Lis­ter­bell SRT

Automovil - - SU­MA­RIO - Tex­to: Frank Müh­ling. Fotos: Achim Hart­mann

10 Una ré­pli­ca de un Lancia Stra­tos ma­tri­cu­la­ble.

¿CÓ­MO ES PO­SI­BLE? CON­DU­CI­MOS UNA RÉ­PLI­CA DEL LE­GEN­DA­RIO LANCIA STRA­TOS, DIS­PO­NI­BLE EN CUALQUIER CON­CE­SIO­NA­RIO, CON CER­TI­FI­CA­DO EU­RO 6 Y PER­MI­SO DE CIR­CU­LA­CIÓN ALE­MÁN. Y A UN PRE­CIO MUY AC­CE­SI­BLE. ¿DÓN­DE ES­TÁ EL TRU­CO?

Los anun­cios pu­bli­ci­ta­rios del ti­po “¡Hágase rico con bit­coins!” o “¡Pierda 30 ki­los en 30 días!” son un fas­ti­dio. Me­nos mal que tie­ne uno dos ore­jas: una pa­ra que en­tren, y otra pa­ra que sal­gan. Pe­ro, ¿qué haces cuan­do Gunt­her Schle­yer te can­ta al oí­do que hay una ré­pli­ca de Lancia Stra­tos? “De Lis­ter­Bell, in­gle­sa. ¡Con el mo­tor de 6 ci­lin­dros en V del Lo­tus Evo­ra y sus bue­nos 300 CV! Con cer­ti­fi­ca­ción Eu­ro 6, per­mi­so de cir­cu­la­ción ale­mán y por 85.000 eu­ros... ¿¿What?? ¿Y quién es Gunt­her Schle­yer? Es­pe­ra­mos un mo­men­to a que se nos re­com­pon­gan las si­nap­sis neu­ro­na­les. Es­te in­quie­to al­go­viano lle­va 40 años de­di­ca­do al al­qui­ler, la ven­ta, la aten­ción al clien­te y la re­pa­ra­ción de co­ches es­pe­cia­les, la ma­yo­ría de ellos in­gle­ses. West­field, Ze­nos, Ca­ter­ham y Co­bra son los mo­de­los más fa­mo­sos del ca­tá­lo­go de Gunt­her Schle­yer y su mu­jer Ri­ta, due­ños de la em­pre­sa CCK, de Kem­pten. Y, ca­sual­men­te, es­te ca­tá­lo­go tam­bién in­clu­ye vehícu­los de Lis­ter­Bell Au­to­mo­ti­ve. Con el STR, el fa­bri­can­te in­glés de kit cars es­tá pro­du­cien­do una ré­pli­ca (a pri­me­ra vis­ta, des­ca­ra­da) del le­gen­da­rio Lancia Stra­tos. Lo me­jor es que es­te bó­li­do in­glés lle­va ya años a la ven­ta, mien­tras que el New Stra­tos pro­mo­vi­do por Mi­chael Stos­chek no ter­mi­na de des­pe­gar.

Y, ¿có­mo es a se­gun­da vis­ta? No so­lo con­ven­cen las pro­por­cio­nes del bó­li­do de 3,80 me­tros, sino tam­bién los de­ta­lles: ya se tra­te de los cie­rres del ca­pó, del lim­pia­pa­ra­bri­sas de una ho­ja, de las llan­tas, de los guar­da­ba­rros o de los mons­truo­sos tu­bos de es­ca­pe, to­do atrae a los fa­ná­ti­cos de la ga­so­li­na co­mo una lám­pa­ra a las po­li­llas. Incluso tras va­rias vuel­tas de re­co­no­ci­mien­to en torno al co­rre­dor an­glo­ita­liano, le que­da a uno cla­ro que el di­se­ña­dor del Stra­tos, Nuc­cio Ber­to­ne, no tie­ne ra­zo­nes pa­ra re­vol­ver­se en su tum­ba.

Una vez den­tro, tam­po­co nos es­pan­ta nin­gún de­ta­lle es­tri­den­te: los in­di­ca­do­res, in­te­rrup­to­res y re­ves­ti­mien­tos de las puer­tas son tam­bién muy fie­les al ori­gi­nal. Incluso la pa­lan­ca de cam­bio, los ti­ra­do­res de las puer­tas y el abri­dor del ca­pó pro­vie­nen del Fiat X 1/9, ¡igual que en el ori­gi­nal! Tan so­lo los mo­der­nos asien­tos ta­pi­za­dos con for­ma de re­ji­lla y re­po­sa­ca­be­zas se pue­den in­ter­pre­tar co­mo una con­ce­sión a la mo­der­ni­dad.

Los fa­ná­ti­cos de lo au­tén­ti­co pue­den res­pi­rar tran­qui­los: el Lis­ter­Bell STR no es nin­gún co­che pre­fa­bri­ca­do. El fa­bri­can­te se adap­ta a los de­seos del clien­te. Hay mu­chas po­si­bi­li­da­des, des­de un man­so Stra­da­le a un sal­va­je look de Gru­po 4 de rall­ye con de­co­ra­ción de Ali­ta­lia. Su as­pec­to nos des­pier­ta el ape­ti­to, y no po­de­mos pasar sin hin­car­le el dien­te. Ro­jo en­cen­di­do y con llan­tas do­ra­das, el STR nos es­pe­ra en una na­ve de la me­tró­po­lis de Al­go­via. Ri­ta Schle­yer nos sa­lu­da con el lla­ve­ro y sonríe: va­ya si se nos no­ta la pri­sa por sa­lir. La nie­bla de la ma­ña­na se ha acla­ra­do, y el pa­so de Ober­joch nos es­tá es­pe­ran­do.

El an­ti­guo cir­cui­to de carreras de mon­ta­ña, de ape­nas seis ki­ló­me­tros de lar­go y 104 cur­vas, nos pa­re­ce el lu­gar ideal pa­ra exa­mi­nar­le el dien­te a la ré­pli­ca del Stra­tos. El V6 de 3,5 li­tros des­pier­ta con un ron­co la­dri­do. Su ma­cha­co­ne­ría no es de ex­tra­ñar: al fin y al ca­bo, el at­mos­fé­ri­co de To­yo­ta re­tum­ba a po­cos cen­tí­me­tros por de­trás de la ca­be­za del con­duc­tor. Echa­mos un vis­ta­zo rá­pi­do a los nu­me­ro­sos in­di­ca­do­res re­don­dos, que, con ró­tu­los co­mo “Ac­qua”, “Olio” o “Ben­zi­na”, nos trans­por­tan a los bue­nos vie­jos tiem­pos. La pri­me­ra mar­cha se en­gra­na con pre­ci­sión, y el ca­rril de cam­bios de mar­cha abier­to des­ve­la amor por el de­ta­lle.

¡A la ca­lle! El vo­lan­te, fo­rra­do de Al­cán­ta­ra, re­quie­re múscu­lo, por­que las rue­das de­lan­te­ras, de 225 mi­lí­me­tros de an­chu­ra, por su­pues­to, no tie­nen di­rec­ción asis­ti­da. Tam­bién hay que te­ner cui­da­do con el bor­di­llo pa­ra que el vo­la­di­zo no se nos po­se en­ci­ma. Tras dos gi­ros a la iz­quier­da, nos su­mer­gi­mos en el trá­fi­co urbano de Kem­pten. Co­mo no po­dría ser de otro mo­do, es­te alie­ní­ge­na so­bre rue­das da la no­ta. Por to­das partes ve­mos bo­cas abier­tas, cue­llos tor­ci­dos y te­lé­fo­nos a punto de fo­to­gra­fiar.

Jun­to al se­má­fo­ro, nos flan­quea un co­che fa­mi­liar por la iz­quier­da y un SUV por la de­re­cha. En el Stra­tos se va bas­tan­te ba­jo, y los ins­tru­men­tos po­drían es­tar me­jor or­de­na­dos. Fal­ta dón­de apo­yar el

pie, y los pe­da­les es­tán bas­tan­te jun­tos. Al­gún que otro aca­ba­do des­en­to­na, pe­ro, ¿quién es­pe­ra aquí la per­fec­ción de un Pors­che Cay­man? Má­xi­me te­nien­do en cuen­ta que Gunt­her Schle­yer se pre­cia de que es­te mo­de­lo ro­jo de 2016 fue cons­trui­do por un clien­te in­glés con ayu­da del ta­ller. Y es que Lis­ter­Bell no so­lo ven­de el STR aca­ba­do, sino tam­bién en for­ma de kit. Sin mo­tor ni trans­mi­sión, el pre­cio de sa­li­da es­tá en torno a los 36.000 eu­ros. En to­do ca­so, se­gún Schle­yer, “pue­de uno es­tar se­gu­ro de que hoy en día, un STR ter­mi­na­do por Lis­ter­Bell tie­ne más ca­li­dad.” Ade­más, un au­tén­ti­co Stra­tos Stra­da­le, co­mo se lla­ma­ba la ver­sión de ca­rre­te­ra, se­gu­ro que no es­ta­ba tan bien aca­ba­do co­mo un STR.

Cam­bia­mos de es­ce­na y sa­li­mos de Kem­pten a la vía rá­pi­da de cua­tro ca­rri­les, ba­ja­mos dos mar­chas y co­rre­mos en ter­ce­ra a ple­na car­ga. El V6 de To­yo­ta ru­ge, em­pu­ja con fuer­za y ca­ta­pul­ta al bi­pla­za con­tra el lí­mi­te de ve­lo­ci­dad, que en es­ta ca­rre­te­ra es­tá en 120 km/h. Los fre­nos de dis­co con ven­ti­la­ción in­te­rior ata­can con sa­ña y se de­jan do­si­fi­car muy bien. ¿ABS? Tan po­co ras­tro de él co­mo de la di­rec­ción asis­ti­da, los air­bags o el ESP. Con to­da razón, por­que an­ti­gua­men­te tam­po­co los ha­bía. A pe­sar de to­do, si el clien­te quie­re, pue­den ins­ta­lar­le un equi­po de ai­re acon­di­cio­na­do. Se agra­de­ce, por­que las ven­ta­ni­llas son tan di­fí­ci­les de abrir a mano co­mo las del ori­gi­nal, y el es­cue­to ha­bi­tácu­lo se re­ca­lien­ta que da gus­to.

Su com­bi­na­ción de cen­tro de gra­ve­dad ba­jo, ba­ta­lla cor­ta (2.210 mm) y di­rec­ción me­cá­ni­ca ha­cen del STR un co­che sú­per ma­ne­ja­ble. De­ja­mos atrás las pri­me­ras cur­vas del puer­to de mon­ta­ña. En el ce­re­bro no pa­ro de dar­le vuel­tas a la cues­tión de cuán­do fue la úl­ti­ma vez que he con­du­ci­do un co­che

PRO­BA­BLE­MEN­TE NO HA­YA MA­YOR SEN­SA­CIÓN SO­BRE RUE­DAS QUE EL LIS­TER­BELL

tan ágil. Se­gun­da mar­cha, pi­sa­da a fon­do: el aga­rre me­cá­ni­co con­ven­ce. Los neu­má­ti­cos To­yo Pro­xes R1R, en for­ma­to 275/40 ZR 17, afe­rran efi­cien­te­men­te el eje tra­se­ro al as­fal­to al­go­viano. Pe­ro, ¡ojo! Una ba­ta­lla cor­ta, unas rue­das bien an­chas, más de 300 CV y ce­ro asis­ten­tes elec­tró­ni­cos de la con­duc­ción nos re­co­mien­dan que nos de­je­mos hoy de exa­ge­ra­cio­nes. Incluso a es­te la­do del lí­mi­te, la ro­ja ca­bi­na nos tie­ne pre­pa­ra­da una gran ex­pe­rien­cia. El ru­gien­te mo­tor at­mos­fé­ri­co, po­ten­te des­de ba­jas re­vo­lu­cio­nes, es ca­paz de con­ven­cer a los más exi­gen­tes. Con una ECU pro­gra­ma­ble a la car­ta, los ex­per­tos de Lis­ter­Bell son ca­pa­ces de ex­pri­mir­le 309 CV y 353 Nm al cua­tro vál­vu­las. Es alu­ci­nan­te lo rá­pi­do que reac­cio­na el V6 al más mí­ni­mo to­que de pe­dal, y con qué li­ge­re­za mue­ve los ape­nas 1.185 ki­los que el nue­vo Stra­tos pe­sa re­pos­ta­do. El que per­se­ve­re con el ace­le­ra­dor, se ve­rá re­com­pen­sa­do a par­tir de las 5.500 rpm con un chi­rri­do me­tá­li­co que ga­ran­ti­za son­ri­sas y es­ca­lo­fríos por to­do el cuer­po. ¡Y eso por no men­cio­nar el rui­do de ad­mi­sión! ¡Una au­tén­ti­ca de­li­cia!

Tam­po­co es­tá mal el cru­ji­do de la pa­lan­ca al en­gra­nar las mar­chas de la bien ajus­ta­da ca­ja de cin­co ve­lo­ci­da­des, real­zan­do a la per­fec­ción su ca­rác­ter de­por­ti­vo. Los 4,5 se­gun­dos has­ta los 100 que de­cla­ra el fa­bri­can­te sue­nan bas­tan­te creí­bles. Co­mo comparación, se me vie­ne a la ca­be­za el V6 del Nis­san 370Z, que ofre­ce va­lo­res si­mi­la­res so­bre el pa­pel, pe­ro que re­sul­ta mu­cho más pe­sa­do, tie­ne un so­ni­do más abu­rri­do y vi­bra un po­co más. By the way: en otros mer­ca­dos, Lis­ter­Bell tam­bién co­mer­cia­li­za el STR con mo­to­res ita­lia­nos. De es­te mo­do, es­tá dis­po­ni­ble el V6 del Al­fa Are­se, con de 2,5 a 3,2 li­tros de ci­lin­dra­da, así co­mo el V8 del Fe­rra­ri Mon­dial. La­men­ta­ble­men­te, es­tas má­qui­nas no son ca­pa­ces de res­pe­tar la nor­ma Eu­ro 6 vi­gen­te en Ale­ma­nia.

Se­gún el fa­bri­can­te, con el mo­tor del Evo­ra, el STR de­be­ría al­can­zar ca­si los 240 km/h. Sin em­bar­go, a par­tir de las 110 mi­llas por ho­ra (180 km/h), el eje de­lan­te­ro se vuel­ve bas­tan­te li­ge­ro, por lo que le da a uno no sé qué res­que­mor de es­tar de­trás de un vo­lan­te sin air­bag, má­xi­me te­nien­do en cuen­ta que los sur­cos de la ca­rre­te­ra se em­pie­zan a no­tar bas­tan­te. Se­gún Gunt­her Schle­yer, de eso tam­bién tie­ne la cul­pa el es­ta­do del ejem­plar que con­du­ci­mos hoy: “Con un ajus­te más pre­ci­so de los ejes, se po­dría me­jo­rar”. Hay que re­co­no­cer que pa­ra la au­to­pis­ta exis­ten me­jo­res co­ches que la co­pia del Stra­tos, pe­ro, por otra par­te, hay po­cas mon­tu­ras que le den a uno tan­to jue­go por una ca­rre­te­ra re­gio­nal en una ma­ña­na de do­min­go con po­co trá­fi­co. Cuan­tas más cur­vas, me­jor, aun­que gi­rar el vo­lan­te cues­te lo su­yo. En de­fi­ni­ti­va, el nue­vo Lancia es un co­che pa­ra co­rrer a ve­lo­ci­da­des de vér­ti­go, un co­che pa­ra con­du­cir du­ran­te ho­ras y sa­lir con la ca­mi­se­ta su­da­da y con la sen­sa­ción de ha­ber echa­do bien el día.

¿Qué se me que­da en el tin­te­ro? Ah, sí, la pe­ga: con un pro­ce­so pu­ra­men­te ar­te­sa­nal, Lis­ter­Bell so­lo fa­bri­ca dos STR al mes. Pla­zo de en­tre­ga: 2,5 años. Si tie­nen suer­te, pue­de que nues­tro co­che ro­jo aún es­té a la ven­ta...

SA­LES DEL CO­CHE CON LA CA­MI­SE­TA SU­DA­DA Y PIEN­SAS: ¡QUÉ GRAN DÍA!

CHASIS DE ACE­RO CON CA­RRO­CE­RÍA DE PLÁS­TI­CO RE­FOR­ZA­DO CON FI­BRA DE VI­DRIO. EL V6 SE HI­ZO FA­MO­SO EN EL LO­TUS EVO­RA, Y PRO­CE­DE ORI­GI­NAL­MEN­TE DE TO­YO­TA.

LA RÉ­PLI­CA DEL STRA­TOS ES­TÁ DIS­PO­NI­BLE CON VO­LAN­TE TAN­TO A LA IZ­QUIER­DA CO­MO A LA DE­RE­CHA, SIN QUE LIS­TER­BELL IM­PON­GA NIN­GÚN SU­PLE­MEN­TO. TAM­BIÉN EN CUAN­TO AL DI­SE­ÑO Y AL EQUI­PA­MIEN­TO DEL IN­TE­RIOR, LOS IN­GLE­SES SE HAN BA­SA­DO EN EL ORI­GI­NAL DE LOS SE­TEN­TA: DE DI­REC­CIÓN ASIS­TI­DA, AIR­BAGS, ABS O ESP NO HAY NI RAS­TRO. OP­CIO­NAL­MEN­TE, PUE­DE EN­CAR­GAR­SE CON AI­RE ACON­DI­CIO­NA­DO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.