Be­ne­fi­cios y apli­ca­cio­nes de la im­pre­sión 3D

Automática e Instrumentación - - SUMARIO -

La im­pre­sión 3D ha ad­qui­ri­do un ni­vel de po­pu­la­ri­dad no­ta­ble en los úl­ti­mos años mo­ti­va­do por los cam­bios que es­tá ex­pe­ri­men­tan­do el sec­tor tras dis­tin­tos avan­ces tec­no­ló­gi­cos. Es­ta tec­no­lo­gía exis­te des­de me­dia­dos de los años 80, aun­que con li­mi­ta­cio­nes tec­no­ló­gi­cas que no han per­mi­ti­do su ex­pan­sión ma­si­va y la han re­ser­va­do al uso es­po­rá­di­co de al­gu­nos pro­fe­sio­na­les. Sin em­bar­go, en la se­gun­da dé­ca­da del siglo XXI el sec­tor es­tá con­si­guien­do im­por­tan­tes pro­gre­sos que le per­mi­ti­rán irrum­pir de for­ma ma­si­va en to­do el mun­do.

La im­pre­sión 3D ha ad­qui­ri­do un ni­vel de po­pu­la­ri­dad no­ta­ble en los úl­ti­mos años mo­ti­va­do por los cam­bios que es­tá ex­pe­ri­men­tan­do el sec­tor tras dis­tin­tos avan­ces tec­no­ló­gi­cos. Es­ta tec­no­lo­gía exis­te des­de me­dia­dos de los años 80, aun­que con li­mi­ta­cio­nes tec­no­ló­gi­cas que no han per­mi­ti­do su ex­pan­sión ma­si­va y la han re­ser­va­do al uso es­po­rá­di­co de al­gu­nos pro­fe­sio­na­les. Sin em­bar­go, en la se­gun­da dé­ca­da del siglo XXI el sec­tor es­tá con­si­guien­do im­por­tan­tes pro­gre­sos que le per­mi­ti­rán irrum­pir de for­ma ma­si­va en to­do el mun­do.

Aun­que la im­pre­sión 3D sue­le lla­mar la aten­ción por sus apli­ca­cio­nes en el gran con­su­mo, su ma­yor po­ten­cial se en­cuen­tra en la in­dus­tria. Tie­ne el po­ten­cial de cam­biar los pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción y dis­tri­bu­ción y es­tá lla­ma­da a desem­pe­ñar un pa­pel cla­ve en la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial.

La im­pre­sión 3D, tam­bién co­no­ci­da co­mo fa­bri­ca­ción adi­ti­va, se ba­sa en la apli­ca­ción de un ma­te­rial so­bre una su­per­fi­cie, ca­pa a ca­pa, una en­ci­ma de la otra, de ma­ne­ra que tras mu­chas ca­pas se crea el ob­je­to tri­di­men­sio­nal. Pa­ra que el ma­te­rial se fu­sio­ne es ne­ce­sa­rio apli­car cier­ta ener­gía du­ran­te la fa­bri­ca­ción y pos­te­rior-

men­te de­jar un tiem­po de en­fria­do que de­pen­de­rá de la tec­no­lo­gía uti­li­za­da. Ac­tual­men­te se im­pri­me con ma­te­ria­les ce­rá­mi­cos, re­si­nas, po­lí­me­ros (plás­ti­cos) y, en me­nor me­di­da, me­ta­les.

La prin­ci­pal li­mi­ta­ción a la que se ha en­fren­ta­do el sec­tor du­ran­te los úl­ti­mos 30 años es que las tec­no­lo­gías son len­tas y cos­to­sas y no ga­ran­ti­zan cier­tos es­tán­da­res de ca­li­dad en las pie­zas fa­bri­ca­das. Es­te úl­ti­mo pun­to es im­por­tan­te por­que si que­re­mos lle­var la im­pre­sión 3D a ni­vel pro­fe­sio­nal, pa­ra im­pri­mir pro­to­ti­pos o in­clu­so pie­zas de uso in­dus­trial, ne­ce­si­ta­mos ca­li­dad en los aca­ba­dos, pre­ci­sión, re­sis­ten­cia a la ro­tu­ra, así co­mo pre­dic­ti­bi­li­dad, es de­cir, ser ca­pa­ces de fa­bri­car pie­zas exac­ta­men­te igua­les. Una com­pa­ñía ae­ro­náu­ti­ca que ne­ce­si­ta 20.000 tor­ni­llos pa­ra sus avio­nes, va a ne­ce­si­tar 20.000 tor­ni­llos igua­les.

BE­NE­FI­CIOS Y APLI­CA­CIO­NES DE LA IM­PRE­SIÓN 3D • Per­so­na­li­za­ción o ti­ra­das me­dias/cor­tas:

La fa­bri­ca­ción adi­ti­va per­mi­te rea­li­zar ti­ra­das cor­tas sin au­men­tar los cos­tes uni­ta­rios, ya que no se ne­ce­si­tan mol­des. Del mis­mo mo­do, el cos­te de fa­bri­car cen­te­na­res o mi­les de pie­zas igua­les es el mis­mo que si son di­fe­ren­tes. Así, la per­so­na­li­za­ción del pro­duc­to es una reali­dad sin cos­te adi­cio­nal que va a be­ne­fi­ciar a mu­chos sec­to­res. El ejem­plo más cla­ro es el de la sa­lud, con pro­duc­tos to­tal­men­te adaptados a ca­da usua­rio, co­mo pró­te­sis, exoes-

que­le­tos o au­dí­fo­nos. En el ám­bi­to de la per­so­na­li­za­ción, tam­bién es in­tere­san­te la po­si­bi­li­dad de in­cluir un có­di­go úni­co a ca­da pro­duc­to (de ba­rras o nu­mé­ri­co, por ejem­plo) que per­mi­ta a las em­pre­sas iden­ti­fi­car ca­da una de las pie­zas fa­bri­ca­das con cual­quier in­for­ma­ción útil. En es­te pun­to ca­be de­cir que pa­ra gran­des ti­ra­das de un mis­mo ob­je­to, la fa­bri­ca­ción tra­di­cio­nal se­gui­rá sien­do más ren­ta­ble.

• Li­ber­tad de di­se­ño:

Los sis­te­mas in­dus­tria­les de fa­bri­ca­ción que he­mos co­no­ci­do has­ta aho­ra tie­nen múl­ti­ples res­tric­cio­nes en cuan­to a la for­ma de la pie­za que que­re­mos crear y con­di­cio­na com­ple­ta­men­te el tra­ba­jo de los in­ge­nie­ros y di­se­ña­do­res. Con la im­pre­sión 3D, la crea­ti­vi­dad no tie­ne lí­mi­tes. Po­de­mos crear geo­me­trías com­ple­jas, idear for­mas or­gá­ni­cas ins­pi­ra­das en la efi­cien­cia de la na­tu­ra­le­za, re­du­cir al má­xi­mo el pe­so de una pie­za e in­clu­so au­men­tar su efi­cien­cia. Y cual­quier usua­rio que desee di­se­ñar una pie­za po­drá ha­cer­lo des­de su ca­sa pa­ra pos­te­rior­men­te so­li­ci­tar su im­pre­sión en un cen­tro de pro­duc­ción cer­cano, tal co­mo ha­ce­mos ac­tual­men­te con la im­pre­sión de ál­bu­mes de fo­to­gra­fías. Una de las múl­ti­ples in­dus­trias que se be­ne­fi­cia­rán de ello es la ae­ro­náu­ti­ca, que ya es­tá uti­li­zan­do pie­zas im­pre­sas en 3D pa­ra sus avio­nes, con el ob­je­ti­vo de te­ner ae­ro­na­ves más li­ge­ras y con­se­guir im­por­tan­tes aho­rros en el con­su­mo de com­bus­ti­ble.

• Pro­to­ti­pa­do: La im­pre­sión 3D va a ace­le­rar los rit­mos de in­no­va­ción gra­cias a la po­si­bi­li­dad de fa­bri­car pro­to­ti­pos en tiem­po real. Ac­tual­men­te, una com­pa­ñía que es­té desa­rro­llan­do un pro­to­ti­po de­be in­ver­tir en el mol­de y los uti­lla­jes, lo que re­tra­sa en­tre 4 y 6 se­ma­nas la ob­ten­ción del pro­to­ti­po. La im­pre­sión 3D per­mi­te te­ner el pro­to­ti­po en tiempos muy cor­tos (ho­ras o días). Uno de los usos más ex­ten­di­dos de la im­pre­sión 3D, en es­te mo­men­to, es pre­ci­sa­men­te en los de­par­ta­men­tos de I+D de com­pa­ñías pun­te­ras.

• Pro­du­cir cer­ca del usua­rio:

La fa­bri­ca­ción adi­ti­va tam­bién pue­de cam­biar la ca­de­na de su- mi­nis­tro glo­bal, que ac­tual­men­te con­sis­te en fa­bri­car en un pun­to y pos­te­rior­men­te dis­tri­buir el pro­duc­to a es­ca­la mun­dial. En el fu­tu­ro se acer­ca­rá la pro­duc­ción allí don­de es­té la de­man­da, es de­cir, lo que se dis­tri­bui­rá se­rá el di­se­ño y ten­dre­mos pe­que­ños cen­tros de pro­duc­ción que fa­bri­ca­rán cer­ca del usua­rio y ba­jo de­man­da. Es­to per­mi­ti­rá aho­rros de cos­tes de dis­tri­bu­ción, com­bus­ti­ble y ven­ta­jas so­bre el me­dio ambiente. La re­duc­ción de los cos­tes de al­ma­ce­na­je tam­bién se­rá muy im­por­tan­te, ya que se po­drán fa­bri­car las pie­zas de sus­ti­tu­ción se­gún la de­man­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.