EL IN­SIG­NIA GSI TIE­NE UN CA­RÁC­TER DE­POR­TI­VO, PE­RO NO ES EN AB­SO­LU­TO RA­DI­CAL

Automovil - - OPEL INSIGNIA GRAND SPORT 2.0 TURBO GSI -

Aprin­ci­pios de los '80 sa­lió al mer­ca­do el Ka­dett GSi 1.8 de 115 CV. El com­pac­to de­por­ti­vo de Opel lle­ga­ba en un mo­men­to en el que los GTI es­ta­ban en ple­na ebu­lli­ción; eran los co­ches de mo­da y pa­ra ha­cer­se idea de has­ta que pun­to, bas­ta de­cir que la ma­yo­ría de las ven­tas del Volks­wa­gen Golf por aque­llos tiem­pos, eran de la ver­sión GTI. El Ka­dett GSi des­de el prin­ci­pio ob­tu­vo una es­pec­ta­cu­lar aco­gi­da y eso a pe­sar de que el pre­cio no era pre­ci­sa­men­te nin­gu­na gan­ga, su­pe­ra­ba el mi­llón ocho­cien­tas mil pe­se­tas, di­ne­ro con el que por aquel en­ton­ces, se po­día com­prar un pi­so. Pa­ra que lue­go di­gan que en la ac­tua­li­dad los co­ches son ca­ros.

El nue­vo GSi de Opel se pre­sen­ta, por tan­to, co­mo una ver­sión de­por­ti­va del In­sig­nia, pe­ro al igual que ocu­rría con los GSi de an­ta­ño, no se tra­ta en nin­gún ca­so de un co­che ex­tre­mo o ra­di­cal. En es­te ca­so se pre­ten­de op­ti­mi­zar la efi­ca­cia y el pla­cer de con­duc­ción, pe­ro sin com­pro­me­ter el con­fort o la po­li­va­len­cia de uso, co­mo ocu­rría en oca­sio­nes con las ver­sio­nes OPC de la mar­ca, que eran mu­cho más ra­di­ca­les por plan­tea­mien­to. Con el In­sig­nia, Opel re­cu­pe­ra el con­cep­to GSi, una fa­mi­lia que pron­to irá cre­cien­do y ex­ten­dién­do­se a otros mo­de­los de la mar­ca, co­mo ocu­rría re­cien­te­men­te con el Cor­sa.

El In­sig­nia GSi se ofre­ce en ver­sio­nes de ca­rro­ce­ría Gran Sport de cin­co puer­tas y fa­mi­liar Sports Tou­rer; me­cá­ni­ca­men­te se en­cuen­tra dis­po­ni­ble tan­to con el mo­tor dié­sel bi­tur­bo 2.0 de 210 CV, co­mo en el ga­so­li­na 2.0 tur­bo de 260 CV. Es pre­ci­sa­men­te es­ta úl­ti­ma la mo­to­ri­za­ción la es­co­gi­da pa­ra la oca­sión y lo mis­mo ocu­rre con la ca­rro­ce­ría Gran Sport.

Ex­te­rior­men­te es­ta ver­sión GSi se dis­tin­gue por un pa­ra­gol­pes de­lan­te­ro es­pe­cí­fi­co que in­clu­ye un dis­cre­to fal­dón y en­tra­das de ai­re más gran­des. El pa­ra­gol­pes tra­se­ro in­clu­ye un dis­cre­to di­fu­sor y do­bles sa­li­das pa­ra los es­ca­pes. De­trás tam­bién se pue­de ob­ser­var un pe­que­ño spoi­ler, mien­tras que en una vis­ta la­te­ral lo más lla­ma­ti­vo son las es­pec­ta­cu­la­res llan­tas de 20” op­cio­na­les que mon­ta­ba la uni­dad de prue­bas y a tra­vés de las cua­les se pue­de ob­ser­var el po­ten­te equi­po de fre­nos Brem­bo que in­cor­po­ra, con pin­zas de cua­tro pis­to­nes de­lan­te.

En el ha­bi­tácu­lo uno se en­cuen­tra una ter­mi­na­ción que in­clu­ye en­tre otras co­sas asien­tos y vo­lan­te de di­se­ño de­por­ti­vo, pe­da­les de alu­mi­nio,

etc; muy bien ter­mi­na­do, tam­bién cuen­ta con un equi­pa­mien­to de se­rie com­ple­tí­si­mo.

Por lo que al bas­ti­dor res­pec­ta, el In­sig­nia GSi dis­po­ne de mue­lles 10 mm más cor­tos y un 20% más enér­gi­cos, si­lent-blocks y es­ta­bi­li­za­do­ra de­lan­te­ra más du­ras, amor­ti­gua­do­res Flex Ri­de de con­trol elec­tró­ni­co con tres po­si­cio­nes a es­co­ger, tam­bién re­gla­jes es­pe­cí­fi­cos en los tre­nes ro­dan­tes, mien­tras que los neu­má­ti­cos es­co­gi­dos pa­ra la oca­sión son unos Mi­che­lin Pi­lot Sport 4S.

Por su par­te el mo­tor 2.0 tur­bo de 260 CV va aso­cia­do a un cam­bio au­to­má­ti­co de con­ver­ti­dor de par con ocho ve­lo­ci­da­des y pa­ra pa­sar la po­ten­cia al sue­lo dis­po­ne de un sis­te­ma de trac­ción to­tal per­ma­nen­te, con em­bra­gue cen­tral de re­par­to.

Apa­ren­te­men­te es un co­che re­la­ti­va­men­te dis­cre­to, pe­ro no pue­de ocul­tar sus pre­ten­sio­nes de­por­ti­vas; sal­ta a la vis­ta que no es un In­sig­nia cual­quie­ra. El equi­li­brio en­tre de­por­ti­vi­dad y po­li­va­len­cia se po­ne tam­bién de ma­ni­fies­to des­de los pri­me­ros com­pa­ses cuan­do se con­du­ce. Es muy agra­da­ble de ma­ne­jar, el mo­tor 2 li­tros tur­bo de 260 CV no abru­ma por su ren­di­mien­to, pe­ro se mues­tra siem­pre muy vo­lun­ta­rio­so y dis­pues­to a res­pon­der con fuer­za y la su­fi­cien­te con­tun­den­cia gra­cias a las ele­va­das do­sis de par que desa­rro­lla. Per­mi­te así un mar­gen de uti­li­za­ción muy am­plio y prác­ti­ca­men­te des­de ra­len­tí, has­ta el cor­te de en­cen­di­do que se al­can­za a 6.800 rpm, se mues­tra ope­ra­ti­vo y dis­pues­to a res­pon­der con la fuer­za su­fi­cien­te. A ello con­tri­bu­ye en to­do mo­men­to el cam­bio au­to­má­ti­co de ocho re­la­cio­nes per­fec­ta­men­te es­ca­lo­na­das, aun­que bas­tan­te las tres úl­ti­mas re­la­cio­nes; es muy sua­ve en las in­ser­cio­nes y cuan­do se em­plea el mo­do ma­nual, los cam­bios se rea­li­zan siem­pre con gran ra­pi­dez y obe­dien­cia. Una pe­na que las le­vas del cam­bio se si­túen en el vo­lan­te y no en la co­lum­na de di­rec­ción, ya que en zo­nas de cur­vas cuan­do hay que ma­no­tear, cues­ta lo su­yo en­con­trar­las.

Aun­que el pe­so to­tal del con­jun­to es bas­tan­te ele­va­do, en or­den de mar­cha ron­da los 1.700 kg, las pres­ta­cio­nes del In­sig­nia GSi son más que ho­nes­tas. Prue­ba de ello es que em­plea 6,71 se­gun­dos pa­ra ace­le­rar de 0 a 100 km/h, 14,68 se­gun­dos pa­ra re­co­rrer 400 me­tros de ace­le­ra­ción y 26,84 se­gun­dos en los 1.000 me­tros sa­lien­do des­de pa­ra­do.

Los con­su­mos son bas­tan­te con­te­ni­dos a ve­lo­ci­da­des cons­tan­tes; de me­dia se si­túa en 8 li-

LOS RETOQUES EN EL BAS­TI­DOR OPTIMIZAN EL COM­POR­TA­MIEN­TO SIN RES­TAR APE­NAS CON­FORT

tros/100 km, pe­ro la ci­fra se dis­pa­ra rá­pi­da­men­te a po­co que uno se de­je se­du­cir por su ge­ne­ro­so ren­di­mien­to me­cá­ni­co. No es pre­ci­sa­men­te eco­nó­mi­co en es­te sen­ti­do.

El In­sig­nia GSi es un co­che en el que uno se sien­te có­mo­do na­da más sen­tar­se a los man­dos. Es gran­de, pe­ro ma­ne­ja­ble y agra­da­ble de con­du­cir en ciu­dad, don­de se mues­tra sor­pren­den­te­men­te ágil. De to­das for­mas, es evi­den­te que la ca­rre­te­ra es su há­bi­tat na­tu­ral; am­plio, rá­pi­do y con­for­ta­ble, es un co­che per­fec­to pa­ra via­jes de lar­go re­co­rri­do. Los ki­ló­me­tros pa­san y a un rit­mo muy ele­va­do sin es­for­zar­se ape­nas, dis­fru­tan­do ca­da mi­nu­to que se pa­sa a los man­dos; la me­cá­ni­ca es muy sa­tis­fac­to­ria y en los tra­za­dos más ve­lo­ces en­la­za las cur­vas con una fa­ci­li­dad y sol­ven­cia im­pre­sio­nan­tes. La pre­ci­sión de trayectoria es to­tal en to­do mo­men­to, va siem­pre por don­de uno quie­re y se con­du­ce con gran fa­ci­li­dad; la sen­sa­ción es que el co­che va muy asen­ta­do a la ca­rre­te­ra. In­clu­so con la amor­ti­gua­ción en su po­si­ción más enér­gi­ca de las tres que se ofre­cen (Standard/Tour/Sport), el In­sig­nia GSi no re­sul- ta en ab­so­lu­to in­có­mo­do, ab­sor­be con efi­ca­cia las irre­gu­la­ri­da­des del fir­me y es la po­si­ción más ade­cua­da pa­ra ro­dar al lí­mi­te en el cir­cui­to AU­TO­MO­VIL; aun­que no son muy in­tru­si­vos, con­vie­ne anu­lar tam­bién los con­tro­les de es­ta­bi­li­dad y trac­ción.

En es­te tra­za­do se desen­vuel­ve mu­cho me­jor de lo es­pe­ra­do, re­sul­tan­do ade­más muy fá­cil de pi­lo­tar. En la par­te más vi­ra­da del cir­cui­to, aun­que es gran­de y vo­lu­mi­no­so, en­la­za los vi­ra­jes con fa­ci­li­dad y ca­da ca­ba­llo se trans­mi­te al sue­lo con to­tal efi­ca­cia gra­cias al sis­te­ma de trac­ción to­tal. Es­te úl­ti­mo tam­bién co­bra pro­ta­go­nis­mo en los gi­ros más ve­lo­ces, don­de el co­che trans­mi­te mu­cha con­fian­za y per­mi­te ro­dar a ve­lo­ci­da­des de vér­ti­go con to­tal tran­qui­li­dad, in­clu­so cuan­do se «aca­ri­cia» el lí­mi­te de ad­he­ren­cia, siem­pre pre­si­di­do por un li­ge­ro y tran­qui­li­za­dor sub­vi­ra­je. Ro­dar al má­xi­mo con el In­sig­nia GSi ape­nas re­quie­re es­fuer­zo por par­te del con­duc­tor, es muy pre­vi­si­ble en sus reacciones y la sen­sa­ción es que el co­che po­dría asi­mi­lar sin nin­gún pro­ble­ma un ren­di­mien­to me­cá­ni­co su­pe­rior. Eso sí, los ki­los se de­jan sen­tir en es­tas cir­cuns­tan­cias, pe­ro es­to no es un pro­ble­ma pa­ra que los fre­nos bri­llen a gran al­tu­ra; el tac­to de pe­dal es du­ro, con­sis­ten­te en to­do mo­men­to y co­mo lo de­mues­tran las me­di­cio­nes, son muy po­ten­tes. La efi­ca­cia del In­sig­nia GSi en el cir­cui­to es­tá al ni­vel de lo es­pe­ra­do y co­mo se pue­de com­pro­bar en el re­cua­dro ad­jun­to, se si­túa al ni­vel de mo­de­los pre­ten­di­da­men­te más de­por­ti­vos co­mo pue­den ser los Subaru Im­pre­za WRX STi, o Volks­wa­gen Sci­ro­co R; des­de lue­go no es­tá na­da mal.

Opel pue­de sen­tir­se or­gu­llo­sa de su nue­vo GSi, un au­to­mó­vil que nos ha pa­re­ci­do muy sa­tis­fac­to­rio a to­dos los ni­ve­les. Evi­den­te­men­te no es un de­por­ti­vo ex­tre­mo, ni lo pre­ten­de, pe­ro otor­ga mu­chas sa­tis­fac­cio­nes al vo­lan­te, re­sul­tan­do a la vez có­mo­do, prác­ti­co y muy po­li­va­len­te. Un co­che pa­ra dis­fru­tar to­dos los días.

VA SIEM­PRE POR DON­DE UNO QUIE­RE Y SE CON­DU­CE CON GRAN FA­CI­LI­DAD

EX­TE­RIOR­MEN­TE NO RE­SUL­TA DE­MA­SIA­DO LLA­MA­TI­VO, PE­RO SAL­TA A LA VIS­TA QUE NO ES UN IN­SIG­NIA CUAL­QUIE­RA.

PA­RA­GOL­PES DE NUE­VO DI­SE­ÑO, SPOI­LER TRA­SE­RO, LLAN­TAS Y AL­GU­NOS DE­TA­LLES MÁS, DI­FE­REN­CIAN A ES­TA VER­SIÓN GSI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.