DONDE LAS DAN…

…LAS TO­MAN. ESE HA SI­DO LA MO­TI­VA­CIÓN QUE HA TE­NI­DO MERCEDES PA­RA DE­VOL­VER­LES LA JU­GA­DA A FE­RRA­RI EN SU CA­SA DES­PUÉS DE QUE LOS MO­NO­PLA­ZAS ROJOS BA­TIE­RAN A LAS FLE­CHAS DE PLA­TA EN SIL­VERS­TO­NE. CON­TRA TO­DO PRO­NÓS­TI­CO, HAMILTON SE IM­PU­SO CON UNA AC­TUA­CIÓN M

Automovil - - GP BÉL­GI­CA / ITA­LIA / SIN­GA­PUR - Tex­to: Juan Ignacio Eguia­ra. Fotos: Ima­go.

Na­die se po­día ima­gi­nar un es­ce­na­rio donde los Fe­rra­ri no ga­na­ran. Mon­za se ha­bía en­ga­la­na­do co­mo nun­ca con ban­de­ras fe­rra­ris­tas y más ti­fo­si que nun­ca, mien­tras los mo­no­pla­zas de Ma­ra­ne­llo vo­la­ban du­ran­te to­do el fin de se­ma­na. Pa­re­cían inal­can­za­bles pa­ra los bó­li­dos de Mercedes. Pe­ro las carreras son im­pre­vi­si­bles y las sa­li­das siem­pre cau­san es­tra­gos. Y Hamilton te­nía una pen­dien­te des­pués de ade­lan­ta­mien­to que re­ci­bió en Spa en la pri­me­ra cur­va. Así que se pre­pa­ró la ma­nio­bra des­de la se­gun­da lí­nea de pa­rri­lla. No es muy nor­mal ver a los Mercedes fue­ra de la pri­me­ra lí­nea de sa­li­da, pe­ro por cuar­ta vez en la tem­po­ra­da los dos pi­lo­tos de Brac­kley se que­da­ron fue­ra de esa pri­vi­le­gia­da po­si­ción. Y es que los Fe­rra­ri se mos­tra­ron los más rá­pi­dos y so­lo al­gún im­pre­vis­to por la llu­via po­día arrui­nar la ca­rre­ra. Aun­que en el guión pre­vis­to em­pe­zó a des­com­po­ner­se des­de el mo­men­to que no fue el fa­vo­ri­to Vet­tel quien hi­zo la po­le, sino su com­pa­ñe­ro de equi­po. Eso pro­vo­ca­ba un pro­ble­ma en la sa­li­da por­que Vet­tel ten­dría que pro­te­ger­se de Hamilton y tam­po­co po­día co­me­ter un error con su com­pa­ñe­ro de equi­po. En el fon­do es­to fue lo que de­ci­dió el Gran Pre­mio, por­que Hamilton apro­ve­chó esa in­de­ci­sión en la sa­li­da de Vet­tel de arries­gar con su com­pa­ñe­ro de equi­po y se de­jó sor­pren­der por un Hamilton que sí arries­gó. Pro­ba­ble­men­te con la ma­nio­bra que reali­zó en la pri­me­ra chi­ca­ne se ha ju­ga­do el Tí­tu­lo del Mun­dial. Le sa­lió bien y con­si­guió no so­lo ade­lan­tar a su prin­ci­pal ri­val ene. Cam­peo­na­to, sino que hi­cie­ra un trom­po y se que­da­se el úl­ti­mo. Vet­tel se vio obli­ga­do a re­mon­tar y lle­gó nada me­nos que a la cuar­ta po­si­ción, por lo que mi­ni­mi­zó bas­tan­te los da­ños, aun­que aho­ra se que­da a trein­ta pun­tos de Hamilton, prin­ci­pal fa­vo­ri­to pa­ra ga­nar es­ta tem­po­ra­da.

Por­que hay que re­co­no­cer que el pi­lo­to bri­tá­ni­co no es­tá co­me­tien­do nin­gún error es­te año y eso que no tie­ne el me­jor co­che. Es­ta tem­po­ra­da el Fe­rra­ri pa­re­ce más com­pe­ti­ti­vo, aun­que no es­tá sa­bien­do apro­ve­char los cir­cui­tos más fa­vo­ra­bles co­mo és­te de Mon­za. Por­que aun­que Raik­ko­nen es­tu­vo li­de­ran­do la prue­ba mu­chas vuel­tas, se mas­ca­ba en el am­bien­te que Hamilton se lo co­me­ría al fi­nal. Y en par­te por una ma­nio­bra ma­gis­tral del equi­po in­glés que pu­so el ce­bo de un un­der­cut a Fe­rra­ri y ca­ye­ron en la tram­pa. En­tra­ron a cambiar pron­to mien­tras Hamilton per­ma­ne­ció en pis­ta apre­tan­do a fon­do pa­ra obli­gar al fin­lan­dés a ti­rar con las go­mas nue­vas y pro­vo­car el te­mi­do blis­te­ri­ng. Así, cuan­do Hamilton cam­bió go­mas, Raik­ko­nen las te­nía ya to­ca­das y so­lo era cues­tión de es­pe­rar el mo­men­to. Y así lo hi­zo, ade­lan­tán­do­le a fi­nal de rec­ta pa­ra lo­grar su vic­to­ria nú­me­ro 68 y acer­car­se ca­da vez más al ré­cord de vic­to­rias de Mi­chael Schu­ma­cher.

Los es­pa­ño­les po­ca his­to­ria en Mon­za. Lo más re­le­van­te el al­ter­ca­do de Alonso en en­tre­nos con Mag­nus­sen que hi­zo una ma­nio­bra que no gus­tó al pi­lo­to es­pa­ñol con to­da la razón. La ver­dad es que los pi­lo­tos de Haas, con uno de los me­jo­res co­ches de la pa­rri­lla, se es­tán cu­brien­do de glo­ria es­ta tem­po­ra­da. Incluso en Mon­za fue des­ca­li­fi­ca­do Gros­jean por una irre­gu­la­ri­dad en el fon­do plano. En cuan­to a Sainz reali­zó una ex­ce­len­te cla­si­fi­ca­ción, pe­ro su po­si­ción era irreal con el ren­di­mien­to de su Re­nault y al fi­nal aca­bó oc­ta­vo.

HAMILTON SE QUI­TÓ DE EN ME­DIO A VET­TEL EN LA PRI­ME­RA CHI­CA­NE Y LUE­GO EN­GA­ÑÓ A RAIK­KO­NEN CON UN FAL­SO UN­DER­CUT QUE DES­TRO­ZÓ LOS NEU­MÁ­TI­COS DEL FIN­LAN­DÉS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.