TO­DOS A UNA

LAS ES­TRA­TE­GIAS ES­TÁN DAN­DO VI­DA A ES­TE ARRAN­QUE DE TEM­PO­RA­DA 2018. CUAN­DO TO­DOS HA­BÍAN DE­CI­DI­DO QUE LO MÁS RÁ­PI­DO ERA HA­CER DOS PA­RA­DAS, EL ATA­QUE DE MER­CE­DES A SO­LO UNA PA­RA­DA OBLI­GÓ A FE­RRA­RI, CON VET­TEL LÍ­DER, A HA­CER LO MIS­MO Y AGUAN­TAR EN PIS­TA CO­MO

Automovil - - F1 GP AUSTRALIA / BAHRAIN / CHINA - Tex­to: Juan Ig­na­cio Eguiara. Fo­tos: Ima­go.

E n su gran pre­mio 200, Se­bas­tian Vet­tel ha lo­gra­do su vic­to­ria nú­me­ro 49 y arran­ca la tem­po­ra­da co­mo só­li­do lí­der. El año pa­sa­do su­ce­dió lo mis­mo, pe­ro en Bah­rein se en­con­tró con una vic­to­ria y en es­ta oca­sión la ci­men­tó des­de los en­tre­na­mien­tos. Pa­re­ce que Fe­rra­ri ha da­do un pa­so ade­lan­te y es­tá más cer­ca de Mer­ce­des, aun­que si­guen sien­do los fa­vo­ri­tos. En es­ta oca­sión los mo­no­pla­zas de Ma­ra­ne­llo es­ta­ban me­jor si­tua­dos en los en­tre­na­mien­tos y ocu­pa­ron la pri­me­ra lí­nea de sa­li­da con un Raik­ko­nen tam­bién muy fuer­te. Ha­mil­ton co­mo su­ce­die­ra el año pa­sa­do le co­mió la tostada Bot­tas en en­tre­nos, pe­ro le da­ba igual por­que es­ta­ba pe­na­li­za­do cin­co po­si­cio­nes. Así que el bri­tá­ni­co sa­lió no­veno pa­ra ale­gría de los aman­tes del es­pec­tácu­lo que es­pe­ra­ban una re­mon­ta­da… co­mo así su­ce­dió.

Pe­ro la cla­ve de la ca­rre­ra es­tu­vo en las di­fe­ren­tes es­tra­te­gias. To­dos sa­bían que dos pa­ra­das era la más rá­pi­da, pe­ro una ca­rre­ra a la con­tra con una so­la pa­ra­da y un co­che com­pe­ti­ti­vo co­mo el Mer­ce­des po­día dar sus fru­tos. Así lo hi­cie­ron los hom­bres de Brac­kley, pe­ro no con­ta­ban con que Fe­rra­ri te­nía tam­bién un buen jue­go de cin­tu­ra con un Iña­ki Rue­da co­mo res­pon­sa­ble de la es­tra­te­gia en Fe­rra­ri. Aun­que co­men­za­ron la ca­rre­ra con Vet­tel de só­li­do lí­der y ha­cien­do las pa­ra­das cuan­do to­ca­ban y po­nien­do las go­mas que co­rres­pon­dían pa­ra ha­cer dos pa­ra­das, cuan­do ya ha­bían rea­li­za­do la pri­me­ra y ha­bían pues­to los “blan­dos”, se en­con­tró con que sus ri­va­les pla­tea­dos no pa­ra­ban. Bot­tas un po­co más tar­de que Vet­tel pe­ro so­bre to­do Ha­mil­ton mu­cho más tar­de por­que si no con­se­guía sa­car­le la ven­ta­na de los 24 se­gun­dos que se pier­de en el cam­bio, ten­dría mu­chas po­si­bi­li­da­des de vic­to­ria.

Pe­ro con lo que no con­ta­ban los de Mer­ce­des es que en Fe­rra­ri es­ta­ban dis­pues­tos tam­bién a lle­gar al fi­nal con sus neu­má­ti­cos blan­dos. Hay que te­ner en cuen­ta que los mo­no­pla­zas de la fir­ma de la es­tre­lla iban con “me­dios”, más ap­tos a prio­ri pa­ra aguan­tar más vuel­tas. Y co­mo la du­ra­bi­li­dad de las go­mas blan­das era un mis­te­rio, en Fe­rra­ri se arries­ga­ron a de­jar a Vet­tel en pis­ta con­ser­van­do los neu­má­ti­cos. Así nos en­con­tra­mos con una ca­rre­ra don­de los tres pri­me­ros —Ha­mil­ton se co­lo­có en esa ter­ce­ra pla­za des­pués de una gran sa­li­da y re­mon­ta­da— se de­di­ca­ron a con­ser­var go­ma. Raik­ko­nen ha­bía que­da­do fue­ra por un des­gra­cia­do ac­ci­den­te en bo­xes don­de man­dó a uno de sus me­cá­ni­cos al hos­pi­tal con una pier­na ro­ta.

Pe­ro Vet­tel aguan­tó la pre­sión y no se de­jó ca­zar por Bot­tas que no pu­do con él. De es­ta ma­ne­ra el pi­lo­to ale­mán ga­na las dos primeras ca­rre­ras del año y se po­si­cio­na co­mo un so­li­do lí­der del Cam­peo­na­to. Aun­que pa­ra sor­pre­sas la del cuar­to pues­to, don­de un sor­pren­den­te Toro Ros­so con Pie­rre Gasly a los man­dos hi­zo una ma­gis­tral ca­rre­ra con su mo­tor Hon­da. El fes­te­jo en el mu­ro fue ma­yor que el de los ga­na­do­res, por to­das las de­cla­ra­cio­nes que se han ido di­cien­do a lo lar­go de es­tos me­ses de­bi­do al bai­le de mo­to­res. Es­te ha si­do el me­jor re­sul­ta­do de Hon­da des­de su re­gre­so a la Fór­mu­la 1. Y la ce­le­bra­ción tam­bién fue ma­yor por­que sus “her­ma­nos” de Red Bull se que­da­ron fue­ra a las primeras de cam­bio.

Es­to po­si­bi­li­tó que mu­chos op­ta­ran a los pun­tos, co­mo Alon­so con su McLa­ren que no es­tu­vo entonado en en­tre­nos pe­ro sí en ca­rre­ra y aca­bó sép­ti­mo. Lo de Sainz fue más de­cep­cio­nan­te por­que nun­ca es­tu­vo en una bue­na dis­po­si­ción de lo­grar na­da en cla­ro mien­tras su com­pa­ñe­ro de equi­po ter­mi­nó sex­to.

LA ES­TRA­TE­GIA DE FE­RRA­RI DE MAN­TE­NER A VET­TEL EN PIS­TA CON LAS GO­MAS BLAN­DAS DIO SU RE­SUL­TA­DO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.