In­fi­ni­ti QX50

Automovil - - SUMARIO - TEX­TO: Ra­fal Gui­tart/Juan Co­llin. FO­TOS: MPIB

Una ma­ne­ra di­fe­ren­te de dis­tin­guir­se en el mun­do del SUV.

TÉC­NI­CA­MEN­TE EL NUE­VO IN­FI­NI­TI QX50 SU­PO­NE UNA AU­TÉN­TI­CA RE­VO­LU­CIÓN. Se tra­ta del pri­mer mo­de­lo de producción en se­rie que estrena un mo­tor de com­pre­sión va­ria­ble pe­ro, co­mo se po­drá com­pro­bar a con­ti­nua­ción, sus atrac­ti­vos no aca­ban ahí.

El QX50 es­tá desa­rro­lla­do a par­tir de una nue­va pla­ta­for­ma desa­rro­lla­da pa­ra la oca­sión, ap­ta pa­ra sis­te­mas de trac­ción de­lan­te­ra o to­tal y que en un fu­tu­ro tam­bién se em­plea­rá en otros mo­de­los del Gru­po.

Des­de el pun­to de vis­ta téc­ni­co el QX50 es, por tan­to un co­che muy avan­za­do, que estrena so­lu­cio­nes de lo más van­guar­dis­tas. Así, por ejem­plo, el mo­tor 2 li­tros tur­bo mon­ta un re­vo­lu­cio­na­rio sis­te­ma de com­pre­sión va­ria­ble. Aun­que la so­lu­ción no es nue­va, el QX50 es el pri­mer vehícu­lo de producción que per­mi­te va­riar su re­la­ción de com­pre­sión. Pue­de pa­sar así de 8,1:1 a 14,1:1 de for­ma au­to­má­ti­ca y en fun­ción de las con­di­cio­nes de con­duc­ción. Pa­ra ello cuen­ta con un sis­te­ma que alar­ga o re­cor­ta con­ti­nua­men­te la ca­rre­ra del pis­tón pa­ra trans­for­mar la re­la­ción de com­pre­sión.

La re­la­ción de com­pre­sión 8:1 (ca­rre­ra cor­ta, 88,9 mm), se em­plea cuan­do el mo­tor tra­ba­ja a altas re­vo­lu­cio­nes y siem­pre que se bus­ca es la má­xi­ma po­ten­cia. Por otra par­te, con la re­la­ción 14:1 (ca­rre­ra lar­ga 90,1 mm) el mo­tor en­tra en ci­clo At­kin­son, ofre­cien­do ma­yor efi­cien­cia a ba­jo y medio ré­gi­men, tam­bién más par y ca­pa­ci­dad de res­pues­ta.

Los da­tos ofi­cia­les anun­cian 272 CV a 5.600 rpm y 380 Nm a 4.400 rpm. Es­te mo­tor pe­sa 18 kg me­nos que el an­te­rior V6 y es más com­pac­to, pe­ro es mu­cho más vo­lu­mi­no­so que cual­quier otro 2 li­tros del mer­ca­do, tam­bién más pe­sa­do y con­di­cio­na así mis­mo un cen­tro de gra­ve­dad más al­to.

Pa­ra mo­di­fi­car la re­la­ción de com­pre­sión, el ci­güe­ñal va­ría su al­tu­ra y pa­ra ello dis­po­ne de un me­ca­nis­mo de do­ble eje ar­ti­cu­la­do con­tro­la­do elec­tró­ni­ca­men­te. De es­ta ma­ne­ra, la ca­pa­ci­dad del mo­tor va­ría en­tre 1.997 cc (pa­ra una re­la­ción de 8:1) y 1.970 cc (14:1), al­ter­nan­do ade­más los ci­clos de com­bus­tión At­kin­son y nor­mal sin in­te­rrup­ción.

El mo­tor de com­pre­sión va­ria­ble se en­cuen­tra aso­cia­do a un cam­bio Xtro­nic de re­la­ción va­ria­ble con ocho re­la­cio­nes y se pue­de ma­ne­jar ma­nual­men­te a tra­vés de le­vas. Afor­tu­na­da­men­te ape­nas tie­ne pér­di­das por res­ba­la­mien­to, re­sul­tan­do muy rá­pi­do en las in­ser­cio­nes.

Con una lon­gi­tud de 4.690 mm, una an­chu­ra de 1.900 mm, una al­tu­ra de 1.680 mm y una batalla de 2.800 mm, el nue­vo QX50 se po­si­cio­na en la par­te al­ta de los SUV com­pac­tos por ta­ma­ño. Pre­ten­de así ri­va­li­zar con mo­de­los co­mo el Al­fa Stel­vio, Au­di Q5, BMW X3, Mer­ce­des GLC o Vol­vo XC60, en­tre otros. Su ca­rro­ce­ría no so­lo ofre­ce un gran atrac­ti­vo, tam­bién es muy po­li­va­len­te. Prue­ba ello es que cuen­ta con unas ban­que­ta pos­te­rior des­pla­za­ble 15 cm, que per­mi­te va­riar el es­pa­cio pa­ra las pier­nas de las pla­zas tra­se­ras o con la ca­pa­ci­dad del ma­le­te­ro, en­tre 595 y 1.699 li­tros con los res­pal­dos pos­te­rio­res aba­ti­dos; ci­ras si­mi­la­res ofre­cen los Au­di Q5 o Mer­ce­des GLC.

Ex­te­rior­men­te la par­te de­lan­te­ra se dis­tin­gue por una lla­ma­ti­va pa­rri­lla de­lan­te­ra flan­quea­da por gru­pos óp­ti­cos con con­jun­tos led de al­ta po­ten­cia. Su im­po­nen­te as­pec­to se real­za con enor­mes llan­tas, de 19" o 20", de­pen­dien­do del ni­vel de aca­ba­do; bien es ver­dad que las ver­sio­nes eu­ro­peas, co­mo no lle­ga­rán has­ta me­dia­dos de año, aún no han si­do con­fi­gu­ra­das.

En el in­te­rior se res­pi­ra un am­bien­te agra­da­ble y re­la­ja­do, tam­bién una gra­ta sen­sa­ción de ca­li­dad. De­ta­lles muy bien resueltos, bue­nos ajus­tes y gran can­ti­dad de ele­men­tos des­ti­na­dos al con­fort y la se­gu­ri­dad, re­ma­tan un ha­bi­tácu­lo am­plio y có­mo­do pa­ra to­dos los ocu­pan­tes. Di­fe­ren­tes com­bi­na­cio­nes de aca­ba­do in­te­rior y co­lo­res es­ta­rán dis­po­ni­bles des­de su lan­za­mien­to, ade­más de una com­ple­ta ins­tru­men­ta­ción con dos pan­ta­llas tác­ti­les y man­dos sen­ci­llos. In­clu­so el sis­te­ma ProPi­lot, de ayu­da a la con­duc­ción, se po­drá ges­tio­nar a tra­vés de un bo­tón si­tua­do en el vo­lan­te.

Du­ran­te la to­ma de con­tac­to he­mos te­ni­do la opor­tu­ni­dad de con­du­cir por di­fe­ren­tes ti­pos de tra­za­do y en to­do mo­men­to el co­che ofre­cía mu­cha con­fian­za y tran­qui­li­dad a los man­dos. Las re­fi­na­das sus­pen­sio­nes ga­ran­ti­zan un ele­va­do ni­vel de con­fort, di­gie­ren bien las irre­gu­la­ri­da­des del as­fal­to, tam­bién con­di­cio­nan un com­por­ta­mien­to muy efi­caz. Las in­cli­na­cio­nes de ca­rro­ce­ría son mí­ni­mas, mien­tras que la di­rec­ción es rá­pi­da y muy in­tui­ti­va. Pre­ci­so y con pi­sa­da muy sol­ven­te, el QX50 que pu­di­mos con­du­cir en la to­ma de con­tac­to equi­pa­ba neu­má­ti­cos run flat en llan­tas de 20”. En ca­so de pin­cha­zo, es­tos per­mi­ten ro­dar sin ai­re has­ta 150 km. Los fre­nos, por su par­te, ofre­cen un fun­cio­na­mien­to im­pe­ca­ble y son bas­tan­te po­ten­tes.

¿Y qué se pue­de de­cir del mo­tor 2 li­tros tur­bo de com­pre­sión va­ria­ble. Lo cier­to es que re­sul­ta muy sa­tis­fac­to­rio. Dis­po­ne de cua­tro mo­dos de fun­cio­na­mien­to: es­tán­dar, ECO, de­por­ti­vo y per­so­na­li­za­do. En mo­do Eco, si bien la res­pues­ta es al­go más pe­re­zo­sa, en­tre otras co­sas por­que in­ser­ta siem­pre re­la­cio­nes del cam­bio muy lar­gas. No ocu­rre lo mis­mo con el pro­gra­ma Sport, ya que su ca­pa­ci­dad de res­pues­ta es in­me­dia­ta y la ace­le­ra­ción ful­gu­ran­te cuan­do se es­tru­ja el pe­dal del gas has­ta el fon­do.

Es­te mo­de­lo se ofre­ce­rá en ver­sio­nes de trac­ción de­lan­te­ra o to­tal. Se declara una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 230 km/h, mien­tras que pa­ra ace­le­rar de 0 a 100 km/h em­plea 6,3 se­gun­dos. Lle­ga­rá a nues­tro mer­ca­do a me­dia­dos de año.

Aun­que la so­lu­ción no es nue­va, el QX50 es el pri­mer vehícu­lo de producción que per­mi­te va­riar su re­la­ción de com­pre­sión. Pue­de pa­sar así de 8,1:1 a 14,1:1 de for­ma au­to­má­ti­ca.

De­ta­lles muy bien resueltos, bue­nos ajus­tes y gran can­ti­dad de ele­men­tos des­ti­na­dos al con­fort y la se­gu­ri­dad

En­tre las vir­tu­des del QX50 des­ta­ca la ban­que­ta pos­te­rior des­pla­za­ble 15 cm, que per­mi­te va­riar el es­pa­cio pa­ra las pier­nas de las pla­zas tra­se­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.