Las nue­vas tec­no­lo­gías per­mi­ten a las or­ga­ni­za­cio­nes im­plan­tar la trans­for­ma­ción di­gi­tal

Us­ted tie­ne ob­je­ti­vos en su or­ga­ni­za­ción, pa­ra la pro­duc­ción, se­gu­ri­dad y be­ne­fi­cios. Pue­de que no se dé cuen­ta, pe­ro es muy pro­ba­ble que si su sis­te­ma de con­trol tie­ne más de diez años, sea un obs­tácu­lo im­por­tan­te pa­ra al­can­zar sus ob­je­ti­vos.

Automática e Instrumentación - - PORTADA - Aa­ron Crews, Director Glo­bal Mo­der­ni­za­tion So­lu­tions, Emer­son

8sted tie­ne ob­je­ti­vos en su or­ga­ni­za­ción, pa­ra la pro­duc­ción, se­gu­ri­dad y be­ne­fi­cios. Pue­de que no se dé cuen­ta, pe­ro es muy pro­ba­ble que si su sis­te­ma de con­trol tie­ne más de diez años, sea un obs­tácu­lo im­por­tan­te pa­ra al­can­zar sus ob­je­ti­vos. Aun­que co­rrec­ta­men­te mo­der­ni­za­do o ac­tua­li­za­do po­dría con­ver­tir­se en su so­cio pa­ra lo­grar una trans­for­ma­ción di­gi­tal sa­tis­fac­to­ria y su­pe­rar sus ob­je­ti­vos: me­jo­rar las ope­ra­cio­nes y la pro­duc­ti­vi­dad al mis­mo tiem­po que ex­ce­de las ex­pec­ta­ti­vas del re­torno de la in­ver­sión.

Aun­que los sis­te­mas de con­trol an­ti­guos pue­den se­guir fun­cio­nan­do de ma­ne­ra fia­ble, las ins­ta­la­cio­nes que los uti­li­zan pue­den ador­me­cer­se en una fal­sa sen­sa­ción de se­gu­ri­dad pen­san­do que “to­do es­tá bien”. En reali­dad, man­te­ner el sta­tu quo de los sis­te­mas de con­trol más an­ti­guos de­ja a las or­ga­ni­za­cio­nes a la co­la, lo cual es­tá pla­ga­do de desafíos, ya que los com­pe­ti­do­res per­si­guen agre­si­va­men­te la di­gi­ta­li­za­ción y la trans­for­ma­ción di­gi­tal. Mien­tras las ins­ta­la­cio­nes re­tra­san o evi­tan las ac­tua­li­za­cio­nes del sis­te­ma de con­trol, los ries­gos pa­ra el em­pla­za­mien­to y el ne­go­cio au­men­tan. Los com­pe­ti­do­res me­jo­ran sus ope­ra­cio­nes. El per­so­nal vie­ne y va, y las ex­pec­ta­ti­vas de la or­ga­ni­za­ción cam­bian. Los mer­ca­dos di­ná­mi­cos re­quie­ren la agi­li­dad y co­no­ci­mien­to que los sis­te­mas de con­trol más an­ti­guos no pue­den pro­por­cio­nar. Sin em­bar­go, cuan­do se ac­tua­li­zan, los sis­te­mas de con­trol per­mi­ten que las ins­ta­la­cio­nes apro­ve­chen los re­cien­tes y po­ten­tes avan­ces tec­no­ló­gi­cos.

Ha­ce vein­te o trein­ta años, mu­chas tec­no­lo­gías sim­ple­men­te no exis­tían: re­des inalám­bri­cas, dis­po­si­ti­vos in­te­li­gen­tes y, por su­pues­to, In­ter­net. Equi­pa­dos con es­tas in­no­va­cio­nes, los sis­te­mas mo­der­nos ofre­cen una ma­yor fia­bi­li­dad y es­tán di­se­ña­dos con una ma­yor con­si­de­ra­ción ha­cia la in­ter­ope­ra­bi­li­dad del sis­te­ma, la fle­xi­bi­li­dad, el aná­li­sis, el co­no­ci­mien­to del ope­ra­dor y la ges­tión de alarmas. Sin em­bar­go, qui­zás lo más im­por­tan­te es que las ca­rac­te­rís­ti­cas y me­to­do­lo­gías que res­pal­dan la se­gu­ri­dad y la ci­ber­se­gu­ri­dad se han for­ta­le­ci­do a lo lar­go de los años.

Pro­te­ja con En­han­ced Cy­ber­se­cu­rity Po­wer

Los fa­bri­can­tes que di­se­ña­ron sis­te­mas cons­trui­dos al­re­de­dor de 1990 y 2000 no pu­die­ron an­ti­ci­par los pro­ble­mas de se­gu­ri­dad a los que se en­fren­tan nues­tras in­dus­trias en la ac­tua­li­dad. Las ins­ta­la­cio­nes que uti­li­zan mu­chos sis­te­mas más an­ti­guos no fun­cio­nan en un en­torno preo­cu­pa­do por la se­gu­ri­dad que pro­por­cio­nan la agi­li­dad y las es­truc­tu­ras de ges­tión del ci­clo de vi­da ne­ce­sa­rias pa­ra res­pon­der a nue­vas y fre­cuen­tes ame­na­zas. Po­ner en mar­cha es­tra-

te­gias pa­ra es­tos sis­te­mas pue­de ser ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil.

De he­cho, más que di­fí­cil, en mu­chos ca­sos es im­po­si­ble ase­gu­rar ade­cua­da­men­te es­tos sis­te­mas más an­ti­guos. Si su equi­po in­ten­ta res­pon­der a un ata­que ci­ber­né­ti­co sin la in­fra­es­truc­tu­ra y las he­rra­mien­tas ade­cua­das, es pro­ba­ble que se co­me­tan erro­res, los gas­tos sean al­tos y el po­si­ble tiem­po de inac­ti­vi­dad de di­cho ata­que mu­cho más lar­go. Ade­más, en es­ta si­tua­ción, se ve­ría obli­ga­do a rea­li­zar una ac­tua­li­za­ción pa­ra en­fren­tar­se a la bre­cha de se­gu­ri­dad en una ac­ción reac­ti­va en lu­gar de a tra­vés de una pla­ni­fi­ca­ción proac­ti­va.

Con­cien­cia so­bre las po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad: Aun­que pa­rez­can en­go­rro­sas, de­ben se­guir­se me­di­das de se­gu­ri­dad pa­ra frus­trar a los ata­can­tes que se apro­ve­chan de la de­ja­dez. To­da la or­ga­ni­za­ción re­du­ce el ries­go si­guien­do los pro­ce­di­mien­tos que apo­yan las ba­rre­ras de se­gu­ri­dad ci­ber­né­ti­ca. Pe­ro si no se man­tie­nen ac­tua­li­za­dos los pro­ce­di­mien­tos, no so­lo au­men­ta el ries­go, sino que tam­bién inu­ti­li­za los pro­ce­di­mien­tos lle­va­dos a ca­bo por el per­so­nal.

Com­pro­mi­so fí­si­co : Al es­ta­ble­cer y apli­car po­lí­ti­cas ad­mi­nis­tra­ti­vas aso­cia­das con tec­no­lo­gías ac­tua­li­za­das, pue­de ayu­dar a evi­tar que su sis­te­ma de con­trol sea víc­ti­ma de ac­ce­sos fí­si­cos no au­to­ri­za­dos o ex­po­si­ción a dis­po­si­ti­vos de me­dios com­pro­me­ti­dos. Los sis­te­mas de con­trol ac­tua­les fa­ci­li­tan y cen­tra­li­zan as­pec­tos de la se­gu­ri­dad fí­si­ca con ca­rac­te­rís­ti­cas co­mo el blo­queo de un so­lo clic de los puer­tos de red y la des­ac­ti­va­ción au­to­má­ti­ca del ac­ce­so USB.

Ac­tua­li­za­cio­nes con­ti­nuas de ci­ber­se­gu­ri­dad: Los sis­te­mas de con­trol dis­tri­bui­do (DCS) mo­der­nos tie­nen op­cio­nes de ac­tua­li­za­ción de se­gu­ri­dad in­te­gra­das. Al pos­po­ner la ac­tua­li­za­ción de un sis­te­ma de con­trol an­ti­guo pa­ra evi­tar cos­to­sos tiem­pos de inac­ti­vi­dad, ten­ga en cuen­ta que los ata­ques de malwa­re y ran­som­wa­re han de­mos­tra­do el cos­te de los sis­te­mas no pro­te­gi­dos y ob­so­le­tos. Los sis­te­mas ope­ra­ti­vos no per­du­ran pa­ra siem­pre (fi­gu­ra 2). De­je de pen­sar que su sis­te­ma de con­trol an­ti­cua­do es se­gu­ro. Al­gu­nos fa­bri­can­tes de sis­te­mas, co­mo Emer­son, pue­den ayu­dar con el plan. Cuan­do eje­cu­te la ac­tua­li­za­ción, exi­ja que las nue­vas ver­sio­nes del sis­te­ma ten­gan un re­fuer­zo in­for­má­ti­co pa­ra pro­por­cio­nar una pro­tec­ción adi­cio­nal de de­fen­sa en pro­fun­di­dad.

Apro­ve­char la in­for­ma­ción a tra­vés de In­ter­net In­dus­trial de las Co­sas

Las Tec­no­lo­gías del In­ter­net In­dus­trial de las Co­sas y las es­tra­te­gias de trans­for­ma­ción di­gi­tal ofre­cen un pro­fun­do po­der a las ins­ta­la­cio­nes mo­der­nas. La dis­tri­bu­ción de in­for­ma­ción, una in­fra­es­truc­tu­ra in­te­li­gen­te, la in­te­gra­ción de sis­te­mas y el in­ter­cam­bio de ex­pe­rien­cia me­jo­ran la fia­bi­li­dad, brin­dan pers­pec­ti­vas más pre­ci­sas y ofre­cen po­der de decisión a las per­so­nas ade­cua­das es­ta­ble­cien­do la ba­se pa­ra una trans­for­ma­ción di­gi­tal de éxi­to en la or­ga­ni­za­ción.

En­con­trar da­tos aban­do­na­dos pa­ra me­jo­rar la fia­bi­li­dad: Los sis­te­mas de con­trol an­ti­cua­dos no apro­ve­chan al má­xi­mo los dis­po­si­ti­vos in­te­li­gen­tes que ofre­cen in­for­ma­ción so­bre su sa­lud y es­ta­do. Los da­tos es­tán blo­quea­dos por el sis­te­ma - aban­do­na­dos e inú­ti­les - no ob­te­nien­do da­tos pa­ra las per­so­nas ade­cua­das que les ayu­den a to­mar de­ci­sio­nes efec­ti­vas. Los da­tos de es­tos dis­po­si­ti­vos no so­lo de­ben uti­li­zar­se en el DCS pa­ra un con­trol efec­ti­vo, sino que es im­por­tan­te mo­ver es­tos da­tos a la nu­be y a la em­pre­sa pa­ra com­par­tir y me­jo­rar las con­di­cio­nes del pro­ce­so y pa­ra me­dir e im­pul­sar las mé­tri­cas de ne­go­cio ade­cua­das.

Me­jo­ra de la in­fra­es­truc­tu­ra di­gi­tal pa­ra me­di­cio­nes adi­cio­na­les y fia­bi­li­dad me­jo­ra­da: Pa­ra es­ta­ble­cer ob­je­ti­vos de pro­duc­ción rea­lis­tas y op­ti­mi­zar el pro­ce­so, una ins­ta­la­ción de­be com­pren­der có­mo de bien fun­cio­na el pro­ce­so ac­tual. Ese co­no­ci­mien­to re­quie­re da­tos de diag­nós­ti­co que vi­ven en dis­po­si­ti­vos in­te­li­gen­tes, así co­mo da­tos de ren­di­mien­to del con­trol del DCS. Ade­más, los es­tu­dios es­ti­man que la ma­yo­ría de las ins­ta­la­cio­nes es­tán por lo ge­ne­ral un 30% in­fra ins­tru­men­ta­das cuan­do se tra­ta de ob­te­ner in­for­ma­ción re­le­van­te pa­ra ges­tio­nar las ope­ra­cio­nes. La bue­na no­ti­cia es que la mo­der­na in­fra­es­truc­tu­ra di­gi­tal per­mi­te a los usua­rios aña­dir fuen­tes de in­for­ma­ción de for­ma fá­cil a ni­vel de dis­po­si­ti­vo. Los con­tro­la­do­res de sis­te­ma ac­tua­les y las E/S fle­xi­bles y dis­tri­bui­das pue­den in­ter­cam­biar­se fá­cil­men­te den­tro y fue­ra de un sis­te­ma sin ne­ce­si­dad de re­di­se­ñar o en­con­trar es­pa­cio adi­cio­nal en la sa­la de con­trol.

Me­jo­ra de la in­ter­ope­ra­bi­li­dad y la in­te­gra­ción pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción pa­ra que

las per­so­nas ade­cua­das reali­cen me­jo­ras: Si su ins­ta­la­ción in­clu­ye dis­po­si­ti­vos que abar­can múl­ti­ples pro­to­co­los, ¿se co­mu­ni­ca con ellos uti­li­zan­do puer­tas de en­la­ce pro­cli­ves a fa­llos y ges­tio­nan­do múl­ti­ples ba­ses de da­tos? Los DCS ac­tua­les se co­mu­ni­can con to­dos los dis­po­si­ti­vos en ca­si cual­quier pro­to­co­lo y pue­den pro­por­cio­nar da­tos de for­ma fá­cil y se­gu­ra a tra­vés de OPC UA. A tra­vés de es­ta co­mu­ni­ca­ción fle­xi­ble, el DCS mo­derno me­jo­ra y sim­pli­fi­ca la in­ge­nie­ría ac­tual y pro­por­cio­na más opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to en el fu­tu­ro.

Ex­traer el po­ten­cial de la nu­be pa­ra lo­grar efi­cien­cias a lo lar­go del ci­clo de vi­da de la ins­ta­la­ción: Du­ran­te la eje­cu­ción del pro­yec­to, el equi­po de­be tra­ba­jar co­mo una so­la uni­dad pa­ra rea­li­zar las en­tre­gas a tiem­po y den­tro del pre­su­pues­to; los sis­te­mas mo­der­nos ofre­cen in­ge­nie­ría alo­ja­da en la nu­be pa­ra com­par­tir in­for­ma­ción y fle­xi­bi­li­dad, in­clui­das las prue­bas de acep­ta­ción de fá­bri­ca (FAT) de soft­wa­re vir­tual. En el arran­que y más allá, los ge­me­los di­gi­ta­les y la si­mu­la­ción di­ná­mi­ca en la nu­be apor­tan un éxi­to más se­gu­ro en la ca­pa­ci­ta­ción y la ac­tua­li­za­ción. Cual­quier me­jo­ra del sis­te­ma pue­de di­se­ñar­se y fa­bri­car­se de ma­ne­ra se­gu­ra y efi­cien­te sin afec­tar a la plan­ta en vi­vo. Una vez la ins­ta­la­ción es­tá en fun­cio­na­mien­to, los ser­vi­cios co­nec­ta­dos, co­mo la su­per­vi­sión re­mo­ta a tra­vés de la nu­be, ayu­dan a man­te­ner el sis­te­ma ac­tua­li­za­do y a su­per­vi­sar su es­ta­do.

En­cuen­tre una fuer­te pro­duc­ti­vi­dad a tra­vés de me­jo­ras ope­ra­ti­vas

Cuan­do las per­so­nas pue­den ver y uti­li­zar la in­for­ma­ción des­de cual­quier lu­gar y en los for­ma­tos que ne­ce­si­tan, pue­den res­pon­der me­jor al pro­ce­so, to­mar de­ci­sio­nes pro­duc­ti­vas más rá­pi­do e im­pul­sar me­jo­ras ope­ra­ti­vas que conducen a la se­gu­ri­dad, fia­bi­li­dad y efi­cien­cia. Los re­cien­tes avan­ces en los fun­da­men­tos del DCS em­plean HTML5 pa­ra crear un en­torno don­de los tra­ba­ja­do­res di­gi­ta­les pue­den ver y uti­li­zar da­tos de mu­chas fuen­tes de to­da la or­ga­ni­za­ción, te­ner más for­mas de vi­sua­li­zar in­for­ma­ción y au­men­tar su en­torno so­bre la mar­cha.

Ra­cio­na­li­za­ción y vi­sua­li­za­ción de alarmas: No so­lo se ha me­jo­ra­do la in­ter­faz de alar­ma me­dian­te el es­tu­dio y el uso del co­lor y el re­co­no­ci­mien­to de pa­tro­nes, sino que la in­ge­nie­ría rea­li­za­da en se­gun­do plano se ha vuel­to más fá­cil. Aho­ra las alarmas se pue­den pre­sen­tar y ana­li­zar me­jor pa­ra que los ope­ra­do­res y ge­ren­tes pue­dan co­la­bo­rar de for­ma más com­ple­ta pa­ra com­pren­der las cau­sas fun­da­men­ta­les y pla­ni­fi­car so­lu­cio­nes sa­tis­fac­to­rias. Las es­tra­te­gias de alarmas con­di­cio­na­les se apli­can más fá­cil­men­te, y las he­rra­mien­tas es­tán dis­po­ni­bles pa­ra que las ope­ra­cio­nes im­pul­sen las ac­cio­nes ade­cua­das pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma o anu­lar las alarmas.

In­ter­faz a me­di­da del ope­ra­dor pa­ra una in­for­ma­ción más fá­cil so­bre la que ac­tuar: Los DCS an­ti­cua­dos re­quie­ren que un in­ge­nie­ro con­fi­gu­re las pan­ta­llas pa­ra ca­da ta­rea del ope­ra­dor. Cual­quier so­li­ci­tud de cambio de pan­ta­lla de­be es­pe­rar al in­ge­nie­ro. Sin em­bar­go, hoy en día, un in­ge­nie­ro pue­de con­fi­gu­rar pri­vi­le­gios que per­mi­tan a los ope­ra­do­res per­so­na­li­zar par­tes de su es­pa­cio de tra­ba­jo se­gún se re­quie­ra. Por ejem­plo, al uti­li­zar una HMI mo­der­na, un ope­ra­dor pue­de arras­trar y sol­tar una eti­que­ta de con­trol en un área de la pan­ta­lla pa­ra que pue­da su­per­vi­sar­se fá­cil­men­te du­ran­te un turno. Es­tas in­ter­fa­ces tam­bién per­mi­ten la in­te­gra­ción en pan­ta­lla de mu­chos ti­pos de da­tos e in­for­ma­ción vi­sual des­de fue­ra del DCS re­que­ri­do pa­ra que los ope­ra­do­res ha­gan su tra­ba­jo co­mo ca­na­les de vi­deo o li­bros de re­gis­tro elec­tró­ni­cos.

In­for­ma­ción don­de y cuan­do sea ne­ce­sa­ria pa­ra me­jo­rar la co­la­bo­ra­ción y la to­ma de de­ci­sio­nes: La mo­vi­li­dad de da­tos es­tá in­cor­po­ra­da en los sis­te­mas de con­trol mo­der­nos. De he­cho, equi­pa­do con un dis­po­si­ti­vo mó­vil, el usua­rio de hoy pue­de apro­ve­char la am­plia va­rie­dad de pla­ta­for­mas y te­ner más fle­xi­bi­li­dad pa­ra ele­gir la ade­cua­da pa­ra su ta­rea. Con es­ta ca­pa­ci­dad, los usua­rios pue­den con­tro­lar los even­tos des­de le­jos y pa­sar rá­pi­da­men­te del co­no­ci­mien­to a la ac­ción se­gún se re­quie­ra (fi­gu­ra 3). Al pro­por­cio­nar la in­for­ma­ción co­rrec­ta a la per­so­na co­rrec­ta en el mo­men­to per­ti­nen­te, se ha­bi­li­ta una res­pues­ta me­jor y más rá­pi­da pa­ra im­pul­sar el ren­di­mien­to ope­ra­ti­vo.

Opor­tu­ni­da­des y éxi­to en las ac­tua­li­za­cio­nes

El cos­te de abor­dar la se­gu­ri­dad, la co­nec­ti­vi­dad y las ope­ra­cio­nes es me­nor en com­pa­ra­ción con las ga­nan­cias ob­te­ni­das por la or­ga­ni­za­ción. Es­to se de­be a que la au­to­ma­ti­za­ción es una pa­lan­ca pa­ra el éxi­to em­pre­sa­rial. Los re­sul­ta­dos fi­na­les de la me­jo­ra de la au­to­ma­ti­za­ción in­clu­yen la dis­tri­bu­ción de in­for­ma­ción de ma­ne­ra se­gu­ra y sen­ci­lla ha­cia y des­de el sis­te­ma de con­trol y la sim­pli­fi­ca­ción de las ope­ra­cio­nes pa­ra una ma­yor pro­duc­ti­vi­dad.

Des­pués de la ac­tua­li­za­ción, el sis­te­ma de con­trol ya no li­mi­ta­rá la pro­duc­ción y la efi­cien­cia, y per­mi­ti­rá a las or­ga­ni­za­cio­nes apli­car es­tra­te­gias de trans­for­ma­ción di­gi­tal y acer­car­se a la cer­te­za ope­ra­cio­nal. La se­gu­ri­dad y el al­can­ce de la in­for­ma­ción se­rán lo su­fi­cien­te­men­te fle­xi­bles pa­ra apro­ve­char fu­tu­ras opor­tu­ni­da­des y sa­tis­fa­cer las de­man­das del mer­ca­do en ma­te­ria de se­gu­ri­dad y pro­duc­ción.

/RV VLVWHPDV GH FRQWURO PRGHUQRV SHUPLWHQ D ODV RUJDQL]DFLRQHV DSURYHFKDU ODV WHFQRORJTDV GHO ,QWHUQHW ,QGXVWULDO GH ODV &RVDV FRPR ODV TXH VH HQFXHQWUDQ HQ HO HFRVLVWHPD GLJLWDO 3ODQWZHE GH (PHUVRQ

0ifro­soit demy de pro­por­fio­nar parf­hes de se­gu­ri­dad pa­ra Win­dows ;3 el 8 de ae­ril de 2014. El so­por­te pa­ra Win­dows 7 fi­na­li­za el 1 de enero de 2020, así que ha­ga pla­nes aho­ra pa­ra eyi­tar proele­pas \ Pan­te­ner su plan­ta af­tua­li­za­da.

'HOWD9 0RELOH GH (PHUVRQ SURSRUFLRQD D ORV XVXDULRV WDQWR GDWRV GH FRQWURO GH OD SODQWD FRPR KHUUDPLHQWDV GH DQIOLVLV VLHPSUH TXH OR QHFHVLWHQ \ GHVGH GRQGH VH HQFXHQWUHQ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.