A POR OTROS 40

Automovil - - START -

Ten­go en mis ma­nos el pri­mer ejem­plar de AU­TO­MÓ­VIL. El nú­me­ro 1. La pri­me­ra de otras 477 que le su­ce­die­ron a lo lar­go de su­ce­si­vos me­ses has­ta cum­plir 40 años. Me sue­le gus­tar mi­rar ha­cia atrás y dis­fru­tar có­mo ha­cían en­ton­ces la pu­bli­ca­ción que abrió el ca­mino a otras mu­chas que co­pan el mer­ca­do de re­vis­tas del mo­tor en los kios­cos. El nú­me­ro 1 te­nía la por­ta­da de­di­ca­da a Ni­ki Lau­da. Se aca­ba­ba de pro­cla­mar Cam­peón de la Fór­mu­la 1 del año 1977, úl­ti­mo año que co­rre­ría con Fe­rra­ri con ese ma­ra­vi­llo­so mo­no­pla­za de­no­mi­na­do 312 T2. Por en­ton­ces, AU­TO­MÓ­VIL te­nía el apellido de Fór­mu­la y es­ta­ba muy en­fo­ca­da a la com­pe­ti­ción. Aun­que tam­bién te­nía lla­ma­das en la por­ta­da a lo que de­no­mi­na­mos “pro­duc­to” co­mo: “Lo nue­vo: 127 de 90 oc­ta­nos; Fies­ta 1300; Chrys­ler 150; 1430 Sport y R-12 Die­sel.” Lo pri­me­ro que me lla­ma la aten­ción es có­mo se su­pri­mía en­ton­ces el nom­bre de la mar­ca. Co­mo dan­do por he­cho que to­dos co­no­ce­mos que un 127 es un Seat, o que un Fies­ta es un Ford. A na­die se le pa­sa­ba por la ca­be­za que, eso de po­ner el nom­bre de la mar­ca en la por­ta­da, era re­le­van­te. La re­vis­ta es­ta­ba des­ti­na­da a afi­cio­na­dos tan “ab­so­lu­tis­tas” que con­si­de­ran su­per­fluo, in­clu­so ofen­si­vo, que se les pon­ga al­go tan reite­ra­ti­vo co­mo es el nom­bre de la mar­ca de­lan­te de un mo­de­lo que co­no­cen de so­bra. Hoy en día eso es in­con­ce­bi­ble. Qui­zás por­que nos he­mos ido car­gan­do de obli­ga­cio­nes o nor­mas y he­mos per­di­do un po­co ese es­pí­ri­tu li­bre, in­clu­so anár­qui­co, que nos ha­cía dis­fru­tar, con osa­día a ve­ces, del sim­ple he­cho de pro­bar un co­che, sin pen­sar en na­da más. Y de di­ri­gir­nos a vo­so­tros, los lec­to­res, con la mis­ma sol­tu­ra que ha­ce­mos con nues­tros ami­gos en la ba­rra de un bar. Aho­ra hay que ser más po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos y hay que man­te­ner las for­mas siem­pre. Y creo que es­tá bien. Pe­ro no de­be­ría­mos per­der esa fres­cu­ra e inocen­cia de la ju­ven­tud. De cuan­do na­ci­mos y cuan­do nos di­ri­gía­mos a nues­tros lec­to­res co­mo unos “ti­fo­si” más. A lo lar­go de es­tos 40 años la re­vis­ta ha ido evo­lu­cio­nan­do, pe­ro quiero creer que lo que no ha cam­bia­do es la pa­sión y el en­tu­sias­mo que po­ne­mos to­dos los días en ha­cer­la. Yo me re­sis­to a caer en la mo­no­to­nía y en el fun­cio­na­ria­do. Quiero se­guir

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.