EL TA­PA­DO

NA­DIE CON­TA­BA CON ÉL. ES­TU­VO A UN MI­NU­TO DE NO PO­DER EM­PE­ZAR LOS EN­TRE­NA­MIEN­TOS Y PAR­TÍA SEX­TO EN LA PA­RRI­LLA DE SA­LI­DA CON UN CO­CHE IN­FE­RIOR. PE­RO UN GOL­PE DE EFEC­TO CON UN SA­FETY CAR Y UNA ES­TRA­TE­GIA IM­PE­CA­BLE, JUN­TO CON UNA CON­DUC­CIÓN MA­GIS­TRAL, HAN PE

Automovil - - F1 GP AUSTRALIA / BAHRAIN / CHINA - Tex­to: Juan Ig­na­cio Eguiara. Fo­tos: Ima­go

Los ner­vios es­ta­ban a flor de piel. La ca­li­fi­ca­ción Q1 ha­bía co­men­za­do. Y la ac­ti­vi­dad en el box de Red Bull era fre­né­ti­ca. To­dos los me­cá­ni­cos es­ta­ban tra­ba­jan­do so­bre el mo­no­pla­za de Ric­ciar­do cam­bián­do­le el mo­tor. En los úl­ti­mos li­bres an­tes de la ca­rre­ra le re­ven­tó la uni­dad de po­ten­cia al pi­lo­to aus­tra­liano. Ha­bía que cam­biar to­do. Y no ha­bía tiem­po. Es­tos mo­to­res son muy com­ple­jos y ape­nas que­da­ban tres ho­ras pa­ra co­men­zar. Así que se pu­sie­ron to­dos los me­cá­ni­cos del equi­po, in­clui­dos los del co­che de Vers­tap­pen pa­ra in­ten­tar el mi­la­gro. Y és­te se pro­du­jo. Cuan­do fal­ta­ban 3 mi­nu­tos pa­ra ter­mi­nar el Q1, el mo­no­pla­za de Ric­ciar­do sa­lía de su box co­mo un ra­yo, dis­pues­to a ha­cer una so­la vuel­ta que le per­mi­tie­se en­trar en la Q2. Y así lo hi­zo. Lo con­si­guió y, a pe­sar de no te­ner el mo­tor pues­to a pun­to co­mo de­bie­ra, lo­gró un me­ri­to­rio 6º pues­to en la Q3.

Na­die se pen­sa­ba en­ton­ces lo que su­ce­de­ría en la ca­rre­ra del do­min­go. Los fa­vo­ri­tos eran otros. El pri­me­ro Vet­tel que te­nía la po­le y ha­bía con­fir­ma­do, jun­to con su com­pa­ñe­ro Raik­ko­nen que le acom­pa­ña­ba en la pri­me­ra lí­nea, que los Fe­rra­ri ya es­tán a la mis­ma al­tu­ra que Mer­ce­des, in­clu­so en ca­li­fi­ca­ción. El bo­tón má­gi­co (o “mo­do fies­ta” co­mo le lla­man en el pad­dock) no es ya pa­tri­mo­nio ex­clu­si­vo de los chi­cos de Brac­kley. En Ma­ra­ne­llo han he­cho muy bien las co­sas es­te in­vierno y su mo­no­pla­za es su­per­com­pe­ti­ti­vo. Por eso se las pro­me­tían muy fe­li­ces des­pués de ve­nir de ga­nar las dos ca­rre­ras an­te­rio­res.

Pe­ro es­te año el jue­go de es­tra­te­gias es de­fi­ni­ti­vo. En­ten­der los neu­má­ti­cos no es na­da fá­cil y es­tá pro­vo­can­do mu­chos cam­bios de es­tra­te­gia so­bre la mar­cha. Y más si sa­le un sa­fety car a pis­ta. Aun­que hay que de­cir que en es­te ca­so Vet­tel ya per­dió el li­de­ra­to por un error en su box pa­rán­do­le tar­de y per­mi­tien­do que Bot­tas le hi­cie­se un un­der­cut. Pa­re­cía que el pi­lo­to ale­mán te­nía con­tro­la­da la ca­rre­ra por­que sa­lió pri­me­ro y se dis­tan­ció unos se­gun­dos, pe­ro el fin­lan­dés de Mer­ce­des le “le­van­tó la car­te­ra” sin dar­se cuen­ta. Ya co­mo se­gun­do lo te­nía más com­pli­ca­do.

Pe­ro lo peor es­ta­ba por lle­gar. Por­que un ac­ci­den­te en­tre com­pa­ñe­ros de equi­po co­mo el de Toro Ros­so pro­vo­có la sa­li­da del co­che de se­gu­ri­dad, y so­lo los dos hom­bres de Red Bull en­tra­ron a cam­biar go­mas pa­ra po­ner las “blan­das”. Ya pre­via­men­te ha­bían echo su pri­me­ra pa­ra­da, al igual que to­dos los de­más, con la es­tra­te­gia de mon­tar “me­dios” y has­ta el fi­nal. Pe­ro en Red Bull fue­ron los úni­cos en arries­gar­se a ir­se más atrás pe­ro con go­mas “blan­das”. Es­tos neu­má­ti­cos de­mos­tra­ron ser los más re­co­men­da­bles, por­que los dos pi­lo­tos de Red Bull co­men­za­ron a re­mon­tar de for­ma es­pec­ta­cu­lar. Tan es así, que Vers­tap­pen se emo­cio­nó de­ma­sia­do y se lle­vó por de­lan­te a Vet­tel. La fo­go­si­dad del pi­lo­to ho­lan­dés le pue­de pa­sar fac­tu­ra si no se con­tro­la. Es pu­ro ta­len­to y uno de los me­jo­res pi­lo­tos del mun­do pe­ro no pue­de co­me­ter esos erro­res.

Y el me­jor ejem­plo lo tie­ne en su com­pa­ñe­ro de equi­po Ric­ciar­do, que en­ton­ces iba de­trás de él, pe­ro fue ade­lan­tan­do con or­den y sa­bien­do lo que ha­cía en to­do mo­men­to, ya que to­da­vía que­da­ban 20 vuel­tas pa­ra ir re­mon­tan­do. Por­que no te­nían ri­va­les por de­lan­te que les pu­die­sen po­ner opo­si­ción, ya que to­dos iban con go­mas “me­dias” que de­mos­tra­ron ser mu­cho peo­res.

En es­te bai­le de es­tra­te­gias los dos es­pa­ño­les sa­lie­ran fa­vo­re­ci­dos y pu­die­ron aca­bar en po­si­cio­nes de pun­tos, lo cual no es­ta­ba tan cla­ro des­pués de los en­tre­nos.

EL SÁ­BA­DO, CUAN­DO ES­TA­BA PA­RA­DO EN BO­XES ES­PE­RAN­DO QUE LE CAMBIASEN EL MO­TOR, NO PO­DÍA IMA­GI­NAR­SE RIC­CIAR­DO QUE GA­NA­RÍA LA CA­RRE­RA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.