FUE­RA DE JUE­GO

Automovil - - GP BÉL­GI­CA / ITA­LIA / SIN­GA­PUR - NOE­MÍ DE MI­GUEL Pe­rio­dis­ta de F1

El pad­dock vi­ve en esa in­quie­tud de asun­tos por re­sol­ver­se, más mo­vi­mien­tos de asien­to de los ha­bi­tua­les y la cuen­ta atrás en la ca­rre­ra de uno de los pi­lo­tos más ca­ris­má­ti­cos de su his­to­ria, Fer­nan­do Alonso. Hay que es­tar con los ojos bien abier­tos, ha­cien­do mu­chas pre­gun­tas, tra­tan­do de in­da­gar cuán­do y dón­de se­rá se pro­du­ci­rá el pró­xi­mo mo­vi­mien­to, pen­dien­tes del co­rreo, los email ofi­cia­les y los per­fi­les de los equi­pos en las re­des so­cia­les. Una in­cer­ti­dum­bre di­ver­ti­da, que ani­ma el día de día de los pe­rio­dis­tas, pe­ro que es más com­ple­jo de so­bre­lle­var cuan­do eres, pre­ci­sa­men­te, pi­lo­to.

El ‘apa­dri­na­mien­to’ de Mercedes es lo que ha lle­va­do a Es­ta­ban Ocón a un asien­to del mun­dial de Fór­mu­la 1. Quien des­lum­bró en la FIA F3 en 2014 donde fue cam­peón por de­lan­te de un tal Max Vers­tap­pen, se unió a la dis­ci­pli­na de Mercedes en 2015. Pe­ro es al­go que aho­ra mis­mo se es­tá vol­vien­do en su con­tra. Sue­na ex­tra­ño, ¿ver­dad? An­tes del pa­rón ve­ra­nie­go Ocón fue a Wo­king a pro­bar el asien­to de Stof­fel Van­door­ne, pe­ro su al­tu­ra fue un in­con­ve­nien­te. Ob­via­men­te de ini­cio, por­que en reali­dad, el pre­cio que el equi­po in­glés te­nía que pa­gar a los ale­ma­nes por él y la cláu­su­la del con­tra­to de No­rris, que que­da­ba en li­ber­tad si no te­nia asien­to en F1 la pró­xi­ma tem­po­ra­da fue bas­tan­te más im­por­tan­te pa­ra que el pi­lo­to de F2 sea el pró­xi­mo com­pa­ñe­ro de Carlos Sainz.

Su ta­len­to, por­que no pro­ce­de de una fa­mi­lia con re­cur­sos, le ayu­dó a unir­se a los de Bar­kley, pe­ro aho­ra ya no es cues­tión de ta­len­to sino de es­tra­te­gia y la ca­suís­ti­ca que pa­re­ce ali­nea­da en su con­tra. A las 9 de la no­che del jue­ves 2 de agos­to ha­bía un con­tra­to so­bre la me­sa y un acuer­do por el que Es­te­ban Ocon se­ría pi­lo­to de Re­nault en 2019. Ric­ciar­do aca­bó con ello y la de­ci­sión del aus­tra­liano, que ni Cy­ril Abi­te­boul es­pe­ra­ba, hi­zo que a las bien tem­prano en la ma­ña­na del viernes le avi­sa­ran de que po­día romper su co­pia. No Re­nault, no McLa­ren y no Red Bull ade­más de la evi­den­te sa­li­da de For­ce In­dia cuan­do Lau­ren­ce Stroll se can­se de que su hi­jo ocu­pe el peor co­che de la pa­rri­lla, que es lo que es­tá sien­do Wi­lliams.

Esa se­ría la sa­li­da na­tu­ral del fran­cés, pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que los re­cur­sos de Si­rot­kin pue­den ser vi­ta­les pa­ra Wi­lliams que pier­de a Martini y a Stroll de una vez. Y aún más, si uno de los asien­tos de Wi­lliams es­tá dis­po­ni­ble ni si­quie­ra se lo pue­de ase­gu­rar en es­te mo­men­to aún Mercedes por­que si —co­mo pa­re­ce— Geor­ge Rus­sell ga­na el mun­dial de F2 ya no po­dría se­guir com­pi­tien­do en esa ca­te­go­ría y se­ría una du­ra com­pe­ten­cia.

Bot­tas es la op­ción con­ser­va­do­ra, pe­ro por la que de mo­men­to apues­ta To­to Wolff y el fin­lan­dés se­gui­rá con ellos en 2019. El equi­po jue­ga a lar­go pla­zo y tie­ne va­rias ba­zas dis­po­ni­bles, la ban­ca nun­ca pier­de. Ya de­ja­ron a Wehr­lein sin asien­to, pe­ro tam­bién hay que con­si­de­rar que el ale­mán era un tan­to com­pli­ca­do a la ho­ra de tra­ba­jar en el seno de un equi­po. No se pa­re­cen. Ocón tra­ba­ja mu­cho y bien en equi­po, ha ga­na­do ex­pe­rien­cia, apren­de rá­pi­da­men­te y ha ad­qui­ri­do una ma­du­rez im­por­tan­te en For­ce In­dia a raíz del con­flic­to y la com­pe­ten­cia que vi­mos con Che­co Pérez.

Su­fría la si­tua­ción cri­ti­ca eco­nó­mi­ca en es­te ini­cio de tem­po­ra­da en For­ce In­dia y me­dio en bro­ma le pro­po­nía a su pa­dre que le echa­se una mano con la par­te me­cá­ni­ca tra­tan­do de en­con­trar so­lu­cio­nes y me­jo­rar sin re­cur­sos el co­che tal co­mo ha­cía en su épo­ca de kar­ting. Tie­ne ga­nas, es am­bi­cio­so y no lo ocul­ta.

Sin du­da es par­te del jue­go, en­tien­do la fría par­te del ne­go­cio de la fór­mu­la 1. Pe­ro no pue­do de­jar de la­do mi par­te de afi­cio­na­da al de­por­te que ve una bri­llan­te ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes pi­lo­tos con la for­tu­na de ca­ra pa­ra Gasly y su as­cen­so a Red Bull, Le­clerc y su fu­tu­ro ase­gu­ra­do en Fe­rra­ri, y que da la es­pal­da a un Ocón que no op­ta si­quie­ra al To­ro Ros­so. Aho­ra mis­mo Wi­lliams se­ría un mal me­nor pa­ra él en 2019, man­te­nién­do­se al me­nos otro año a la es­pe­ra de có­mo se acla­ra el pa­no­ra­ma en 2020.

El ta­len­to de Ocon, por­que no pro­ce­de de una fa­mi­lia con re­cur­sos, le ayu­dó a unir­se a los de Bar­kley, pe­ro aho­ra ya no es cues­tión de ta­len­to sino de es­tra­te­gia y la ca­suís­ti­ca que pa­re­ce ali­nea­da en su con­tra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.