Ford Mus­tang

EL EM­BLE­MÁ­TI­CO MO­DE­LO AME­RI­CANO RE­CI­BE IN­TERE­SAN­TES ME­JO­RAS TÉC­NI­CAS Y DE EQUI­PA­MIEN­TO QUE LO HA­CEN TO­DA­VÍA MÁS APE­TE­CI­BLE, DES­DE UN CAM­BIO AU­TO­MÁ­TI­CO DE 10 MAR­CHAS, HAS­TA AMOR­TI­GUA­DO­RES MAGNETOREOLÓGICOS, PA­SAN­DO POR UN CUA­DRO DE MAN­DOS DI­GI­TAL Y AL­GU­NA

Automovil - - SUMARIO - Tex­to: Pablo Ma­llo.

Nos subimos a uno de los co­ches más apre­cia­dos por los pu­ris­tas.

iem­pre ha ha­bi­do ver­sio­nes de im­por­ta­ción del Mus­tang, pe­ro la úl­ti­ma ge­ne­ra­ción (lan­za­da en Es­pa­ña en 2015) ha si­do la pri­me­ra en co­mer­cia­li­zar­se de ma­ne­ra ofi­cial en Eu­ro­pa, con es­pe­ci­fi­ca­cio­nes pro­pias pa­ra nues­tro mer­ca­do y un com­por­ta­mien­to nun­ca an­tes vis­to en es­te mo­de­lo, fru­to de un es­que­ma de sus­pen­sio­nes mu­cho más evo­lu­cio­na­do. Aho­ra, des­pués de al­go más de tres años a la ven­ta, re­ci­be una ac­tua­li­za­ción a ni­vel es­té­ti­co, tec­no­ló­gi­co y de equi­pa­mien­to, aña­dien­do cua­li­da­des que con­vier­ten al Ford Mus­tang 2018 en un co­che to­da­vía más in­tere­san­te.

Ade­más de mo­di­fi­ca­cio­nes en los fa­ros —aho­ra de ti­po led— y su­ti­les cam­bios de di­se­ño en la pa­rri­lla y los pa­ra­gol­pes, cuen­ta con una nue­va trans­mi­sión au­to­má­ti­ca de 10 ve­lo­ci­da­des, po­si­bi­li­dad de in­cor­po­rar amor­ti­gua­do­res adap­ta­ti­vos Mag­ne-Ri­de, cua­dro de man­dos di­gi­tal y un nue­vo sis­te­ma de es­ca­pe ac­ti­vo, en­tre otros ele­men­tos. En el ca­so de las ver­sio­nes ma­nua­les de 6 mar­chas (con em­bra­gue bi­dis­co en el V8), se aña­de una fun­ción de ‘do­ble em­bra­gue’ au­to­má­ti­co, que da un gol­pe de gas en las re­duc­cio­nes pa­ra igua­lar las re­vo­lu­cio­nes del mo­tor de for­ma más sua­ve y rá­pi­da, dis­fru­tan­do al mis­mo tiem­po de su ca­rac­te­rís­ti­co so­ni­do. El fun­cio­na­mien­to del nue­vo cam­bio au­to­má­ti­co de 10 ve­lo­ci­da­des, sin ser una re­fe­ren­cia en cuan­to a ra­pi­dez y sua­vi­dad, se si­túa a muy buen ni­vel y cum­ple sin pro­ble­mas su co­me­ti­do en las dos mo­to­ri­za­cio­nes dis­po­ni­bles, so­bre to­do en mo­do au­to­má­ti­co, tan­to en el pro­gra­ma de uso nor­mal co­mo en Sport, que an­ti­ci­pa las re­duc­cio­nes al fre­nar y

man­tie­ne el mo­tor más al­to de vuel­tas pa­ra adap­tar­se a un es­ti­lo de con­duc­ción más de­por­ti­vo. En ca­so de uti­li­zar las le­vas del vo­lan­te pa­ra su ma­ne­jo ma­nual (no se pue­de des­de la pro­pia pa­lan­ca), pue­de que 10 mar­chas re­sul­ten de­ma­sia­das, pe­ro tam­po­co de­frau­da.

Las me­cá­ni­cas dis­po­ni­bles si­guen sien­do las mis­mas, aun­que ha va­ria­do li­ge­ra­men­te su po­ten­cia. Co­mo ac­ce­so a la ga­ma se man­tie­ne el 4 ci­lin­dros tur­bo 2.3 EcoBoost, aho­ra con 290 CV en lu­gar de 314 CV, fru­to de su adap­ta­ción a la nor­ma­ti­va Eu­ro 6. Pe­se al des­cen­so de po­ten­cia, anun­cia el mis­mo tiem­po en el pa­so de 0 a 100 km/h, que es de 5,8 se­gun­dos en la ver­sión ma­nual (5,5 s con el nue­vo cam­bio au­to­má­ti­co). Por en­ci­ma que­da el icó­ni­co V8 de 5 li­tros de ci­lin­dra­da y 450 CV (an­tes 418 CV), pa­ra el que se anun­cia una ace­le­ra­ción de 0 a 100 km/h en 4,6 se­gun­dos (4,3 s el au­to­má­ti­co). En ca­so de equi­par los amor­ti­gua­do­res Mag­neRi­de, se aña­den los mo­dos de con­duc­ción My Mo­de (per­so­na­li­za­do) y Drag Ra­ce. Con es­te úl­ti­mo se con­si­gue la me­jor ace­le­ra­ción de 0 a 100 km/h, a ba­se de exi­gir al­go más a la trans­mi­sión y ajus­tan­do el gra­do de du­re­za de los amor­ti­gua­do­res pa­ra con­se­guir una ma­yor ca­pa­ci­dad de trac­ción en el tren pos­te­rior.

Jun­to con los re­gla­jes del ESP, du­re­za de la di­rec­ción y de los amor­ti­gua­do­res adap­ta­ti­vos, res­pues­ta del cam­bio au­to­má­ti­co y mo­tor, to­dos los Mus­tang mo­di­fi­can el so­ni­do del mo­tor en fun­ción del mo­do de con­duc­ción se­lec­cio­na­do (Nor­mal, Sport, Track, Drag Ra­ce, Snow/Wet y per­so­na­li­za­do), o por me­dio de un me­nú específico. El V8 lo ha­ce gra­cias a unas ma­ri­po­sas en los es­ca­pes y, con una nue­va fun­ción del Mus­tang 2018, se pue­den in­clu­so pro­gra­mar las ho­ras en las que ser más si­len­cio­so, por ejem­plo pa­ra no mo­les­tar a los ve­ci­nos por las ma­ña­nas. Con ello, al arran­car se pa­sa de unos bas­tan­te so­no­ros 82 de­ci­be­lios en el mo­do Cir­cui­to, a unos más dis­cre­tos 72 de­ci­be­lios en el mo­do Si­len­cio­so (hay otras dos po­si­cio­nes in­ter­me­dias: Nor­mal y De­por­ti­vo). Por su par­te, el 2.3 EcoBoost, que mo­di­fi­ca muy acer­ta­da­men­te el so­ni­do del mo­tor por me­dio del sis­te­ma de can­ce­la­ción de rui­dos y los al­ta­vo­ces del co­che (am­pli­fi­can­do fre­cuen­cias es­pe­cí­fi­cas), re­ci­bi­rá más ade­lan­te es­te sis­te­ma de ma­ri­po­sas en el es­ca­pe, en su ca­so de ma­ne­ra op­cio­nal, pa­ra que des­de fue­ra del co­che tam­bién se per­ci­ba una ma­yor de­por­ti­vi­dad. A pe­sar de con­tar con so­lo cua­tro ci­lin­dros, tan­to su so­ni­do co­mo su em­pu­je —ca­si sin efec­to tur­bo— re­sul­tan ple­na­men­te sa­tis­fac­to­rios y acor­des con lo que ca­bría es­pe­rar de un ver­da­de­ro Mus­tang, aun­que es cier­to que el V8 ele­va no­ta­ble­men­te las sen­sa­cio­nes, con una res­pues­ta to­da­vía más lle­na, so­no­ra e in­me­dia­ta, tí­pi­ca de un mo­tor at­mos­fé­ri­co de al­ta ci­lin­dra­da.

Otro ele­men­to que de­fi­ne al nue­vo Mus­tang es el cua­dro de ins­tru­men­tos di­gi­tal, for­ma­do por una pan­ta­lla en co­lor que brin­da cier­to gra­do de per­so­na­li­za­ción y va­rios di­se­ños, de­pen­dien­do del mo­do de con­duc­ción se­lec­cio­na­do o de nues­tra con­fi­gu­ra­ción per­so­nal. Sus tres pe­que­ños re­lo­jes cen­tra­les pue­den mos­trar in­for­ma­cio­nes tan di­ver­sas co­mo la tem­pe­ra­tu­ra del ai­re de ad­mi­sión, del acei­te, de la cu­la­ta, de la trans­mi­sión, vol­ta­je de la ba­te­ría, pre­sión del acei­te, re­la­ción ai­re/com­bus­ti­ble... A su vez, pro­por­cio­na he­rra­mien­tas de me­di­ción pa­ra ma­nio­bras de ace­le­ra­ción, fre­na­da, fuer­zas g, tiem­po por vuel­ta en cir­cui­to, etc.

Res­pec­to al com­por­ta­mien­to, si­gue sien­do un de­por­ti­vo per­fec­ta­men­te ca­paz de com­pe­tir con sus ri­va­les eu­ro­peos. A di­fe­ren­cia de sus an­te­ce­so­res, es un co­che rá­pi­do no so­la­men­te en lí­nea rec­ta, sino tam­bién muy equi­li­bra­do y efi­caz en cur­va, pre­ci­so y con mo­vi­mien­tos de ca­rro­ce­ría muy con­te­ni­dos —so­bre to­do en mo­do Sport con amor­ti­gua­do­res Mag­neRi­de—. Su agi­li­dad es mu­cho ma­yor de lo que su­gie­ren su pe­so y ta­ma­ño, in­clu­so en la ver­sión de ca­rro­ce­ría des­ca­po­ta­ble, cu­ya ca­po­ta aís­la muy bien del rui­do. Pa­ra es­ta oca­sión, las sus­pen­sio­nes se han re­ca­li­bra­do y se han aña­di­do ba­rras es­ta­bi­li­za­do­ras de ma­yor diá­me­tro, jun­to con un eje tra­se­ro re­for­za­do en bus­ca de una ma­yor pre­ci­sión. La con­cien­zu­da pues­ta a pun­to, ade­más de una bue­na ca­li­dad de fa­bri­ca­ción, ha­cen del Mus­tang una al­ter­na­ti­va real­men­te ape­te­ci­ble, tan­to en su ver­sión 2.3 EcoBoost co­mo en la evo­ca­do­ra ver­sión 5.0 V8.

Fo­tos: MPIB

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.