La nue­va ley de dro­nes en Es­pa­ña abre un am­plio aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des la­bo­ra­les

Agri­cul­tu­ra, to­po­gra­fía, ins­pec­cio­nes ener­gé­ti­cas, re­no­va­bles, ar­qui­tec­tu­ra, lim­pie­za de al­tos edi­fi­cios, lo­gís­ti­ca, se­gu­ri­dad e in­dus­tria au­dio­vi­sual aca­pa­ra­rán los nue­vos per­fi­les pro­fe­sio­na­les

Automática e Instrumentación - - SUMARIO -

Agri­cul­tu­ra, to­po­gra­fía, ins­pec­cio­nes ener­gé­ti­cas, re­no­va­bles, ar­qui­tec­tu­ra, lim­pie­za de al­tos edi­fi­cios, lo­gís­ti­ca, se­gu­ri­dad e in­dus­tria au­dio­vi­sual aca­pa­ra­rán los nue­vos per­fi­les pro­fe­sio­na­les.

El Bo­le­tín Ofi­cial del Es­ta­do (BOE) ha pu­bli­ca­do la nue­va ley que re­gu­la el uso de los dro­nes en Es­pa­ña. Los pro­fe­sio­na­les del sec­tor han ce­le­bra­do la en­tra­da en vi­gor de la nue­va nor­ma­ti­va, la cual aho­ra per­mi­te el uso de dro­nes en in­me­dia­cio­nes de edi­fi­cios y por la no­che. Es­tos cam­bios per­mi­ten ofre­cer un ma­yor nú­me­ro de ser­vi­cios y ha­rán cre­cer el sec­tor, pe­ro es ne­ce­sa­rio que tan­to los pro­fe­sio­na­les co­mo los usua­rios re­crea­ti­vos co­noz­can bien el nue­vo mar­co re­gu­la­to­rio.

La nue­va ley, vi­gen­te des­de el 30 de di­ciem­bre de 2017, ha in­tro­du­ci­do cam­bios que am­plían el campo de apli­ca­ción de es­te ti­po de apa­ra­tos y per­mi­te ofre­cer una gran can­ti­dad de ser­vi­cios en es­te sec­tor que es­tá en cre­ci­mien­to con­ti­nuo. Al­gu­nos de los cam­bios más sig­ni­fi­ca­ti­vos en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal son la po­si­bi­li­dad de vo­lar so­bre edi­fi­cios y per­so­nas y vo­lar de no­che, siem­pre con la au­to­ri­za­ción co­rres­pon­dien­te. Tam­bién con au­to­ri­za­ción, los pro­fe­sio­na­les pue­den aho­ra vo­lar a me­nor dis­tan­cia

de la que mar­ca la ley en las pro­xi­mi­da­des de ae­ro­puer­tos y ae­ró­dro­mos, así co­mo en es­pa­cio aé­reo con­tro­la­do. El ra­dio de vi­sión má­xi­mo de 500 me­tros pue­de aho­ra ser am­plia­do y se per­mi­ten los vue­los den­tro del al­can­ce vi­sual au­men­ta­do (EVLOS).

Es­tas no­ve­da­des abren nue­vas opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les en in­dus­trias que has­ta aho­ra eran in­via­bles por las li­mi­ta­cio­nes le­ga­les. Así, ade­más de los ser­vi­cios pres­ta­dos has­ta aho­ra en agri­cul­tu­ra, to­po­gra­fía e ins­pec­cio­nes in­dus­tria­les o ener­gé­ti­cas, que ya uti­li­za­ban gran­des em­pre­sas co­mo Emi­lio Mo­ro y Mar­tín Có­dax en el sec­tor de la agri­cul­tu­ra y Fe­no­sa en el sec­tor energético, se po­drán em­plear los dro­nes para otros fi­nes, co­mo la lim­pie­za de ras­ca­cie­los, la ins­pec­ción de da­ños ar­qui­tec­tó­ni­cos, la su­per­vi­sión aé­rea en lo­gís­ti­ca y trans­por­te, en se­gu­ri­dad o la fil­ma­ción de ma­te­rial au­dio­vi­sual, en­tre mu­chos otros.

Para po­der ha­cer un uso pro­fe­sio­nal del dron, es im­pres­cin­di­ble es­tar ha­bi­li­ta­do en AESA, te­ner un se­gu­ro de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil es­pe­cí­fi­co para ae­ro­na­ves, y ob­te­ner la li­cen­cia ofi­cial de pi­lo­to de RPA’S con el cer­ti­fi­ca­do mé­di­co en vi­gor. Igual de im­por­tan­te es co­no­cer bien y res­pe­tar en to­do mo­men­to la nor­ma­ti­va

vi­gen­te, da­do que el dron es una ae­ro­na­ve cu­yo uso irres­pon­sa­ble pue­de cos­tar vi­das y aca­rrear mul­tas que pue­den al­can­zar los 4,5 M€ de­pen­dien­do de la gra­ve­dad.

Ac­tual­men­te, to­dos los pi­lo­tos de dro­nes en Es­pa­ña se ri­gen por una nor­ma­ti­va vi­gen­te des­de ju­lio de 2014 y un ór­gano re­gu­la­dor ad­mi­nis­tra­ti­vo AESA (Agen­cia Es­ta­tal de Se­gu­ri­dad Aé­rea). La AESA se en­car­ga de ve­lar por la se­gu­ri­dad y pro­fe­sio­na­li­dad de to­dos los que ma­ne­jan ae­ro­na­ves no tri­pu­la­das. Al igual que con los vehícu­los o trans­por­tes te­rres­tres, to­dos los pi­lo­tos de dro­nes tie­nen que rea­li­zar una for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca que les cer­ti­fi­que co­mo pi­lo­tos. Es muy im­por­tan­te que los alum­nos se ase­gu­ren de que el cen­tro de for­ma­ción al que acu­den cum­ple to­dos los re­qui­si­tos le­ga­les que AESA re­quie­re. Co­mo por ejem­plo, que el cen­tro es­té cer­ti­fi­ca­do co­mo cen­tro ATO, es de­cir, el lis­ta­do de Or­ga­ni­za­cio­nes de For­ma­ción Apro­ba­das para tra­mi­tar los cer­ti­fi­ca­dos de pi­lo­to de dro­nes de <25kg, en­tre otros tí­tu­los de pi­lo­to del ám­bi­to ae­ro­náu­ti­co.

Bo­de­gas Lahoz uti­li­za dro­nes para me­jo­rar la pro­duc­ción de sus vi­ñe­dos en un 12%

Bo­de­gas Lahoz, em­pre­sa vi­ti­vi­ní­co­la de So­cué­lla­mos (Ciu­dad Real), ha lo­gra­do con el uso de dro­nes me­jo­rar no­ta­ble­men­te sus pers­pec­ti­vas de pro­duc­ción, en con­cre­to un aho­rro me­dio en rie­go del 11%, una dis­mi­nu­ción de abo­nos del 7%, una es­ti­ma­ción de la pro­duc­ción du­ran­te la ma­du­ra­ción del 97% ra­tio que me­jo­ran en un 12% los cálcu­los pre­vios

de su pro­duc­ti­vi­dad an­tes de uti­li­zar es­ta tec­no­lo­gía con la co­la­bo­ra­ción de la com­pa­ñía es­pa­ño­la He­mav. Es­tas son las con­clu­sio­nes del es­tu­dio en­car­ga­do el pa­sa­do año por Bo­de­gas Lahoz a He­mav para ana­li­zar y ha­cer una pro­yec­ción de su pro­duc­ción a efec­tos de op­ti­mi­zar sus in­su­mos, au­men­tar la ca­li­dad del vi­ñe­do, su ho­mo­ge­nei­za­ción so­bre el te­rreno, y me­dir la efi­cien­cia de la lo­gís­ti­ca du­ran­te la ven­di­mia y el pro­ce­so de ven­ta pos­te­rior. En es­ta pri­me­ra fa­se se ha di­gi­ta­li­za­do un 10% del to­tal de su ex­plo­ta­ción to­tal de 500 hec­tá­reas de vi­ñe­do. La par­ce­la escogida por par­te de Bo­de­gas Lahoz ha si­do la que pre­sen­ta­ba más pro­ble­mas en cuan­to a di­fe­ren­cias de rie­go, pro­duc­ción, ma­du­ra­ción y pla­gas.

3 vue­los con dro­nes

Du­ran­te la rea­li­za­ción del pro­yec­to, He­mav ha rea­li­za­do tres vue­los de dro­nes que se han lle­va­do a ca­bo en dis­tin­tos mo­men­tos cru­cia­les del cul­ti­vo co­mo el cua­ja­do, el en­ve­ro y la ma­du­ra­ción. Du­ran­te el pri­mer vuelo se iden­ti­fi­có que exis­tía un gran po­ten­cial de mejora en cuan­to a la ho­mo­ge­nei­dad del cul­ti­vo y que al­gu­nas vi­des ne­ce­si­ta­ban un ajus­te de fer­ti­li­za­ción. Tam­bién se ob­ser­vó una fal­ta de ni­tró­geno fo­liar en la ma­yo­ría de los sec­to­res y un ex­ce­so de rie­go que aler­ta­ba de una po­si­ble pre­sen­cia de pla­ga. Tras apli­car las re­co­men­da­cio­nes ela­bo­ra­das por He­mav, se ob­tu­vo una evo­lu­ción po­si­ti­va de la pro­duc­ti­vi­dad de la par­ce­la que se com­pro­bó du­ran­te los in­for­mes de los si­guien­tes vue­los. Por úl­ti­mo, se iden­ti­fi­ca­ron fo­cos in­ci­pien­tes de pla­gas de ara­ña ro­ja me­dian­te el aná­li­sis de la dis­mi­nu­ción del vi­gor ve­ge­ta­ti­vo y la re­duc­ción del área de la ve­ge­ta­ción. Gra­cias a es­ta iden­ti­fi­ca­ción tem­pra­na, se pu­do mi­ni­mi­zar prác­ti­ca­men­te to­dos los fo­cos y man­te­ner las zo­nas re­si­dua­les ba­jo con­trol. Los in­for­mes co­rrec­ti­vos se han ido en­tre­gan­do con una se­ma­na de pos­te­rio­ri­dad tras ca­da vuelo para que Bo­de­gas Lahoz fue­ra apli­can­do sin di­la­ción y con­for­me a la es­ta­cio­na­li­dad las re­co­men­da­cio­nes es­ta­ble­ci­das.

0LQLVWUR GH )RPHQWR 'H /D 6HUQD SUHVHQWDQGR HO SODQ HVWUDWHJLFR SDUD HO VHFWRU GH ORV GURQHV

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.