PRO­BA­DOR DE AL­QUI­LER

Automovil - - PI­CAN­DO BIE­LAS -

De pe­que­ño qui­zá so­ña­bas con ser pro­ba­dor de co­ches pa­ra una re­vis­ta. Mis com­pa­ñe­ros de es­tu­dios en­ten­dían que eso era mi jue­go de ju­ven­tud, pe­ro se­gún pa­sa­ban los años, en ge­ne­ral ellos se com­pra­ban o les ad­ju­di­ca­ban co­ches de com­pa­ñía mu­cho me­jo­res que los que yo pro­ba­ba. “¿Si­gues en eso de las re­vis­tas de co­ches?; cla­ro, es­tá aho­ra un po­co com­pli­ca­do cam­biar­se de sec­tor”. No me mo­les­ta­ba de sa­car­les de su error en esas ce­nas na­vi­de­ñas, por­que la ver­dad es que se tra­ta­ba de un sue­ño cum­pli­do y re­no­va­do, el de con­du­cir y pro­bar co­sas nue­vas. No te­nía la pro­pie­dad del co­che que usa­ba du­ran­te unos días, pe­ro ¿quién quie­re te­ner la pro­pie­dad cuan­do pue­de te­ner el dis­fru­te, sin pro­ble­mas aña­di­dos (ni el se­gu­ro, ni la le­tra, ni…)?¿No tie­nes un amigo que te ha pres­ta­do por al­gu­na razón ese “pe­da­zo de co­che” que tie­ne y lo has dis­fru­ta­do co­mo un ni­ño? A eso lo han pues­to nom­bre, lo han for­ma­li­za­do y le han pues­to pre­cio. Se lla­ma ser­vi­cio de mo­vi­li­dad por sus­crip­ción y va­rias mar­cas Pre­mium ale­ma­nas (em­pe­zó Ca­di­llac) ya lo es­tán en­sa­yan­do, so­bre to­do en EE.UU. Allí te pue­des al­qui­lar du­ran­te una se­ma­na un su­per-equi­po pro­fe­sio­nal de fo­to­gra­fía pa­ra tus va­ca­cio­nes por lo mis­mo que en Eu­ro­pa te co­bra­rían por un día. Así que, en el ca­so de un bien “de pri­me­ra ne­ce­si­dad”, co­mo es allí el au­to­mó­vil, con más razón. Co­mo el que se sus­cri­be a Netflix, si vi­ves en Nash­vi­lle, donde pres­tan es­te ser­vi­cio Mercedes o BMW, pue­des pa­gar a par­tir de 1.000 dó­la­res al mes, y ten­drás un Mercedes en la puer­ta. El tra­mo más al­to, de 3.000 dó­la­res, in­clu­ye has­ta AMG. No se­rá tu­yo, pe­ro se­rá incluso me­jor que si fue­ra un co­che de de­mos­tra­ción. Por­que pa­ra pre­pa­rar un nú­me­ro de la re­vis­ta pa­ra ve­rano so­bre des­ca­po­ta­bles, es­ta­rás en abril bus­can­do dón­de ha­cer fotos y que pa­rez­ca que ha­ce sol. Y si pen­sa­bas que po­drías apro­ve­char pa­ra en­sa­yar un mo­no­vo­lu­men el fin de se­ma­na con to­da la fa­mi­lia a cues­tas, esos días tu car­ga de tra­ba­jo se­rán con un es­tric­to cua­tro pla­zas de es­ca­so ma­le­te­ro. Es tra­ba­jo y, por eso te pa­gan, pe­ro con el ser­vi­cio de sus­crip­ción ten­drás el co­che que ne­ce­si­tes. En una “app” del te­lé­fono lo pre-re­ser­vas y el día ele­gi­do te lo traen donde di­gas. Por su­pues­to, la­va­do y re­pos­ta­do, in­ma­cu­la­do, ca­si co­mo nue­vo, por­que al due­ño del co­che —Mercedes o la em­pre­sa in­ter­pues­ta que ha­ce el ser­vi­cio— le in­tere­sa que prác­ti­ca­men­te no se de­pre­cie nada. Por po­co más de mil eu­ros al mes, no tie­nes co­che, pe­ro dis­fru­tas de un coupé pa­ra ese fin de se­ma­na de sol­te­ro, mien­tras que du­ran­te unos me­ses usas una ber­li­na de ti­po sta­tion-wa­gon, por­que te re­sul­ta prác­ti­co y te im­por­ta po­co su enor­me de­va­lua­ción, ya que no es tu­yo. Y en va­ca­cio­nes, con tu sus­crip­ción te lle­vas el co­che más gran­de de la ofer­ta de Mercedes. Se tra­ta por el mo­men­to de prue­bas-pi­lo­to (du­ra­rá año y me­dio en el ca­so de Mercedes), en­sa­yos con clien­tes reales. ¿Caro? Si haces cuen­tas, me­nos que te­ner un co­che de dia­rio y otro, tam­bién ca­si a es­tre­nar, que que­da pa­ra­do en el ga­ra­je pa­ra esos mo­men­tos es­pe­cia­les —por­que, ¿di­ces que te gus­tan los co­ches, ver­dad?— y con­du­cir dos co­ches al mis­mo tiempo no es po­si­ble. El fa­bri­can­te po­drá apor­tar a es­te ser­vi­cio los ex­ce­den­tes que lle­gan de las re­com­pras a las em­pre­sas de al­qui­ler. Qui­zá lo usen tam­bién pa­ra dar sa­li­da a mo­de­los o ver­sio­nes que no ten­gan ex­ce­si­va ven­ta co­mo co­che nue­vo. Incluso al­guno de ellos pue­de gus­tar­te tan­to, que lue­go te quieras ha­cer con uno en pro­pie­dad: no de­jan de ser uni­da­des de de­mos­tra­ción (con­cien­zu­da, eso sí) y en­ci­ma los paga par­cial­men­te el clien­te. Re­quie­re que los con­ce­sio­na­rios que se ad­hie­ran ten­gan ver­da­de­ra pa­sión, en es­te ca­so por te­ner al clien­te con­ten­to. Al­go evi­den­te, sim­ple, sin ca­si cos­te, pe­ro gran va­lor, co­mo eso que los VTC co­men­za­ron a re­fle­jar con la fa­mo­sa botella de agua. El usua­rio sa­brá exac­ta­men­te lo que va a gas­tar al año, sal­vo la ga­so­li­na, que eso lo ve en tiempo real. Por su­pues­to, no es pa­ra cual­quie­ra, tie­ne al­go de sue­ño, de pa­sión por el au­to­mó­vil, por pro­bar­lo to­do y juz­gar por ti mis­mo, es­tar a la úl­ti­ma y al­go de co­lec­cio­nis­mo... co­lec­cio­nis­mo de ex­pe­rien­cias. Yo me apun­ta­ría, aun­que so­lo me die­ra pa­ra unos me­ses.

Los ex­per­tos va­ti­ci­nan que se im­pon­drá la mo­vi­li­dad co­mo ser­vi­cio, pe­ro fa­bri­can­tes de co­ches con al­ma in­ten­tan que ese co­che de ser­vi­cio sea muy desea­ble.

MI­GUEL GARCÍA PUEN­TE Ex­per­to en tec­no­lo­gía del mo­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.