Mi­sión Ré­cord 350

MIS­SION RE­CORD 350 KM/H

Automovil - - SUMARIO - Tex­to y fo­tos: Fé­lix Ma­cías.

Des­cu­bri­mos en ex­clu­si­va la pre­pa­ra­ción pa­ra ba­tir un ré­cord de ve­lo­ci­dad en la nie­ve.

UN TRIO DE PI­LO­TOS Y AMI­GOS REU­NI­DOS EN BUS­CA DE UN RÉ­CORD MUN­DIAL. UNA ACU­MU­LA­CIÓN DE TÍ­TU­LOS Y DE EX­PE­RIEN­CIAS DIA­ME­TRAL­MEN­TE OPUES­TAS QUE SE COM­PLE­MEN­TAN CON LA VIS­TA PUES­TA EN LO QUE NA­DIE AÚN HA LO­GRA­DO, ¡RE­BA­SAR LA BA­RRE­RA DE LOS 350 KM/H CON UN CO­CHE DE SE­RIE EN HIE­LO! Y ADE­MÁS PA­SÁN­DO­LO BIEN…

Jean-Philippe Day­raut es un pi­lo­to atí­pi­co y atre­vi­do que pa­re­ce lan­zar­se ha­cia desafíos po­co co­mu­nes an­tes que abu­rrir­se en pre­vi­si­bles sen­de­ros. Así su ca­rre­ra co­mo pi­lo­to ha si­do ecléc­ti­ca y le ha lle­va­do de los cir­cui­tos de as­fal­to (Cam­peón de Fran­cia de Su­per­tu­ris­mo en 2001) has­ta las pis­tas de hie­lo don­de se ha con­sa­gra­do co­mo maes­tro del de­rra­pa­je con un tí­tu­lo de Cam­peón del Mun­do de las Ice Ra­ce Se­ries In­ter­na­tio­nal (IRSI) en 2003 y seis tí­tu­los de Cam­peón del Tro­feo An­dros. Tam­bién ha par­ti­ci­pa­do en la subida al Pi­kes Peak lo­gran­do dos ter­ce­ros pues­tos en 2011 y 2013 y ha des­ta­ca­do por su fa­ce­ta de em­pren­de­dor crean­do las Mit­jet Se­ries que han si­do un éxi­to en mu­chos paí­ses.

Day­raut se ha em­pe­ci­na­do en un nue­vo pro­yec­to que le acer­ca de nue­vo a la su­per­fi­cie que le en­cum­bró y con la que man­tie­ne una afi­ni­dad es­pe­cial: el hie­lo. Pe­ro la idea es aho­ra dia­me­tral­men­te opues­ta a lo que fue­ron aque­llos años de com­pe­ti­ción con pro­to­ti­pos ar­te­sa­na­les es­pe­cia­li­za­dos en ser­pen­tear por pe­que­ños cir­cui­tos ex­tre­ma­da­men­te re­vi­ra­dos. El desafío es la ve­lo­ci­dad pu­ra a los man­dos de un vehícu­lo de se­rie, el ob­je­ti­vo es es­ta­ble­cer un ré­cord mun­dial, al­can­zan­do y si es po­si­ble re­ba­san­do, los 350 km/h en una pis­ta de hie­lo tra­za­da so­bre un la­go… he­la­do. Las primeras prue­bas aca­ban de lle­var­se a ca­bo a fi­na­les de fe­bre­ro al nor­te de Sue­cia en las in­fra­es­truc­tu­ras del La­pland Ice Dri­ving y han de­ja­do las primeras con­clu­sio­nes. Las pró­xi­mas prue­bas es­tán pro­gra­ma­das pa­ra enero de 2019, ya que la cer­ca­na pri­ma­ve­ra va a de­rre­tir el la­go, pe­ro mien­tras tan­to se de­ben so­lu­cio­nar cier­tas di­fi­cul­ta­des. En enero de 2019 las úl­ti­mas prue­bas de pues­ta a pun­to da­rán pa­so en fe­bre­ro a la ten­ta­ti­va pa­ra lo­grar el ré­cord.

Es­ta pri­me­ra to­ma de con­tac­to ha apor­ta­do mu­chas en­se­ñan­zas y ha de­mos­tra­do que el ré­cord es po­si­ble, aun­que al­can­zar los 350 km/h se­rá to­do un hi­to. La metodología de Day­raut es muy ló­gi­ca y pa­ra que no que­den in­cóg­ni­tas sin des­pe­jar se ha ro­dea­do de es­pe­cia­lis­tas en di­fe­ren­tes cam­pos. Pa­ra em­pe­zar, el lu­gar ele­gi­do es el La­pland Ice Dri­ving, la es­cue­la de pi­lo­ta­je en hie­lo más gran­de del mun­do, el es­pe­cia­lis­ta en con­duc­ción en hie­lo que ca­da año re­pro­du­ce pis­tas de F1 a es­ca­la real en un la­go he­la­do de La­po­nia sue­ca. En cuan­to a las ve­lo­ci­da­des ex­tre­mas, Day­raut ha re­que­ri­do la ex­pe­rien­cia de Yannick Dal­mas ex pi­lo­to de F1 y de re­sis­ten­cia que ha ga­na­do cua­tro ve­ces las 24 Ho­ras de Le Mans, pa­ra que le ase­so­re so­bre el uni­ver­so más allá de 300 km/h. Pa­ra el mun­do del hie­lo en es­ta­do pu­ro, o sea un la­go he­la­do, la pre­sen­cia del gran Ari Va­ta­nen, Cam­peón del Mun­do de Rall­yes en 1981, re­sul­ta cru­cial por­que to­dos sa­be­mos que pa­ra los Fin­lan­de­ses vo­la­do­res los la­gos en in­vierno son un te­rreno de jue­go que do­mi­nan per­fec­ta­men­te. En cuan­to al vehícu­lo, Day­raut ha ele­gi­do na­da más y na­da me­nos que un BMW B6 Bi­tur­bo Al­pi­na de trac­ción to­tal co­mo ba­se. Re­cor­de­mos que Al­pi­na es un cons­truc­tor de mu­cho pres­ti­gio que pro­du­ce mo­de­los muy ex­clu­si­vos y de­por­ti­vos so­bre ba­se de BMW. Pues a es­te Al­pi­na B6 Day­raut le aña­de una pre­pa­ra­ción mo­tor es­pe­cí­fi­ca rea­li­za­da por LR Per­for­man­ce, pa­ra al­can­zar los 800 CV,

un mi­sil por po­ten­cia que da cier­tas ga­ran­tías de no que­dar­se cor­to. Por aho­ra el co­che es­tá en la pri­me­ra eta­pa de su me­jo­ra y desa­rro­lla unos 700 CV que Day­raut con­si­de­ra in­su­fi­cien­tes pa­ra el ob­je­ti­vo fi­ja­do. Otra mo­di­fi­ca­ción es la cha­pa me­tá­li­ca aña­di­da a las llan­tas pa­ra me­jo­rar la ae­ro­di­ná­mi­ca. El Al­pi­na B6 equi­pa el mo­tor V8 de 4,4l que en ver­sión es­tán­dar lle­ga a 600cv y 800 Nm pa­ra una ve­lo­ci­dad pun­ta de 330km/h, lo que sig­ni­fi­ca que con 800 cv aun es­ta­ría por de­ba­jo de una po­ten­cia es­pe­cí­fi­ca de 200cv por li­tro, una ci­fra na­da des­ca­be­lla­da hoy en día en un mo­tor bi­tur­bo con la úl­ti­ma tec­no­lo­gía.

La gran preo­cu­pa­ción del equi­po al lle­gar al la­go, sin du­da es el tra­za­do de la fu­tu­ra pis­ta de ré­cord pa­ra el año que vie­ne, que ten­drá que aden­trar­se unos ocho ki­ló­me­tros en lí­nea rec­ta en el la­go he­la­do… Una co­sa es es­tar cer­ca –re­la­ti­va­men­te­de la ori­lla, y otra es ir tan le­jos así que los dos fran­ce­ses, Day­raut y Dal­mas, es­ta­ban preo­cu­pa­dos y al­gos es­cép­ti­cos mien­tras Ari Va­ta­nen, in­cré­du­lo an­te el te­mor y la ig­no­ran­cia de sus co­le­gas, in­ten­ta­ba ex­pli­car­les con cier­ta iro­nía que no ha­bía for­ma de que se rom­pie­se el hie­lo ni de hun­dir­se. “Aquí hay 90cm o un me­tro de hie­lo” les ex­pli­ca­ba, por­que la pis­ta es un tra­za­do que cons­tru­yen los “Ice­ma­kers” y que va for­man­do hie­lo du­ran­te to­do el in­vierno. Pa­ra de­mos­trar­lo na­da más fá­cil que agu­je­rear el hie­lo en la par­te más ale­ja­da de

las pis­tas con un ta­la­dro gi­gan­te, co­mo ha­cen los lu­ga­re­ños pa­ra pes­car, y me­dir el es­pe­sor de la ca­pa. La ope­ra­ción des­ve­la que hay más de un me­tro de es­pe­sor, su­fi­cien­te pa­ra aguan­tar un trái­ler de 40 to­ne­la­das (que de he­cho prue­ban fre­nos y sis­te­mas elec­tró­ni­cos en el mis­mo la­go a so­lo seis ki­ló­me­tros más al nor­te) lo que tran­qui­li­za a los dos fran­ce­ses. Sal­va­da esa du­da sur­ge el pro­ble­ma de la ex­ten­sión de las pis­tas del La­pland Ice Dri­ving, por­que se que­dan cor­tas pa­ra so­bre­pa­sar cier­tas ve­lo­ci­da­des. Las rec­tas es­tán li­mi­ta­das a las que tie­nen los cir­cui­tos, así en Le Cas­te­llet son 1.200 me­tros y en Sil­vers­to­ne son 900 me­tros mien­tras la lar­ga rec­ta de Yas Marina que­da des­car­ta­da por­que em­pie­za y aca­ba con dos ce­rra­dí­si­mas cur­vas. Lo que im­por­ta es có­mo se pue­de lle­gar lan­za­do y en­trar en la rec­ta a má­xi­ma ve­lo­ci­dad pa­ra ace­le­rar to­do lo po­si­ble y por su­pues­to qué ti­po de cur­va da sa­li­da a la rec­ta. Fren­te a ese pro­ble­ma, Day­raut em­pe­zó a en­tre­nar pa­ra to­mar la cur­va de en­tra­da a la rec­ta de Cas­te­llet de­rra­pan­do al lí­mi­te pa­ra bus­car la ma­yor ve­lo­ci­dad pe­ro la cur­va de fi­nal de rec­ta im­po­nía una fre­na­da pre­coz. Por su­pues­to la ma­yor ve­lo­ci­dad se al­can­za en Sil­vers­to­ne don­de sin em­bar­go fue im­po­si­ble so­bre­pa­sar los 240 km/h reales tan­to por fal­ta de dis­tan­cia co­mo por fal­ta de trac­ción. En efec­to el BMW B6 Al­pi­na tie­ne un sis­te­ma de trac­ción a las cua­tro rue­das con­tro­la­do elec­tró­ni­ca­men­te que se des­ac­ti­va a par­tir de 180 km/h, ve­lo­ci­dad a la que los cons­truc­to­res sue­len con­si­de­rar que la trac­ción in­te­gral ya no apor­ta be­ne­fi­cios en vehícu­los que no son ver­da­de­ros cua­tro rue­das mo­tri­ces per­ma­nen­tes. En es­te ca­so pre­ci­sa­men­te, sí que re­sul­ta­ría muy útil, y es un pun­to en el que el vehícu­lo de­be­rá evo­lu­cio-

nar… El ar­te de Day­raut de­jó imá­ge­nes es­pec­ta­cu­la­res en cur­va y al­gún que otro sus­to sin ma­yo­res con­se­cuen­cias has­ta que se im­pu­so otra so­lu­ción: ha­bía que uti­li­zar el ca­mino prin­ci­pal de ac­ce­so, una rec­ta que al­can­za los 2.500m de lon­gi­tud, con el in­con­ve­nien­te que so­lo se po­día ha­cer a la ho­ra de la co­mi­da cuan­do nin­gún vehícu­lo es­ta­ba pre­sen­te en el la­go. Di­cho y he­cho, Day­raut se iba has­ta la en­tra­da al la­go des­de don­de sa­lía dis­pa­ra­do, ne­go­cia­ba de­rra­pan­do la am­plia cur­va a iz­quier­da que desem­bo­ca en la rec­ta y gas a fon­do. Des­de la dis­tan­cia la ve­lo­ci­dad del co­che re­sul­ta­ba so­bre­co­ge­do­ra y en es­ca­sos se­gun­dos se tra­ga­ba la rec­ta has­ta que a unos 500 me­tros del fi­nal de la pis­ta que fi­na­li­za en la en­tra­da a Sil­vers­to­ne, sol­ta­ba el pa­ra­caí­das que le ayu­da­ba a fre­nar sin sa­lir­se. El re­sul­ta­do mar­ca­ba una ve­lo­ci­dad cer­ca­na a los 280 km/h, una ci­fra im­pre­sio­nan­te pe­ro in­su­fi­cien­te. Co­men­tan­do la ten­ta­ti­va, el pi­lo­to fran­cés se­ña­la­ba que la fal­ta de trac­ción pe­na­li­za mu­cho la ace­le­ra­ción ya que has­ta de­bía do­si­fi­car el ace­le­ra­dor pa­ra evi­tar el pa­ti­na­je y que las irre­gu­la­ri­da­des de la pis­ta pro­vo­ca­ban cier­ta ines­ta­bi­li­dad en la tra­yec­to­ria del co­che. Ari Va­ta­nen ex­pli­ca que el hie­lo del la­go no es ab­so­lu­ta­men­te plano sino que tie­ne re­lie­ve y que va evo­lu­cio­nan­do por lo que la pis­ta de­be­rá es­tar muy bien rea­li­za­da y man­te­ni­da pa­ra ser lo más pla­na po­si­ble. Por otra par­te se­ña­la que el ca­mino de ac­ce­so por el que aca­ba de ace­le­rar el BMW Al­pi­na B6 es hie­lo vi­vo por­que mu­chos vehícu­los pa­san y qui­tan la nie­ve su­per­fi­cial, lo que

re­sul­ta con­tra­pro­du­cen­te ya que los neu­má­ti­cos no dan to­do su po­ten­cial. So­bre hie­lo pu­ro so­lo ac­túan los cla­vos de los neu­má­ti­cos que mi­den cua­tro mi­lí­me­tros, pe­ro no la go­ma de in­vierno. Una fi­na ca­pa de nie­ve so­bre el hie­lo per­mi­te que la go­ma ten­ga aga­rre y trac­cio­ne a la vez que los cla­vos muer­den en el hie­lo, per­mi­tien­do mu­cha más ad­he­ren­cia y por lo tan­to mu­cha más ace­le­ra­ción. Yannick Dal­mas que no se ha per­di­do una pa­la­bra de la ex­pli­ca­ción, aña­de que con­si­de­ra fun­da­men­tal la pla­neí­dad de la pis­ta, ya que si hu­bie­se os­ci­la­cio­nes el co­che po­dría ad­qui­rir un mo­vi­mien­to que fue­se au­men­tan­do has­ta el pun­to de vol­ver­se in­con­tro­la­ble, por­que in­sis­te, hay que te­ner en cuen­ta que ha­brá que man­te­ner la ve­lo­ci­dad de 350 km/h du­ran­te un ki­ló­me­tro lo que su­po­ne una gran dis­tan­cia re­co­rri­da por en­ci­ma de 300 km/h.

Di­cho to­do es­to, Day­raut vuel­ve a in­ten­tar­lo mien­tras na­die ha lle­ga­do aún al la­go pe­ro no hay for­ma de au­men­tar la ve­lo­ci­dad con un co­che que so­lo dis­po­ne de pro­pul­sión tra­se­ra an­tes de al­can­zar 200km/h. Lo­grar que el sis­te­ma de trac­ción to­tal fun­cio­ne por en­ci­ma de 180 km/h va a ser fun­da­men­tal. Por lo me­nos el pa­ra­caí­das no fa­lla, bá­si­ca­men­te por­que se ac­ti­va con un sis­te­ma me­cá­ni­co de aper­tu­ra y que lo pro­pul­sa un po­ten­te mue­lle. Sin em­bar­go los es­fuer­zos han pa­sa­do fac­tu­ra y los neu­má­ti­cos han su­fri­do y han per­di­do par­te de sus cla­vos. És­ta es otra in­cóg­ni­ta, ¿có­mo re­sis­ti­rán a la fuer­za cen­trí­fu­ga y a par­tir de qué ve­lo­ci­dad em­pe­za­rán los cla­vos a sa­lir dis­pa­ra­dos de la go­ma? El te­ma de los neu­má­ti­cos aún es­tá en el ai­re y pue­de que al­gún cons­truc­tor se una a es­te lo­co desafío. Fi­na­li­za­das las prue­bas de ve­lo­ci­dad pun­ta, Jean-Philippe Day­raut de­ci­de pro­vo­car el co­che a gran ve­lo­ci­dad pa­ra co­no­cer sus reac­cio­nes y com­pro­bar su es­ta­bi­li­dad ya que du­ran­te la prue­ba el co­che con­ser­va­rá ac­ti­vos to­dos sus sis­te­mas elec­tró­ni­cos. A más de 200 km/h za­ran­dea el co­che con rá­pi­dos vo­lan­ta­zos y lo des­es­ta­bi­li­za has­ta el pun­to de que ni la elec­tró­ni­ca pue­de corregir la tra­yec­to­ria. Es más, la in­ter­ac­ción hom­bre-con­tro­les de es­ta­bi­li­dad ha­ce in­con­tro­la­ble al co­che que rea­li­za un trom­po y gi­ra un po­co más has­ta sa­lir­se en mar­cha atrás en la nie­ve. No ha pa­sa­do na­da pe­ro a es­tas ve­lo­ci­da­des una sa­li­da de pis­ta en la­te­ral pu­de sal­dar­se con una se­rie de vuel­tas de cam­pa­na. A Day­raut no le afec­ta la sa­li­da pe­ro sí le des­agra­da la pér­di­da de tiem­po, ya que se ne­ce­si­tan dos to­do­te­rreno y mu­chos es­fuer­zos pa­ra sa­car­le. Mien­tras tan­to Ari Va­ta­nen (al vo­lan­te) y Yannick Dal­mas apro­ve­chan el pa­rón y se van a de­rra­par a bor­do de la gran ber­li­na de

trac­ción to­tal que unos in­cau­tos les han al­qui­la­do. Va­ta­nen tie­ne la es­pon­ta­nei­dad y la ener­gía de un crío, es el op­ti­mis­mo per­so­na­li­za­do, siem­pre de buen hu­mor, ac­ce­si­ble y di­cha­rra­che­ro, dis­pues­to a pa­sar­lo bien en to­do mo­men­to mien­tras Dal­mas es más bien se­rio y re­ser­va­do, in­cli­na­do ha­cia la du­da car­te­sia­na an­tes que op­ti­mis­ta, aten­to a to­do pe­ro más bien ca­lla­do aun­que ba­jo su lus­tre de sen­sa­tez dis­fru­ta si­guien­do a Va­ta­nen. Fren­te a ellos Day­raut es co­mo un toro bra­vo, dis­pues­to a lo que ha­ga fal­ta, de­ci­di­do e im­pa­ra­ble pe­ro siem­pre dis­pues­to a unas ri­sas. Gra­cias a su men­ta­li­dad de ven­ce­dor no tie­ne du­das, es­tá con­ven­ci­do que la pre­pa­ra­ción se lle­va­rá a ca­bo y que el ré­cord se con­se­gui­rá por­que es­tán aquí pa­ra ha­cer­lo y que él pon­drá el arro­jo y el ta­len­to pa­ra con­se­guir­lo. Cuan­do es­tán los tres jun­tos no pa­san dos mi­nu­tos sin que es­ta­lle una car­ca­ja­da a pe­sar de la se­rie­dad del tra­ba­jo. Buen hu­mor aun­que el tiem­po apre­mia y las ho­ras es­tán con­ta­das… Otra in­cóg­ni­ta pa­ra el año que vie­ne es la me­teo­ro­lo­gía. Es­tas prue­bas se han desa­rro­lla­do con tem­pe­ra­tu­ras cle­men­tes en torno a -5º pe­ro ¿y si hu­bie­sen si­do -40º co­mo ocu­rrió po­cos días des­pués? En La­po­nia las con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas cam­bian con ver­ti­gi­no­sa ve­lo­ci­dad y las va­ria­cio­nes de tem­pe­ra­tu­ra pue­den re­sul­tar am­plí­si­mas de un día pa­ra otro ade­más de con­di­cio­nes de vi­si­bi­li­dad y pre­ci­pi­ta­cio­nes que va­rían en ho­ras.

Por aho­ra son las cin­co me­nos cuar­to de la tar­de, el sol se po­ne y las prue­bas han aca­ba­do con bue­nas perspectivas. Por la ca­ra que po­nen y la com­pli­ci­dad que de ellos ema­na, apos­ta­ría que es­ta no­che Day­raut, Dal­mas y Va­ta­nen van a ce­le­brar dig­na­men­te es­tas primeras prue­bas en el pue­blo de Ar­je­plog, si con­si­guen sa­lir del la­go, por­que Ari Va­ta­nen ha arran­ca­do a to­do gas y los tres sa­len de­rra­pan­do co­mo per­se­gui­dos por el de­mo­nio.

INEVI­TA­BLE. DESESTABILIZADO A AL­TA VE­LO­CI­DAD, EL CO­CHE SE VUEL­VE IN­CON­TRO­LA­BLE Y SE SA­LE POR­QUE PI­LO­TO Y CON­TRO­LES SE ANU­LAN.

DAYRAULT Y CIA. EL PI­LO­TO ES­TÁ RO­DEA­DOS DE AMI­GOS CO­LA­BO­RA­DO­RES PA­RA UNA CON­FIAN­ZA TO­TAL Y UN AM­BIEN­TE DISENDIDO.

LA CLA­VE DEL ÉXI­TO. CUI­DA­DO­SA­MEN­TE ELA­BO­RA­DA Y MAN­TE­NI­DA, LA PIS­TA SE­RÁ CRU­CIAL PA­RA MAN­TE­NER 350 KM/H DU­RAN­TE UN KI­LÓ­ME­TRO.

CON­CEN­TRA­CIÓN. CA­DA IN­TEN­TO ES UN ES­FUER­ZO IN­TEN­SO, PA­RE­CI­DO A UN “ROUD” DE BO­XEO EXI­GEN­TE Y PE­LI­GRO­SO.

FIA­BI­LI­DAD AB­SO­LU­TA. AN­CLA­DO AL CHA­SIS, EL PA­RA­CAÍ­DAS TO­TAL­MEN­TE ME­CÁ­NI­CO LO AC­CIO­NA EL PI­LO­TO POR CA­BLE PA­RA QUE SE ABRA SÍ O SÍ.

PO­LOS OPUES­TOS. LA CON­FIAN­ZA FREN­TE A LA DU­DA, VA­TA­NEN TRA­TA DE CON­VEN­CER A DAL­MAS QUE ES­TO NO ES UNA IN­SEN­SA­TEZ.

AM­BI­CIO­SO OB­JE­TI­VO. AUN­QUE LA CON­FIAN­ZA DEL EQUI­PO ES TO­TAL, LA TEN­TA­TI­VA DE RÉ­CORD SE­RÁ IM­PAC­TAN­TE Y EMO­CIO­NAN­TE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.