Pi­can­do bie­las

Automovil - - SUMARIO -

El mun­do eléc­tri­co me tie­ne des­con­cer­ta­do. Un lec­tor de Au­to­pis­ta me es­cri­bió una que­ja y ¡qué ra­zón te­nía! No com­pren­día que, des­pués de tan­to es­fuer­zo por con­se­guir co­ches si­len­cio­sos, re­sul­ta que ha­bía que desa­rro­llar as­fal­tos rui­do­sos —me ale­gro por la em­pre­sa es­pa­ño­la que lo es­tá ha­cien­do, no se crean—, de ma­ne­ra que los in­vi­den­tes pu­die­ran per­ci­bir que se acer­ca­ba un co­che, que de otra ma­ne­ra se­ría si­gi­lo­so. Si a mí ya me pa­re­cía mal que tu­vie­ran que lle­var una es­pe­cie de ulu­lar en for­ma de si­re­na es­pa­cial pa­ra ad­ver­tir de su pre­sen­cia… Con lo di­fí­cil que es qui­tar so­ni­dos, en eléc­tri­cos que no tie­nen un mo­tor de com­bus­tión que ta­pe los rui­dos, ¿a cuen­to de qué in­ven­tar otros nue­vos…? No es desee que los in­vi­den­tes pue­dan es­tar en pe­li­gro, sino que no creo que sea la so­lu­ción óp­ti­ma. ¿In­va­dir con re­no­va­da con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca, una vez que se ha con­se­gui­do re­du­cir­la?¿Por qué no ex­pul­sar ga­ses ma­lo­lien­tes pa­ra emu­lar un au­to­bús acer­cán­do­se? Qui­zá se­ría más fá­cil que el bas­tón tu­vie­ra una vi­bra­ción al acer­car­se un co­che eléc­tri­co y así evi­tar mo­les­tar con el rui­do a to­do el mun­do. In­for­ma­ción so­lo pa­ra el que la ne­ce­si­ta y so­lo cuan­do la ne­ce­si­ta: ¿pa­ra qué mo­les­tar­le por­que es invidente, mien­tras ca­mi­na tran­qui­la­men­te por la ace­ra, sino cuan­do se di­ri­ja a aban­do­nar la mis­ma y pue­da co­rrer pe­li­gro? En el mun­do que nos pre­pa­ran de co­che co­nec­ta­do, no pa­re­ce al­go de di­fi­cul­tad ex­tre­ma avi­sos a la car­ta. In­clu­so, se po­dría am­pliar un avi­so háp­ti­co co­mo és­te, no a in­vi­den­tes, sino a dis­ca­pa­ci­da­des au­di­ti­vas sean fí­si­cas o vo­lun­ta­rias. Es­toy pen­san­do en lo bien que ven­dría a pea­to­nes que se cu­bren con au­ri­cu­la­res y pier­den ese sen­ti­do. Cuan­do se lan­za­sen a cru­zar sin mi­rar y de es­pal­das al trá­fi­co, vi­bra­ción al mó­vil y un avi­so a sus equi­pos de ais­la­mien­to au­di­ti­vo po­drían ser­les úti­les, por­que es una es­pe­cie que abun­da. En EE.UU., don­de por pri­me­ra vez se va a im­plan­tar la obli­ga­ción de los eléc­tri­cos emi­so­res de rui­do ar­ti­fi­cial por de­ba­jo de 19 mi­llas por ho­ra (30 km/h), el de­ba­te si­gue vi­vo. Ford ha so­li­ci­ta­do que se con­tem­plen ex­cep­cio­nes, por ejem­plo, pa­ra los co­ches que quie­re ofre­cer a la po­li­cía pa­ra pa­tru­llar. Lo que peor lle­vo de es­te mes es que desea­ba con ga­nas co­no­cer los ini­cios de la fa­mi­lia eléc­tri­ca EQ de Mer­ce­des. Y su pri­mer in­te­gran­te, el EQC, no es sino un de­ri­va­do del GLC. Pa­ra con­ser­var su mis­ma lí­nea de pro­duc­ción, una cu­na de ace­ro to­ma el lu­gar del con­jun­to mo­tor-cam­bio tra­di­cio­nal y den­tro que­da lu­gar de so­bra pa­ra la com­pac­ta pro­pul­sión eléc­tri­ca. Y den­tro, un in­te­rior muy si­mi­lar al del Cla­se A. Las ex­pli­ca­cio­nes es que es un te­rreno res­ba­la­di­zo aún, que no se pue­de arries­gar, que es su­fi­cien­te­men­te atrac­ti­vo, pe­ro ¿rompe­dor? Una Mer­ce­des que va a com­pe­tir en For­mu­la E, en eSports, que ga­na en For­mu­la Uno, po­dría ha­ber plan­tea­do al­go real­men­te dis­rup­tor. Aún no he­mos con­du­ci­do el EQC que, por lo vis­to, en­ton­ces sa­brá de­mos­trar su ma­gia con un cha­sis es­pe­cí­fi­co. Sin em­bar­go, pa­ra aque­lla pio­ne­ra que co­lo­có una mo­tor tér­mi­co en un tri­ci­clo pa­ra in­ven­tar un au­to­mó­vil, es­pe­rá­ba­mos al­go más osa­do. Por ejem­plo, sa­car el MGU-K de sus F-1, ese mi­núscu­lo ci­lin­dro de me­nos de 10 ki­los de pe­so que pue­de pro­por­cio­nar 120 ki­lo­va­tios, más de 160 CV. Uno en ca­da eje y ya te­ne­mos 320 CV. La pro­pia ba­te­ría con su en­vol­ven­te po­dría ha­cer de es­truc­tu­ra por­tan­te y de se­gu­ri­dad, so­bre la que an­clar asien­tos y ele­men­tos de con­fort. Así ten­drías un atrac­ti­vo mons­truo, que no pe­sa­ra los 1.800 ki­los en va­cío del GLC (que ne­ce­si­ta su­mar 650 ki­los de ba­te­ría ade­más pa­ra po­der­los mo­ver y con­ver­tir­se en EQC). Va­le, ten­dría que ser más du­ra­de­ro que un ele­men­to de la F-1, con ma­te­ria­les me­nos cos­to­sos; no ser­vi­rá su geo­me­tría, qui­zá tam­po­co la tec­no­lo­gía del mo­tor eléc­tri­co… pe­ro no es eso. Mer­ce­des ten­dría que rom­per su evo­lu­ción úl­ti­ma pa­ra re­en­gan­char con su his­to­ria de pio­ne­ro. Qui­zá lle­gue con la Fac­to­ría 56, que se ter­mi­na­rá de cons­truir en 2019 y de la que sal­drán los fu­tu­ros eléc­tri­cos EQ. Con una pla­ta­for­ma nue­va. Se­gu­ro que, in­clu­so, con un es­ti­lo más fu­tu­ris­ta que el pri­mer mo­de­lo de es­ta fa­mi­lia, na­da di­fí­cil, por otra par­te.

El rui­do ar­ti­fi­cial de los eléc­tri­cos, que se ha­rá obli­ga­to­rio en 2019, ten­drá que des­apa­re­cer cuan­do to­da la ca­lle sea un con­cier­to de gri­llos le­gal­men­te bus­ca­do.

MI­GUEL GAR­CÍA PUEN­TE Ex­per­to en tec­no­lo­gía del mo­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.