MARC GENÉ ACEP­TÓ EL RE­TO DE BA­TIR EL RÉ­CORD DE NUES­TRA PIS­TA

Automovil - - NISSAN GT-R & MARC GENÉ -

Par­te de la his­to­ria y la le­yen­da de un cir­cui­to vie­ne mar­ca­da por el ni­vel de co­ches y de pi­lo­tos que pa­san por ella. En nues­tras mo­des­tas ins­ta­la­cio­nes del Inta so­mos no­so­tros, los pro­ba­do­res de AU­TO­MÓ­VIL, los que ha­ce­mos el «pai­sa­je» en el día a día. Pe­ro po­co a po­co son más los pi­lo­tos de re­nom­bre que se han in­tere­sa­do por ro­dar en es­te tra­za­do y, co­mo no, in­ten­tar ba­tir el ré­cord. No ha­ce mu­chos años Car­los Sainz vol­vió a su pa­sa­do ro­dan­do por es­te cir­cui­to con su Seat Pan­da Gru­po A res­ca­ta­do por el de­par­ta­men­to de Seat Clas­sic con el que el pi­lo­to ma­dri­le­ño co­men­zó su an­da­du­ra en los rallyes. Pe­ro otro mo­men­to cum­bre lle­gó cuan­do Jor­di Gené se in­tere­só por in­ten­tar ba­tir el ré­cord de la pis­ta con un Seat León Cu­pra Per­for­man­ce Pack. El pi­lo­to catalán ha­bía si­do el en­car­ga­do de po­ner a pun­to es­ta ver­sión en el cir­cui­to de Nur­bur­gring y es­ta­ba se­gu­ro que po­dría co­lo­car a es­te com­pac­to en­tre los me­jo­res de nues­tro ran­king. Yo creo que ve­nía con la in­ten­ción de ga­nar a to­dos, in­clui­dos a los su­per­de­por­ti­vos que os­ten­tan el ré­cord des­de siem­pre, pe­ro se tu­vo que con­for­mar con ser el más rá­pi­do en­tre los trac­ción de­lan­te­ra y co­lo­car­se en una po­si­ción muy al­ta en el ran­king. En la ac­tua­li­dad, des­pués de ca­si 500 co­ches pro­ba­dos, el tiem­po del Seat León Cu­pra PP con­du­ci­do por Gené to­da­vía es­tá si­tua­do en­tre los 20 pri­me­ros con un re­gis­tro de 1´8´´55.

Es­ta­mos se­gu­ros que Jor­di co­men­tó en ca­sa su ges­ta y su her­mano Marc to­mó no­ta. Por­que ca­si cua­tro años des­pués el pi­lo­to pro­ba­dor de Fe­rra­ri en la F1 y pi­lo­to ofi­cial de Nis­san Nis­mo acep­tó el re­to de ba­tir el ré­cord en nues­tra pis­ta. Sin du­da son re­tos com­pli­ca­dos de acep­tar por­que no co­no­ce la pis­ta y hay po­co que ga­nar pa­ra un pi­lo­to de su ni­vel y de su pres­ti­gio. Pe­ro co­mo pi­lo­to ofi­cial de Nis­san, Marc es­ta­ba se­gu­ro de que la nue­va evo­lu­ción del GT-R pre­pa­ra­do por Nis­mo es­ta­ba en dis­po­si­ción de ba­tir el ré­cord ab­so­lu­to.

Así que con­cer­ta­mos una ci­ta na­da más ter­mi­nar la tem­po­ra­da de F1. Con­cre­ta­men­te des­pués del G.P. de Abu Dha­bi. Un avión di­rec­to des­de allí plan­tó al pi­lo­to catalán en el aeropuerto de Madrid, muy cer­ca de nues­tras ins­ta­la­cio­nes don­de íba­mos a in­ten­tar ba­tir el ré­cord. Ve­nía de dor­mir po­co por el ma­dru­gón pa­ra co­ger el avión, pe­ro co­mo siem­pre, Marc es­ta­ba es­plén­di­do y en­can­ta­dor. Se le no­ta­ba con ga­nas de acep­tar el re­to y nun­ca se lo to­mó co­mo un «ma­rrón» im­pues­to por sus obli­ga­cio­nes con la mar­ca. To­do lo con­tra­rio. La sen­sa­ción que trans­mi­tía era de ilu­sión por in­ten­tar al­go di­fe­ren­te.

Na­da más lle­gar ha­bía que rea­li­zar la pri­me­ra to­ma de con­tac­to y yo, co­mo an­fi­trión, me en­car­gué de en­se­ñar­le el cir­cui­to. Él ha­bía con­fe­sa­do que ha­bía bus­ca­do en In­ter­net in­for­ma­ción de la pis­ta pe­ro que no ha­bía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.