SÓ­LI­DO

Automovil - - GP BÉL­GI­CA / ITA­LIA / SIN­GA­PUR - Tex­to: Juan Ignacio Eguia­ra. Fotos: Ima­go.

HAMILTON ES­TÁ DE­MOS­TRAN­DO SER EL PI­LO­TO MÁS SÓ­LI­DO. JUS­TO EL AÑO QUE PA­RE­CÍA QUE NO TE­NÍA EL CO­CHE MÁS PO­DE­RO­SO, HA DA­DO VA­RIOS RE­CI­TA­LES DE CON­DUC­CIÓN QUE LE HA SI­TUA­DO CO­MO LÍ­DER DE CAM­PEO­NA­TO DES­TA­CA­DO. EN SIN­GA­PUR EL TIEMPO EN EN­TRE­NOS LE DIO LA PO­LE Y, POR TAN­TO, LA VIC­TO­RIA EN UNA PIS­TA DONDE ES DI­FÍ­CIL ADE­LAN­TAR.

Sin­ga­pur es un cir­cui­to muy especial. Un Mó­na­co con el agra­van­te de una cli­ma­to­lo­gía ad­ver­sa: mu­cho ca­lor y hu­me­dad. Los pi­lo­tos y las má­qui­nas se so­me­ten a un stress má­xi­mo. Y, co­mo no se pue­de ade­lan­tar, la po­si­ción de sa­li­da es vi­tal. Por eso el día de qua­lif­ying fue im­por­tan­tí­si­mo pa­ra el de­ve­nir de la ca­rre­ra. En prin­ci­pio pa­re­cía fa­vo­ri­to Fe­rra­ri, pe­ro to­do cam­bia en un mo­men­to. El año pa­sa­do el mo­no­pla­za ro­jo fue el que me­jor se adap­tó a es­ta pis­ta ur­ba­na, pe­ro es­ta tem­po­ra­da Mercedes es­tu­vo más com­pe­ti­ti­vo de lo que se es­pe­ra­ba. Y si uni­mos a es­to que Hamilton es­tá en es­ta­do de gracia, pues nos en­con­tra­mos con una po­le po­si­tion es­pec­ta­cu­lar pa­ra el pi­lo­to bri­tá­ni­co. Vet­tel so­lo pu­do ser tercero y se le com­pli­ca­ba el fin de se­ma­na. Por­que Vers­tap­pen se co­la­ba en la pri­me­ra lí­nea y es un ri­val muy in­có­mo­do. Pe­ro Vet­tel lo hi­zo muy bien en la sa­li­da y pu­do ade­lan­tar al co­rreo­so pi­lo­to ho­lan­dés en la ter­ce­ra cur­va. Eso le co­lo­ca­ba de­trás de Hamilton que so­lo te­nía que con­tro­lar la ca­rre­ra. Por su­pues­to des­pués de que se reanu­da­ra la prue­ba tras sa­lir el sa­fety car en la pri­me­ra vuel­ta por el ac­ci­den­te de Ocon con su com­pa­ñe­ro de equi­po. Una vez reanu­da­da, Fe­rra­ri de­ci­dió arries­gar y ha­cer un un­der­cut unas vuel­tas an­tes de lo que se­ría ló­gi­co por las go­mas con las que sa­lían to­dos los de de­lan­te (hy­per­blan­dos). Vet­tel arries­gó y mon­tó ul­tra­blan­das y se en­con­tró con Pérez que no le per­mi­tió ti­rar co­mo hu­bie­se que­ri­do. Re­sul­ta­do, Hamilton se cu­brió rá­pi­do (pe­ro mon­tó “blan­das”, unas go­mas más apro­pia­das pa­ra lle­gar has­ta el fi­nal) y Vers­tap­pen apro­ve­chó pa­ra ti­rar, re­tra­sar su pa­ra­da y sa­lir jus­to por de­lan­te de Vet­tel por un me­tro.

En ese mo­men­to Vet­tel te­nía la ca­rre­ra arrui­na­da: por de­trás de Vers­tap­pen y con rue­das inapro­pia­das pa­ra lle­gar al fi­nal. Así que se con­for­ma­ron con esas po­si­cio­nes. To­dos ex­cep­to Vers­tap­pen que no se rin­dió y apro­ve­chó la pe­lea de unos do­bla­dos pa­ra in­ten­tar la he­roi­ci­dad de ade­lan­tar a Hamilton. No pu­do fi­nal­men­te y se subió al se­gun­do ca­jón del po­dium, un ex­ce­len­te re­sul­ta­do.

Los es­pa­ño­les es­tu­vie­ron fan­tás­ti­cos. En una ca­rre­ra donde no ha ha­bi­do mu­chos aban­do­nos ni in­ci­den­tes de ca­rre­ra, es­tu­vie­ron 7º y 8º gran par­te de la prue­ba. Así ter­mi­na­ron y se pue­de con­si­de­rar uno de los me­jo­res re­sul­ta­dos y ac­tua­cio­nes de los úl­ti­mos años.

Que­dan cin­co carreras y Hamilton se ale­ja con 40 pun­tos de ven­ta­ja. Pa­re­cen mu­chos por el es­ta­do de for­ma del bri­tá­ni­co, pe­ro nun­ca se sa­be. A ve­ces la F1 da mu­chas vuel­tas y lo que hoy es pla­ta ma­ña­na pue­de ser ro­jo.

EL UN­DER­CUT DE VET­TEL NO SA­LIÓ BIEN Y PER­DIÓ SU SE­GUN­DA PO­SI­CIÓN A FA­VOR DE VERS­TAP­PEN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.