La ca­ra os­cu­ra

Automovil - - SUMARIO - MR. DARK

Las pan­ta­llas de los co­ches, ca­da vez más gran­des y pro­tu­be­ran­tes, sir­ven pa­ra po­ner di­bu­jos ani­ma­dos con los que se crea la ilu­sión de “tec­no­lo­gía avan­za­da”. Tam­bién pa­ra evi­tar el síndrome de abs­ti­nen­cia de quie­nes no pue­de es­tar más de 10 mi­nu­tos sin mi­rar una. A la mar­ca le re­sul­ta­rán ren­ta­bles por­que se fa­bri­can co­mo chu­rros, y ca­si al mis­mo pre­cio, en al­gún país asiá­ti­co emer­gen­te.

Pa­ra lo que no sir­ve una pan­ta­lla es pa­ra con­du­cir me­jor el co­che. En el si­glo pa­sa­do, cuan­do uno se aca­ba­ba acos­tum­bran­do a su co­che nue­vo, po­día pul­sar sus bo­to­nes y usar sus man­dos sin mi­rar­los. En cam­bio, pa­ra ma­ne­jar una pan­ta­lla, hay que con­ver­tir­se en es­pec­ta­dor. No só­lo echar una ojea­da, co­mo po­día ser ne­ce­sa­rio cuan­do ha­bía bo­to­nes, sino pa­ra na­ve­gar por ex­ten­sas se­ries de me­nús pa­ra ha­cer co­sas tan sim­ples co­mo cam­biar de emi­so­ra. En los co­mien­zos de In­ter­net, tam­bién en el si­glo pa­sa­do, en las bue­nas pá­gi­nas se ob­ser­va­ba la “re­gla de los tres clicks”: se po­día ir de cual­quier par­te a cual­quier otra con só­lo tres clicks. En mu­chos co­ches de aho­ra, con tres clicks ape­nas pa­sas de la pan­ta­lla de bien­ve­ni­da, por mu­cho que quie­ran ven­der lo de la “je­rar­quía ho­ri­zon­tal”. Ser es­pec­ta­dor mien­tras se con­du­ce es una idea muy ma­la pe­ro es a lo que in­du­cen las pan­ta­llas.

El vo­lan­te de un fór­mu­la 1 es­tá lleno de bo­to­nes y man­dos gi­ra­to­rios pre­ci­sa­men­te por­que se pue­de ma­ne­jar ca­si sin mi­rar. A na­die se le ocu­rre po­ner ahí una pan­ta­lla tác­til pa­ra que el pi­lo­to va­ya pa­san­do me­nús has­ta que vea, por ejem­plo, “re­par­to de fre­na­da” y ati­ne con un des­li­za­ble vir­tual a de­jar­lo co­mo él quie­ra (o co­mo le di­ga el in­ge­nie­ro, que al­gu­nos pi­lo­tos es­tán ra­dio­con­tro­la­dos).

Eso sí, co­mo el vo­lan­te de un fór­mu­la 1 tie­ne bo­to­nes, en al­gu­nos co­ches de se­rie tam­bién los po­nen pa­ra que que­de bo­ni­to. - Hay que po­ner bo­to­nes en el vo­lan­te. - Si ya te­ne­mos. Los de la ra­dio, el te­lé­fono y eso. - Pe­ro más. - A mi me ven­dría bien el de la ca­le­fac­ción del asien­to, que nun­ca lo en­cuen­tro.

- Ese no. Que sean co­mo ra­cing. Y ro­jos. Ya sé: el de arran­car y pa­rar el mo­tor.

- De to­dos los bo­to­nes que pue­de te­ner un co­che, ese el úni­co que no vas a to­car mien­tras es­tás con­du­cien­do. O es­tás pa­ra­do, y en­ton­ces no es­tás con­du­cien­do, o es­tás en mar­cha, y en­ton­ces no quie­res que el mo­tor se pa­re. Así que ya me di­rás por qué lo vas a po­ner en el vo­lan­te.

- Por­que es ro­jo. Se ve­rá la mar de bien cuan­do al­guien abra la puer­ta del co­che en el con­ce­sio­na­rio.

- Pues ya pues­tos, pon­ga­mos un bo­tón pa­ra ha­cer­se au­to­rre­tra­tos. - ¿Pa­ra ha­cer­se QUÉ?. - Sel­fies. - Ah. Te has in­ven­ta­do lo de “au­to­rre­tra­tos” por­que se­rían en el co­che ¡qué idea tan bue­na!

Es una ma­la idea. En el co­che no se de­be ser es­pec­ta­dor y, fue­ra, es­tá di­fí­cil. Siem­pre me he pre­gun­ta­do qué exe­cra­ble pe­ca­do co­me­tió la in­dus­tria del au­to­mó­vil pa­ra que la tra­ten tan mal en te­le­vi­sión. Só­lo sa­len cuan­do pa­gan y, a ve­ces, ni pa­gan­do. Me con­tó un ami­go que, ha­ce unos años, fue a TVE pa­ra pro­po­ner un pro­gra­ma so­bre se­gu­ri­dad vial. Les mos­tró un pi­lo­to y el fun­cio­na­rio de turno pu­so co­mo prin­ci­pal ob­je­ción que “se ve la mar­ca del co­che en el vo­lan­te. No po­de­mos ha­cer pu­bli­ci­dad”.

Ca­si un diez por cien­to de la po­bla­ción ac­ti­va tra­ba­ja en el sec­tor de au­to­mo­ción, de for­ma di­rec­ta o in­di­rec­ta. Apro­xi­ma­da­men­te la quin­ta par­te de las ex­por­ta­cio­nes pro­ce­den de es­ta in­dus­tria. Y en la te­le­vi­sión pú­bli­ca es­ta­tal no pue­de ha­ber in­for­ma­ción so­bre el au­to­mó­vil por­que “es pu­bli­ci­dad”. Eso sí, el telediario cuen­ta que ha sa­li­do otro iPho­ne o se le de­di­ca tiem­po a des­va­ríos de mo­dis­tos en la Pa­sa­re­la Ci­be­les.

Las te­le­vi­sio­nes pri­va­das, na­tu­ral­men­te, po­nen en la pan­ta­lla lo que les pa­rez­ca apro­pia­do pa­ra su ne­go­cio. Cuan­do se tra­ta de dar in­for­ma­ción de co­ches, lo que les pa­re­ce apro­pia­do o son pu­bli­rre­por­ta­jes o lo pa­re­cen. No me ape­te­ce ser es­pec­ta­dor. Fue­ra del co­che pre­fie­ro ser lector y, den­tro, con­duc­tor.

El vo­lan­te de un fór­mu­la 1 es­tá lleno de bo­to­nes y man­dos gi­ra­to­rios pre­ci­sa­men­te por­que se pue­de ma­ne­jar ca­si sin mi­rar. A na­die se le ocu­rre po­ner ahí una pan­ta­lla tác­til pa­ra que el pi­lo­to va­ya pa­san­do me­nús

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.