na­da, por ejem­plo un sis­te­ma de con­trol ce­rra­do de un pro­ce­so de pro­duc­ción, crea­rá obs­tácu­los en el ac­ce­so a los da­tos ne­ce­sa­rios pa­ra los be­ne­fi­cios que ofre­ce la IOT.

En con­tras­te con la OT, las re­des em­pre­sa­ria­les IT uti­li­zan es­tán­da­res y pro­to­co­los uti­li­za­dos en In­ter­net. In­ter­net se creó uti­li­zan­do es­tán­da­res abier­tos de co­mu­ni­ca­ción co­mo TCP/IP. A los pro­to­co­los es­pe­cí­fi­cos de apli­ca­ción se les de­ben su­per­po­ner ca­pas por en­ci­ma con otros pro­to­co­los, co­mo HTTP/S, SMTP, SNMP, MQTT y otros.

In­ter­net utiliza len­gua­jes de pro­gra­ma­ción co­mo Ja­vas­cript, Ja­va, Pyt­hon,… y pre­sen­ta la in­for­ma­ción me­dian­te tec­no­lo­gías co­mo HTML5 y CSS, to­das ellas abier­tas (pa­ra una bre­ve des­crip­ción de es­tas tec­no­lo­gías véa­se “Tér­mi­nos uti­li­za­dos en es­te ar­tícu­lo”, en la pá­gi­na 10).

Pa­ra ha­cer reali­dad las pro­me­sas de la In­ter­net de las Co­sas, las tec­no­lo­gías OT e IT de­ben con­ver­ger, per­mi­tien­do la co­ne­xión y co­mu­ni­ca­ción en­tre am­bas.

Tal vez en el cor­to pla­zo, OT e IT pue­dan con­ver­ger uti­li­zan­do so­lu­cio­nes co­mo pa­sa­re­las de protocolo, ser­vi­do­res OPC y di­ver­so midd­le­wa­re. Sin em­bar­go, a lar­go pla­zo, la con­ver­gen­cia OT/IT exi­gi­rá una ar­qui­tec­tu­ra “más pla­na” y una co­mu­ni­ca­ción “sin cos­tu­ras” en­tre los ac­ti­vos, uti­li­zan­do sis­te­mas, pro­to­co­los de co­mu­ni­ca­ción y len­gua­jes de pro­gra­ma­ción abier­tos.

A lar­go pla­zo, la con­ver­gen­cia OT/IT exi­gi­rá una ar­qui­tec­tu­ra “más pla­na” y una co­mu­ni­ca­ción “sin cos­tu­ras” en­tre los ac­ti­vos, uti­li­zan­do sis­te­mas, pro­to­co­los de co­mu­ni­ca­ción y len­gua­jes de pro­gra­ma­ción abier­tos.

IOT en “el bor­de“

Se­gún un re­cien­te co­mu­ni­ca­do de pren­sa de la fir­ma de in­ves­ti­ga­ción Gart­ner en Gart­ner.com, en 2016 hu­bo 6,4 mi­llo­nes de "co­sas" co­nec­ta­das, un 30% más que en 2015. Y to­dos es­tos dis­po­si­ti­vos ge­ne­ran da­tos. Zet­taby­tes de da­tos. Pe­ro ¿son da­tos úti­les? ¿Y se usan tec­no­lo­gías mo­der­nas de re­des pa­ra mo­ver tan­tos da­tos a tra­vés de In­ter­net?

La pi­rá­mi­de de da­tos-in­for­ma­ción-co­no­ci­mien­to-sa­bi­du­ría (aba­jo) nos mues­tra el via­je des­de los da­tos en bru­to has­ta la sa­bi­du­ría. En la In­ter­net de las Co­sas, los da­tos pro­ce­sa­bles son la sa­bi­du­ría: qué ha­cer, cuán­do y cómo ha­cer­lo; cómo me­jo­rar los pro­ce­sos del ne­go­cio, re­du­cir cos­tes, au­men­tar los be­ne­fi­cios.

La IOT va a pro­du­cir can­ti­da­des ma­si­vas de da­tos sin pro­ce­sar de mi­les de mi­llo­nes de sen­so­res, ac­tua­do­res y dis­po­si­ti­vos. ¿Cómo cla­si­fi­car los da­tos pa­ra fil­trar lo que ne­ce­si­ta­mos y con­ver­tir­lo en da­tos pro­ce­sa­bles pa­ra im­ple­men­tar esa sa­bi­du­ría?

La respuesta es el pro­ce­sa­mien­to en el bor­de (ed­ge com­pu­ting).

La ma­yo­ría de los dis­po­si­ti­vos IOT se co­nec­ta­rán en “el bor­de” de la red, el lu­gar don­de OT e IT con­ver­gen fí­si­ca­men­te. De en­tre los da­tos que ge­ne­ran los dis­po­si­ti­vos OT, de­ben ser ex­traí­dos los realmente úti­les pa­ra la em­pre­sa, sien­do en­ton­ces en­via­dos a los sis­te­mas de compu­tación en nu­be des­ti­na­dos al aná­li­sis de gran­des da­tos, mien­tras que los da­tos inú­ti­les de­ben des­car­tar­se pa­ra re­du­cir el an­cho de ban­da y el rui­do.

De­sa­for­tu­na­da­men­te, la ma­yo­ría de los ac­tua­les sen­so­res y má­qui­nas OT no tie­nen la po­ten­cia de cálcu­lo ne­ce­sa­rios pa­ra pro­ce­sar y fil­trar los da­tos que ge­ne­ran. Pue­den in­clu­so ser dis­po­si­ti­vos pa­si­vos, don­de sim­ple­men­te en­tran y sa­len da­tos.

Los dis­po­si­ti­vos OT más in­te­li­gen­tes o ac­ti­vos, co­mo los PLCS, tien­den a cen­trar­se só­lo en sus fun­cio­nes de au­to­ma­ti­za­ción y no han si­do di­se­ña­dos pa­ra com­par­tir los da­tos de fa­bri­ca­ción con otros sis­te­mas. Es por es­to que la IOT re­quie­re de sis­te­mas de ter­ce­ros que ac­túen co­mo in­ter­me­dia­rios de da­tos en­tre los sis­te­mas OT y los IT.

Es­tas pa­sa­re­las de ter­ce­ros en­tien­den los len­gua­jes y pro­to­co­los OT/IT, pe­ro a me­nu­do re­quie­ren un gran so­por­te pa­ra la pro­gra­ma­ción y de­sa­rro­llo de apli­ca­cio­nes.

La ver­da­de­ra vi­sión de la con­ver­gen­cia OT / IT es la au­to­no­mía y co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta pa­ra los ac­ti­vos, co­sas, no­dos y ser­vi­do­res, con el fin de co­mu­ni­car­se di­rec­ta­men­te en­tre sí, sin la ne­ce­si­dad de pa­sa­re­las de protocolo, ser­vi­do­res OPC y midd­le­wa­re, ha­bi­li­tan­do la co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta en­tre ac­ti­vos y bie­nes o co­sa a co­sa y realmente ten­dien­do un puen­te pa­ra la bre­cha exis­ten­te en­tre el OT / IT. Los fa­bri­can­tes des­pla­za­rán la in­te­li­gen­cia di­rec­ta­men­te ha­cia los ac­ti­vos OT, per­mi­tien­do que di­chos ac­ti­vos co­mu­ni­quen uti­li­zan­do las ca­pa­ci­da­des, pro­to­co­los y len­gua­jes del mun­do IT.

Es­ta­mos em­pe­zan­do a ver ca­pa­ci­da­des ca­da vez ma­yo­res en los ac­ti­vos OT, ya que em­pie­zan a desa­rro­llar­se des­de ce­ro te­nien­do en cuen­ta las apli­ca­cio­nes de la IOT. Con el tiem­po, ve­re­mos no só­lo me­jo­ras en las tec­no­lo­gías de la co­mu­ni­ca­ción, sino también en la pro­pia in­te­li­gen­cia, per­mi­tien­do que los ac­ti­vos en el bor­de fil­tren sus pro­pios da­tos pa­ra des­pués ex­po­ner­los a tra­vés de for­ma­tos es­tán­dar do­cu­men­ta­dos, co­mo APIS web.

De he­cho, pa­ra al­can­zar ple­na­men­te los be­ne­fi­cios que la IOT ofre­ce, los ac­ti­vos OT ten­drán que ser di­se­ña­dos in­te­gran­do tec­no­lo­gías web, co­mo HTTP pa­ra la in­te­rac­ción, SSL / Ci­fra­do y au­ten­ti­ca­ción TLS pa­ra la se­gu­ri­dad de los da­tos, y JSON pa­ra el for­ma­to de da­tos. Es­te en­fo­que ya es­tá dis­po­ni­ble hoy y se lla­ma ar­qui­tec­tu­ra REST.

Re­di­se­ño de los ac­ti­vos OT

Pa­ra co­nec­tar OT e IT, de­be­mos di­se­ñar los ac­ti­vos OT pa­ra po­der uti­li­zar tec­no­lo­gías co­mo las in­ter­fa­ces de pro­gra­ma­ción pa­ra apli­ca­cio­nes (API). Una API es un con­jun­to de ru­ti­nas, pro­to­co­los y he­rra­mien­tas pa­ra la cons­truc­ción de apli­ca­cio­nes soft­wa­re, es­pe­ci­fi­can­do cómo los com­po­nen­tes de soft­wa­re de­ben in­ter­ac­tuar.

Pa­ra que los ac­ti­vos OT se co­mu­ni­quen de for­ma au­tó­no­ma y di­rec­ta en­tre sí, ten­drán que usar pro­to­co­los de In­ter­net co­mo los si­guien­tes: MQTT: pa­ra re­co­ger da­tos del dis­po­si­ti­vo y co­mu­ni­car­los a los ser­vi­do­res. XMPP: ac­ti­va el in­ter­cam­bio en tiem­po ca­si-real de da­tos es­truc­tu­ra­dos y ex­ten­si­bles en­tre dos o más dis­po­si­ti­vos en la red. DDS: bus rá­pi­do pa­ra la in­te­gra­ción de las má­qui­nas in­te­li­gen­tes. AMQP: sis­te­ma de co­la di­se­ña­do pa­ra co­nec­tar ser­vi­do­res en­tre sí.

COMENZANDO HOY CON LA IOT

Si le en­tu­sias­man las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce la IOT pa­ra sus apli­ca­cio­nes, o si só­lo desea es­tar pre­pa­ra­do pa­ra el fu­tu­ro, aquí van al­gu­nas ideas pa­ra em­pe­zar des­de ya.

Em­pe­zar des­de lo más sim­ple

La In­ter­net de las Co­sas es un gran con­cep­to con gran can­ti­dad de pie­zas en mo­vi­mien­to. Desa­rro­llar una es­tra­te­gia pa­ra co­men­zar a im­ple­men­tar la IOT en su ne­go­cio no tie­ne que por qué ser com­pli­ca­do. Hay que em­pe­zar des­de lo más sim­ple y ex­pe­ri­men­tar.

La IOT es un con­cep­to, una idea, no un con­jun­to de re­glas rí­gi­das e in­me­dia­tas. Es un mé­to­do de mi­rar a sis­te­mas dis­pa­res y pre­gun­tar­nos: ¿qué pa­sa­ría si esas dos má­qui­nas pu­die­ran ha­blar­se la una a la otra? ¿Qué po­dría­mos apren­der al ex­traer to­do da­to in­tere­san­te y bus­car co­rre­la­cio­nes en­tre con­jun­tos de da­tos? Con el tiem­po, con­se­guir que dis­po­si­ti­vos di­fe­ren­tes pue­dan co­mu­ni­car­se en­tre sí se ha­rá ca­da vez más fá­cil.

Edu­car Un buen pun­to de co­mien­zo es apren­der so­bre las nue­vas tec­no­lo­gías que in­vo­lu­cra­das en la IOT. Si us­ted vie­ne del la­do del con­trol de pro­ce­sos y au­to­ma­ti­za­ción in­dus­trial en la con­ver­gen­cia OT/IT, se­rá una bue­na idea po­ten­ciar las ha­bi­li­da­des en la red.

Apren­da cómo los swit­ches y rou­ters Et­her­net mue­ven los da­tos a tra­vés de In­ter­net.

Se­pa qué es una di­rec­ción IP y en­tien­da la po­ten­cial ne­ce­si­dad de la IPV6.

Ob­ten­ga una vi­sión ge­ne­ral de va­rias tec­no­lo­gías web y len­gua­jes de pro­gra­ma­ción. No tie­ne por qué ser un ex­per­to en re­des, pe­ro su vi­da den­tro de la con­ver­gen­cia IT/OT se­rá más fá­cil só­lo si le son fa­mi­lia­res es­tas tec­no­lo­gías.

Ten­ga en cuen­ta que se ne­ce­si­ta­rán nue­vas e im­por­tan­tes ha­bi­li­da­des en su or­ga­ni­za­ción. El tra­ba­jo en red es una de ellas; otras ha­bi­li­da­des cla­ve se­rán el co­no­ci­mien­to de len­gua­jes de pro­gra­ma­ción y ar­qui­tec­tu­ras IT (co­mo RESTFUL) y, por su­pues­to, el do­mi­nio en la se­gu­ri­dad de la red.

SU PRI­MER PRO­YEC­TO IOT

Iden­ti­fi­car la ne­ce­si­dad

Ca­da apli­ca­ción de IOT es di­fe­ren­te, de­pen­dien­do de su ne­go­cio. Y por des­gra­cia no hay una úni­ca so­lu­ción pa­ra to­dos los desa­rro­llos de pro­yec­tos IOT. Sin em­bar­go, uno de Los ob­je­ti­vos de la IOT es au­men­tar la efi­cien­cia, y eso es un buen pun­to de ini­cio.

La si­guien­te es una es­tra­te­gia ge­ne­ral de 3 pa­sos que pue­de apli­car pa­ra desa­rro­llar su pri­mer pro­yec­to IOT. 1. Iden­ti­fi­car el po­ten­cial. Ca­mi­ne por sus ins­ta­la­cio­nes, ha­ble con sus ope­ra­do­res e iden­ti­fi­que pro­ce­sos ma­nua­les la­bo­rio­sos, co­mo la re­co­lec­ción de da­tos con “lá­piz y pa­pel” o ta­reas de en­tra­da de da­tos en ho­ja de cálcu­lo. También iden­ti­fi­que los da­tos po­ten­cial­men­te úti­les que es­tán ac­tual­men­te agru­pa­dos pe­ro no dis­po­ni­bles pa­ra otros sis­te­mas o to­ma­do­res de de­ci­sio­nes. Bue­nos ejem­plos po­drían ser da­tos am­bien­ta­les, da­tos de pro­duc­ción o da­tos re­la­cio­na­dos con el pro­ce­so por lo­tes. 2. Re­co­ger da­tos. Bus­que la opor­tu­ni­dad de re­co­pi­lar da­tos de un ac­ti­vo a un ni­vel de "co­sa". Por ejem­plo, ¿hay un sen­sor que po­dría ins­ta­lar pa­ra mo­ni­to­ri­zar y re­gis­trar más de cer­ca su pro­ce­so? El cos­te de los sen­so­res ha des­cen­di­do sus­tan­cial­men­te, per­mi­tien­do una ma­yor vi­si­bi­li­dad en to­dos los as­pec­tos de la au­to­ma­ti­za­ción. Op­ti­mi­zar la ins­tru­men­ta­ción es el pri­mer pa­so pa­ra me­jo­rar los ni­ve­les de in­for­ma­ción de la Plan­ta, mo­ni­to­ri­za­ción re­mo­ta de ac­ti­vos, aná­li­sis de pro­duc­ción y fia­bi­li­dad. 3. Cen­tra­li­zar y ana­li­zar. Iden­ti­fi­que una for­ma de re­unir los da­tos en un con­te­ne­dor cen­tral. Es­to pue­de re­que­rir al­gún ti­po de pa­sa­re­la IOT o con­ver­ti­dor de protocolo, así co­mo una ba­se de da­tos pa­ra al­ber­gar la in­for­ma­ción. Una vez que ha­ya cen­tra­li­za­do los da­tos, po­drá ana­li­zar las opor­tu­ni­da­des pa­ra op­ti­mi­zar los pro­ce­sos. Por ejem­plo, ex­traer un in­for­me del aná­li­sis

cru­za­do en­tre los nue­vos da­tos apor­ta­dos por el sen­sor y los da­tos de pro­duc­ción. ¿Es po­si­ble que cier­tas va­ria­bles del pro­ce­so pro­vo­quen un ma­yor o me­nor ren­di­mien­to?

Jus­ti­fi­ca­ción de la in­ver­sión

A me­di­da que la IOT se ha­ce más vi­si­ble, es fá­cil que­dar abru­ma­do por los cos­tes po­ten­cia­les y la com­ple­ji­dad re­la­cio­na­da con las apli­ca­cio­nes IOT. Es im­por­tan­te se­guir cen­tra­do en si un pro­yec­to be­ne­fi­cia­rá a la em­pre­sa re­du­cien­do los cos­tes o me­jo­ran­do la ca­li­dad. Us­ted de­be­rá ser ca­paz de de­mos­trar un ren­di­mien­to me­di­ble de la in­ver­sión.

Por ejem­plo, tal vez po­dría co­nec­tar un dis­po­si­ti­vo de mo­ni­to­ri­za­ción de ener­gía eléc­tri­ca a la ali­men­ta­ción prin­ci­pal de su Plan­ta, pa­ra co­men­zar a con­tro­lar el gas­to de ener­gía. Una vez que ha­ya em­pe­za­do a re­co­pi­lar da­tos, con el tiem­po po­drá de­ter­mi­nar exac­ta­men­te y en tiem­po real lo que cues­ta arran­car un mo­tor, eje­cu­tar un pro­ce­so, o te­ner el ai­re acon­di­cio­na­do del edi­fi­cio ajus­ta­do a 23°C.

O tal vez desee re­ci­bir un in­for­me dia­rio por co­rreo elec­tró­ni­co mos­tran­do las ci­fras de pro­duc­ción, el in­ven­ta­rio de ma­te­rias pri­mas y el tiem­po me­dio de pro­duc­ción por lo­te. To­dos es­tos da­tos pue­den ser cap­tu­ra­dos a tra­vés de la tec­no­lo­gía IOT y lle­va­dos di­rec­ta­men­te a su dis­po­si­ti­vo móvil.

Otro pro­yec­to fá­cil de im­ple­men­tar po­dría ayu­dar­le a aho­rrar agua. Si es­tá a car­go del sis­te­ma de rie­go, po­dría con­fi­gu­rar un sis­te­ma in­te­li­gen­te y sim­ple que com­pro­ba­se el pro­nós­ti­co del tiem­po en una pá­gi­na web an­tes de ac­ti­var los as­per­so­res. El aho­rro de cos­tes por la re­duc­ción del uso del agua (sin men­cio­nar el im­pac­to so­bre el me­dio am­bien­te) es una bue­na ma­ne­ra de jus­ti­fi­car el cos­te de su pri­mer pro­yec­to IOT.

Una vez más, no tie­ne que ser com­pli­ca­do. Y las tec­no­lo­gías pa­ra lo­grar to­das es­tas apli­ca­cio­nes es­tán dis­po­ni­bles hoy en día co­mo pro­duc­tos co­mer­cia­les ter­mi­na­dos.

Es co­mo ma­gia, pe­ro no lo es. Es la In­ter­net de las Co­sas. Va a cam­biar­lo to­do y to­dos va­mos a ser par­te de ella.

So­bre­car­ga de in­for­ma­ción en la era de la in­for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.