Vía rá­pi­da

Automovil - - SUMARIO -

&n los úl­ti­mos tiem­pos he te­ni­do oca­sión de con­du­cir va­rios au­to­mó­vi­les eléc­tri­cos, tam­bién al­gu­nos hí­bri­dos de ti­po en­chu­fa­ble Plug-In. Aun­que en nues­tra revista lo que pri­man son los de­por­ti­vos y los co­ches de al­tas pres­ta­cio­nes, te­nía cu­rio­si­dad por ver lo que ofre­ce el mer­ca­do y las po­si­bi­li­da­des reales de es­tas tec­no­lo­gías, tan en boga en los úl­ti­mos tiem­pos. Por­que una co­sa es la que nos cuen­tan y otra muy dis­tin­ta, lo que po­de­mos ex­pe­ri­men­tar de pri­me­ra mano.

Los co­ches eléc­tri­cos lle­van ya tiem­po en el mer­ca­do y son mu­chos los que en los úl­ti­ma­men­te se es­tán plan­tean­do su com­pra.

La pri­me­ra sen­sa­ción que se ob­tie­ne cuan­do se con­du­ce un co­che eléc­tri­co, es el agra­do de ma­ne­jo que ofre­cen; el mo­tor tie­ne una res­pues­ta in­me­dia­ta, gran ca­pa­ci­dad de ace­le­ra­ción, son muy si­len­cio­sos, tam­bién con­for­ta­bles, da­do que ade­más el mo­tor re­tie­ne bas­tan­te y se ma­ne­jan ca­si en ex­clu­si­va con el pe­dal del gas. Otra ven­ta­ja im­por­tan­te es la eco­no­mía de uti­li­za­ción; aun­que la elec­tri­ci­dad no es ba­ra­ta, el gas­to en con­su­mo de ener­gía es muy in­fe­rior al de los vehícu­los con mo­tor de ex­plo­sión. Por si es­to fue­ra po­co, los que vi­vi­mos en las gran­des ciu­da­des no ten­dre­mos li­mi­ta­cio­nes a la ho­ra de cir­cu­lar por ex­ce­so de con­ta­mi­na­ción y al me­nos, de mo­men­to, po­dre­mos apar­car en las zo­nas de estacionamiento res­trin­gi­do de for­ma gra­tui­ta y du­ran­te el tiem­po que ne­ce­si­te­mos.

Has­ta aho­ra to­do son ven­ta­jas, pe­ro ló­gi­ca­men­te no es oro to­do lo que re­lu­ce. Pa­ra em­pe­zar y aun­que es­tán sub­ven­cio­na­dos, el pre­cio de ad­qui­si­ción es bas­tan­te ele­va­do y di­fí­cil de amor­ti­zar por el em­pleo una ener­gía más ba­ra­ta. Aun así, la ma­yor pe­ga de ca­ra a su di­fu­sión no es el pre­cio, que en un mo­men­to da­do pue­de re­sul­tar asu­mi­ble pa­ra al­gu­nos. El prin­ci­pal pro­ble­ma con­ti­núa sien­do la au­to­no­mía. La ma­yo­ría de los mo­de­los que hay en el mer­ca­do per­mi­ten re­co­rrer en­tre 150 y 300 km, pe­ro ese ki­lo­me­tra­je pue­de dis­mi­nuir sus­tan­cial­men­te a po­co que nos de­je­mos se­du­cir por el pe­dal del gas, ro­de­mos a ve­lo­ci­da­des ele­va­das, a ple­na car­ga y con el ai­re acon­di­cio­na­do a to­pe cuan­do lle­ga el ve­rano. No es de ex­tra­ñar, por tan­to, que la sen­sa­ción cuan­do uno se sien­ta a los man­dos de un co­che eléc­tri­co sea un po­co co­mo la de sa­lir de ca­sa en re­ser­va, lo que en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias pue­de re­sul­tar un tan­to an­gus­tio­so. Tam­bién he po­di­do com­pro­bar que los pun­tos de re­car­ga en lu­ga­res pú­bli­cos mu­chas ve­ces no fun­cio­nan o es­tán ocu­pa­dos; no son por tan­to una so­lu­ción fia­ble. En el ca­so de los eléc­tri­cos más ca­ros, se ofre­cen ni­ve­les de au­to­no­mía que pue­den lle­gar a 500 km en con­di­cio­nes óp­ti­mas, pe­ro no es­tán al al­can­ce de cual­quie­ra y tam­bién tie­nen mu­chas li­mi­ta­cio­nes a la ho­ra de via­jar da­do que de mo­men­to la red de su­per­car­ga­do­res en ca­rre­te­ra es to­da­vía es­ca­sa.

Otro as­pec­to a te­ner en cuen­ta es­tá en la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, so­bre to­do mien­tras las ener­gías renovables no al­can­cen un ma­yor pro­ta­go­nis­mo. De mo­men­to, no con­ta­mi­na­re­mos me­mos, lo que con­se­gui­mos con el co­che eléc­tri­co es des­cen­tra­li­zar la con­ta­mi­na­ción de las ciu­da­des, lo que des­de lue­go no es po­co.

Ten­go cla­ro que la ex­pan­sión del co­che eléc­tri­co no es fá­cil ni va a ser tan rá­pi­da co­mo al­gu­nos pien­san, al me­nos de mo­men­to. No to­dos los con­duc­to­res pue­den te­ner un pun­to de car­ga en su ca­sa, en­tre otras co­sas por­que re­sul­ta obli­ga­to­rio te­ner ga­ra­je y las re­des eléc­tri­cas de las vi­vien­das en mu­chos ca­sos tam­po­co es­tán pre­pa­ra­das pa­ra es­tos me­nes­te­res, co­mo he po­di­do com­pro­bar en mi vi­vien­da don­de sal­ta­ban los di­fe­ren­cia­les. De mo­men­to el co­che eléc­tri­co só­lo es al­ter­na­ti­va pa­ra los que rea­li­zan po­cos ki­ló­me­tros en el día a día y que por con­cien­cia eco­ló­gi­ca o co­mo­di­dad a la ho­ra de cir­cu­lar, es­tén dis­pues­tos a pa­gar su ele­va­do cos­te de ad­qui­si­ción o el al­qui­ler de las ba­te­rías que al­gu­nos fa­bri­can­tes exi­gen pa­ra es­tos vehícu­los. Pa­ra la ma­yo­ría, en­tre los cua­les me in­clu­yo, los vehícu­los eléc­tri­cos, in­clu­so co­mo se­gun­do co­che, tie­nen to­da­vía de­ma­sia­das li­mi­ta­cio­nes.

Afor­tu­na­da­men­te los que quie­ran dis­fru­tar de las ven­ta­jas del co­che eléc­tri­co en ciu­dad, sin preo­cu­par­se de la au­to­no­mía, la al­ter­na­ti­va es­tá en los hí­bri­dos en­chu­fa­bles Plug-In que, co­mo he po­di­do com­pro­bar, es co­mo te­ner dos co­ches en uno. Ade­más ya son va­rios los fa­bri­can­tes en anun­ciar 100 km de au­to­no­mía en eléc­tri­co en sus fu­tu­ros Plu-In. Creo sinceramente que es­ta tec­no­lo­gía tie­ne mu­cho fu­tu­ro por de­lan­te y es el pa­so in­ter­me­dio ne­ce­sa­rio al co­che com­ple­ta­men­te eléc­tri­co.

“Ten­go cla­ro que la ex­pan­sión del co­che eléc­tri­co no es fá­cil ni va a ser tan rá­pi­da co­mo al­gu­nos pien­san, al me­nos de mo­men­to”.

JUAN COLLÍN Test y téc­ni­ca jco­llin@mpib.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.