NO PER­DER LA PA­SIÓN

Automovil - - SUMARIO - JUAN IG­NA­CIO EGUIARA Sub­di­rec­tor jie­guia­ra@mpib.es @jie­guia­ra

Es­ta­mos asis­tien­do a un fi­nal de año un tan­to in­cier­to. O por lo me­nos des­con­cer­tan­te. Los fa­bri­can­tes, los clien­tes y los usua­rios del au­to­mó­vil vi­vi­mos mo­men­tos de zo­zo­bra an­te nue­vas nor­ma­ti­vas, que mu­chas ve­ces no en­tien­den ni los que las pro­po­nen. Por­que cuan­do el fu­tu­ro eco­nó­mi­co o el cam­bio de un mo­de­lo in­dus­trial de­pen­de de de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas pre­ci­pi­ta­das, nor­mal­men­te al­guien siem­pre sa­le tras­qui­la­do. Lo me­jor es que el pro­pio mer­ca­do dic­te su ley y ajus­te los mo­de­los in­dus­tria­les pau­la­ti­na­men­te, a me­di­da que el con­su­mi­dor de­ja de la­do al­go y se de­can­ta por otras co­sas.

En el ca­so de las nue­vas nor­ma­ti­vas an­ti­con­ta­mi­nan­tes y los nue­vos ci­clos de ho­mo­lo­ga­ción de con­su­mos y emi­sio­nes WLTP han cau­sa­do mu­cho des­con­cier­to en to­do el sec­tor. Des­de el que fa­bri­ca, has­ta el que con­su­me. Si a ello su­ma­mos al­gu­nos po­lí­ti­cos lo­ca­les di­cien­do bar­ba­ri­da­des so­bre lo da­ñino de de­ter­mi­na­das me­cá­ni­cas y lo du­ros que se­rían en el fu­tu­ro con ellas, pues te­ne­mos a to­dos los pró­xi­mos com­pra­do­res sin sa­ber qué ha­cer. Ca­si to­dos los días al­guien me pre­gun­ta si se pue­de com­prar un dié­sel, si los co­ches de ga­só­leo van a mo­rir —o los van a ma­tar—, si va a ser ca­si obli­ga­to­rio com­prar­se un co­che eléc­tri­co, etc. Y mu­chas ve­ces no sé ni qué res­pon­der. Por­que de­pen­de de mu­chos fac­to­res que no con­tro­la­mos, es de­cir, de­pen­de en bue­na me­di­da de lo que quie­ran ha­cer los po­lí­ti­cos. Y me re­fie­ro a los po­lí­ti­cos tan­to a ni­vel in­ter­na­cio­nal co­mo a ni­vel lo­cal.

Pe­ro an­te es­te con­tex­to tan con­fu­so, te vuel­ves a re­en­con­trar con la ilu­sión por el au­to­mó­vil cuan­do asis­tes a un sa­lón co­mo el de Pa­rís. Allí te das cuen­ta que los fa­bri­can­tes de co­ches si­guen man­te­nien­do la pa­sión por en­con­trar so­lu­cio­nes de mo­vi­li­dad tan sos­te­ni­bles co­mo apa­sio­nan­tes. No hay que de­jar­se in­va­dir por la de­sidia de fa­bri­car me­ras he­rra­mien­tas de trans­por­te que nos lle­ven de un la­do pa­ra otro sin trans­mi­tir na­da de pa­sión. Y tam­po­co hay que dar la es­pal­da de gol­pe a los mo­dos de pro­pul­sión que nos han he­cho vi­brar a lo lar­go de un si­glo. To­do pue­de ha­cer­se con mo­de­ra­ción, sin pre­ci­pi­tar­se y de­jan­do li­ber­tad pa­ra que los di­se­ña­do­res e in­ge­nie­ros den rien­da suel­ta a su ima­gi­na­ción pa­ra ofre­cer­nos pro­duc­tos tan eco­ló­gi­cos emo­cio­nan­tes. Por­que en el mo­men­to que per­da­mos esa emo­ción por con­du­cir, tam­bién per­de­re­mos par­te de un es­ti­lo de vi­da que nos ha acom­pa­ña­do du­ran­te dé­ca­das. No sig­ni­fi­ca que fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes no la quie­ran o no la va­lo­ren, me re­fie­ro a esa emo­ción por con­du­cir, pe­ro aho­ra mis­mo creo que hay mu­chas per­so­nas que sí lo ha­cen. So­bre to­do vo­so­tros, lec­to­res de AU­TO­MÓ­VIL du­ran­te mu­chos años, que ha­béis vi­vi­do con no­so­tros la trans­for­ma­ción del mer­ca­do, pe­ro que siem­pre ha­béis dis­fru­ta­do de de­por­ti­vos y co­ches que trans­mi­tían mu­cha pa­sión. Si per­de­mos la pa­sión, per­de­mos to­do. Te­ne­mos que se­guir vi­bran­do cuan­do Fe­rra­ri pre­sen­ta un Monza SP1, o Porsche se atre­ve a lan­zar una ver­sión Speedster del 911 o To­yo­ta y BMW unen sus fuer­zas pa­ra lan­zar de­por­ti­vos tan re­le­van­tes y emo­cio­nan­tes co­mo el Supra y el Z4, res­pec­ti­va­men­te. El fu­tu­ro eléc­tri­co es­tá ya a las puer­tas y me ale­gro de sa­ber que los fa­bri­can­tes no nos van a de­jar en la es­ta­ca­da a to­dos los que nos gus­ta con­du­cir y tam­bién nos ofre­ce­rán de­por­ti­vos fas­ci­nan­tes que emo­cio­nen pi­lo­tar­los. No to­do va a ser de­jar­se lle­var de for­ma si­len­cio­sa, tam­bién ha­brá un hue­co pa­ra los co­ches con ga­rra, in­de­pen­dien­te­men­te que sean eléc­tri­cos, hí­bri­dos o tér­mi­cos de muy ba­jo con­su­mo.

Por­que en el mo­men­to que per­da­mos esa emo­ción por con­du­cir, tam­bién per­de­re­mos par­te de un es­ti­lo de vi­da que nos ha acom­pa­ña­do du­ran­te dé­ca­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.