Pit La­ne

Automovil - - SUMARIO -

“El pi­lo­to más jo­ven en ga­nar un Gran Pre­mio de Fór­mu­la 1 y, sin em­bar­go, 63 gran­des pre­mios des­pués de su de­but de­mues­tra que aún no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra ser cam­peón del mun­do”.

M e gus­ta ha­cer el scru­ti­nee­ring a los equi­pos. Sí, no­so­tros lo ha­ce­mos al fi­nal de ca­da ca­rre­ra. Des­pués de ha­blar con los pi­lo­tos en ‘el co­rra­li­to’, así lla­ma­mos a la zo­na mix­ta que se mon­ta en el pad­dock pa­ra ob­te­ner las de­cla­ra­cio­nes de los pi­lo­tos. Mi uni­da de Mo­vis­tar F1 la for­ma­mos Iker, es mi cá­ma­ra ca­si to­dos los gran­des pre­mios, David, asis­ten­te de so­ni­do, y yo. No hay res­pi­ro. Na­da de ba­jar la cá­ma­ra y char­lar, por­que aún un buen ra­to des­pués de ter­mi­nar la ca­rre­ra si­guen pa­san­do co­sas.

Chi­na fue un ‘ca­rre­rón’. Es cier­to que aún ha­cen fal­ta fac­to­res ex­ter­nos a la pro­pia ca­rre­ra que in­ci­dan co­mo la llu­via, erro­res hu­ma­nos en un pit stop o un sa­tefy car co­mo en es­ta oca­sión pa­ra que así sea. Pe­ro así fue y la vi­vi­mos (en el co­rra­li­to, de pie y en una te­le co­mo vo­so­tros en ca­sa, por cier­to) con mu­cha emo­ción has­ta la vic­to­ria de Da­niel Ric­ciar­do. An­te la fal­ta de un mo­no­pla­za a la al­tu­ra de Fe­rra­ri y, so­bre to­do, Mer­ce­des, el aus­tra­liano se ha he­cho ex­per­to en ga­nar con­tra pro­nós­ti­co, con el han­di­cap adi­cio­nal de no ha­ber sa­li­do nun­ca en­tre los tres pri­me­ros de la pa­rri­lla en nin­guno de sus 6 triun­fos. Y lo que pa­sa en ca­rre­ra sue­le ser di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal a la can­ti­dad de es­ce­nas que ve­mos des­pués du­ran­te nues­tro scru­ti­nee­ring.

La pri­me­ra, en reali­dad, se pro­du­jo sin sa­lir del co­rra­li­to. “Mi­ra, mi­ra, mi­ra… Max es­tá ha­blan­do con Vet­tel”. El ho­lan­dés te­nía esa ca­ra de ape­sa­dum­bra­do, del ni­ño que sa­be que ha he­cho al­go ma­lo y le to­ca pe­dir per­dón. Era lo que es­ta­ba ha­cien­do. Orejas ga­chas… y pal­ma­da en la es­pal­da fi­nal del ale­mán.

Al­go ló­gi­co pa­ra el res­to, no lo es tan­to pa­ra él. En Bah­rain se mo­les­tó por­que le pre­gun­té por un ata­que agre­si­vo y que ha­bía aca­ba­do con el in­ci­den­te con Ha­mil­ton, el in­sul­to de es­te en la an­te-sa­la del pal­co, por­que con­si­de­ra­ba que sim­ple­men­te bus­ca los hue­cos y los apro­ve­cha. Pe­ro la fí­si­ca sim­ple ha­ce ver que al­gu­nos hue­cos no eran del ta­ma­ño su­fi­cien­te al mo­no­pla­za 33 y aun así los for­zó. Y vol­vió a ha­cer­lo.

Su arre­pen­ti­mien­to tem­prano le li­bró de una peor reac­ción de Se­bas­tian Vet­tel, pe­ro en el equi­po sa­bían que te­nían que reac­cio­nar y coor­di­nar la es­tra­te­gia en­torno al pi­lo­to ho­lan­dés tan bien co­mo lo ha­bían he­cho tras el sa­fety car y el do­ble cam­bios de rue­das.

El atre­vi­mien­to y la bra­vu­ra, las sa­li­das ga­nan­do tan­tas po­si­cio­nes, han da­do pa­so a un cier­to des­con­trol en sus ac­cio­nes en la pis­ta. A la im­pa­cien­cia. A la crí­ti­ca y te­mor por par­te de sus ri­va­les que se ven con­di­cio­na­dos no ya por su em­pu­je sino por el miedo a un cho­que. La pre­ci­pi­ta­ción es­tá mi­ni­mi­zan­do el in­ne­ga­ble ta­len­to de Max Vers­tap­pen.

Sa­bía que te­nía­mos que pu­lu­lar por la zo­na de Red Bull a la es­pe­ra del Dtor Mar­ko. Lle­ga un mo­men­to en el que sa­bes to­mar­le el pul­so al cir­cui­to. Lle­gó co­rrien­do, li­te­ral­men­te, ace­le­ró pa­ra en­gan­char a Max en el pa­si­llo del hos­pi­ta­lity. en tono se­rio, en una char­la pro­lon­ga­da. Era ple­na­men­te cons­cien­te de que nues­tra cá­ma­ra (só­lo Mo­vis­tar F1) es­ta­ba ahí y lo apro­ve­chó. Po­dían ha­ber­se me­ti­do en la ha­bi­ta­ción del pi­lo­to o cual­quie­ra de las sa­las, pe­ro era la ama­ne­ra de ha­cer pú­bli­co el ti­rón de orejas del equi­po a Max por lo su­ce­di­do.

Max Vers­tap­pen tu­vo en sus ma­nos in­clu­so la vic­to­ria, con el rit­mo que de­mos­tra­ron con el neu­má­ti­co blan­do los red Bull, y te­nien­do en cuen­ta el me­dio del res­to de sus ri­va­les. Pe­ro no tu­vo pa­cien­cia y el in­ci­den­te con Ha­mil­ton y lue­go con Vet­tel, más la san­ción de 10 se­gun­dos le hi­cie­ron su­mar 10 pun­tos con la quin­ta po­si­ción en vez de 25. Whi­ting le qui­tó 5 pun­tos de su li­cen­cia y le que­dan 7 pa­ra el res­to de la tem­po­ra­da.

El pi­lo­to más jo­ven en ga­nar un Gran Pre­mio de Fór­mu­la 1 y en com­pe­tir en la má­xi­ma ca­te­go­ría del mo­to­rs­port, el que an­tes ha con­se­gui­do li­de­rar una vuel­ta du­ran­te un Gran Pre­mio, el se­gun­do en su­bir a un po­dio, el más jo­ven tam­bién en lo­grar una vuel­ta rá­pi­da y, sin em­bar­go, 63 gran­des pre­mios des­pués de su de­but de­mues­tra que aún no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra ser cam­peón del mun­do. Ahí la di­fe­ren­cia en­tre quien mi­ra al ho­ri­zon­te y ve el cam­peo­na­to com­ple­to y su ges­tión pa­ra el tí­tu­lo y quien mi­ra a la siguiente cur­va y es de­ma­sia­do op­ti­mis­ta en el hue­co que de­ja el ri­val en la tra­za­da y se lo lle­va por de­lan­te. Eso sí, no hay du­da de que es lis­to, cam­bia­rá, y no­so­tros os lo en­se­ña­re­mos.

NOE­MÍ DE MI­GUEL Pe­rio­dis­ta de F1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.